Información

10.4: Ingeniería genética - Riesgos, beneficios y percepciones - Biología


Habilidades para desarrollar

  • Resumir los mecanismos, riesgos y beneficios potenciales de la terapia génica.
  • Identificar problemas éticos relacionados con la terapia génica y las agencias reguladoras que supervisan los ensayos clínicos.
  • Compare la terapia génica de células somáticas y de línea germinal

Muchos tipos de ingeniería genética han producido claros beneficios con pocos riesgos aparentes. Pocos cuestionarían, por ejemplo, el valor de nuestro ahora abundante suministro de insulina humana producida por bacterias modificadas genéticamente. Sin embargo, muchas aplicaciones emergentes de la ingeniería genética son mucho más controvertidas, a menudo porque sus beneficios potenciales se enfrentan a riesgos significativos, reales o percibidos. Este es ciertamente el caso de la terapia génica, una aplicación clínica de la ingeniería genética que algún día puede proporcionar una cura para muchas enfermedades, pero que sigue siendo en gran medida un enfoque experimental del tratamiento.

Mecanismos y riesgos de la terapia génica

Las enfermedades humanas que resultan de mutaciones genéticas a menudo son difíciles de tratar con medicamentos u otras formas tradicionales de terapia porque los signos y síntomas de la enfermedad son el resultado de anomalías en el genoma de un paciente. Por ejemplo, un paciente puede tener una mutación genética que impide la expresión de una proteína específica necesaria para el funcionamiento normal de un tipo de célula en particular. Este es el caso de los pacientes con inmunodeficiencia combinada grave (SCID), una enfermedad genética que altera la función de ciertos glóbulos blancos esenciales para el sistema inmunológico.

La terapia genética intenta corregir las anomalías genéticas mediante la introducción de un gen funcional no mutado en el genoma del paciente. El gen no mutado codifica una proteína funcional que de otro modo el paciente no podría producir. A veces se utilizan vectores virales tales como adenovirus para introducir el gen funcional; parte del genoma viral se elimina y se reemplaza con el gen deseado (Figura ( PageIndex {1} )). Las formas más avanzadas de terapia génica intentan corregir la mutación en el sitio original del genoma, como es el caso del tratamiento de la SCID.

Figura ( PageIndex {1} ): La terapia génica que usa un vector de adenovirus se puede usar para tratar o curar ciertas enfermedades genéticas en las que un paciente tiene un gen defectuoso. (crédito: modificación del trabajo de los Institutos Nacionales de Salud)

Hasta ahora, las terapias génicas han demostrado ser relativamente ineficaces, con las posibles excepciones de los tratamientos para la fibrosis quística y la deficiencia de adenosina desaminasa, un tipo de SCID. Otros ensayos han demostrado los claros peligros de intentar la manipulación genética en organismos multicelulares complejos como los humanos. En algunos pacientes, el uso de un vector de adenovirus puede desencadenar una respuesta inflamatoria inesperada del sistema inmunológico, lo que puede provocar insuficiencia orgánica. Además, debido a que los virus a menudo pueden dirigirse a múltiples tipos de células, el vector del virus puede infectar células que no son el objetivo de la terapia, dañando estas otras células y posiblemente provocando enfermedades como el cáncer. Otro riesgo potencial es que el virus modificado pueda volver a ser infeccioso y causar enfermedad en el paciente. Por último, existe el riesgo de que el gen insertado inactive involuntariamente otro gen importante en el genoma del paciente, interrumpiendo el ciclo celular normal y posiblemente conduciendo a la formación de tumores y cáncer. Debido a que la terapia génica implica tantos riesgos, los candidatos a la terapia génica deben estar completamente informados de estos riesgos antes de dar su consentimiento informado para someterse a la terapia.

LA TERAPIA GENÉTICA SALIÓ MAL

Los riesgos de la terapia génica se tomaron en cuenta en el caso de 1999 de Jesse Gelsinger, un paciente de 18 años que recibió terapia génica como parte de un ensayo clínico en la Universidad de Pensilvania. Jesse recibió terapia génica para una afección llamada deficiencia de ornitina transcarbamilasa (OTC), que conduce a la acumulación de amoníaco en la sangre debido a un procesamiento deficiente del amoníaco. Cuatro días después del tratamiento, Jesse murió después de una respuesta inmune masiva al vector de adenovirus.1

Hasta ese momento, los investigadores no habían considerado realmente que una respuesta inmune al vector fuera un riesgo legítimo, pero en la investigación, parece que los investigadores tenían alguna evidencia que sugería que este era un posible resultado. Antes del tratamiento de Jesse, varios otros pacientes humanos habían sufrido efectos secundarios del tratamiento, y tres monos utilizados en un ensayo habían muerto como resultado de inflamación y trastornos de la coagulación. A pesar de esta información, parece que ni Jesse ni su familia se enteraron de estos resultados cuando dieron su consentimiento para la terapia. La muerte de Jesse fue la primera muerte de un paciente debido a un tratamiento de terapia génica y resultó en la interrupción inmediata del ensayo clínico en el que participó, la subsiguiente interrupción de todos los demás ensayos de terapia génica en la Universidad de Pensilvania y la investigación de todos los demás. ensayos de terapia génica en los Estados Unidos. Como resultado, se reexaminó la regulación y supervisión de la terapia génica en general, lo que resultó en nuevos protocolos regulatorios que todavía están vigentes en la actualidad.

Ejercicio ( PageIndex {1} )

  1. Explica cómo funciona la terapia génica en teoría.
  2. Identifica algunos riesgos de la terapia génica.

Supervisión de la terapia genética

Actualmente, existe una supervisión significativa de los ensayos clínicos de terapia génica. A nivel federal, tres agencias regulan la terapia génica en paralelo: la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA), la Oficina de Protección de Investigaciones Humanas (OHRP) y el Comité Asesor de ADN Recombinante (RAC) de los Institutos Nacionales de Salud (NIH). . Junto con varias agencias locales, estas agencias federales interactúan con la junta de revisión institucional para garantizar que existan protocolos para proteger la seguridad del paciente durante los ensayos clínicos. El cumplimiento de estos protocolos se hace cumplir principalmente a nivel local en cooperación con las agencias federales. Las terapias genéticas se encuentran actualmente bajo la revisión federal y local más extensa en comparación con otros tipos de terapias, que generalmente solo están bajo la revisión de la FDA. Algunos investigadores creen que estas extensas regulaciones en realidad inhiben el progreso en la investigación de la terapia génica. En 2013, el Instituto de Medicina (ahora la Academia Nacional de Medicina) pidió a los NIH que relajaran su revisión de los ensayos de terapia génica en la mayoría de los casos.2 Sin embargo, garantizar la seguridad del paciente sigue siendo una preocupación fundamental.

Preocupaciones éticas

Más allá de los riesgos para la salud de la terapia génica, la capacidad de modificar genéticamente a los seres humanos plantea una serie de cuestiones éticas relacionadas con los límites de dicha "terapia". Si bien la investigación actual se centra en la terapia génica para enfermedades genéticas, los científicos podrían algún día aplicar estos métodos para manipular otros rasgos genéticos que no se perciben como deseables. Esto plantea preguntas como:

Ejercicio ( PageIndex {2} )

  1. ¿Qué rasgos genéticos merecen ser “corregidos”?
  2. ¿Debería utilizarse la terapia génica por razones cosméticas o para mejorar las capacidades humanas?
  3. ¿Debería utilizarse la manipulación genética para impartir rasgos deseables al feto?
  4. ¿Todos tienen derecho a la terapia génica, o el costo de la terapia génica podría crear nuevas formas de desigualdad social?
  5. ¿Quién debería ser responsable de regular y vigilar el uso inadecuado de las terapias génicas?

La capacidad de alterar las células reproductivas mediante la terapia génica también podría generar nuevos dilemas éticos. Hasta la fecha, los diversos tipos de terapias génicas se han dirigido a las células somáticas, las células no reproductoras dentro del cuerpo. Debido a que los rasgos de las células somáticas no se heredan, los cambios genéticos logrados mediante la terapia génica de células somáticas no se transmitirán a la descendencia. Sin embargo, si los científicos introducen con éxito nuevos genes en las células germinales (óvulos o espermatozoides), los rasgos resultantes podrían transmitirse a la descendencia. Este enfoque, llamado terapia génica de línea germinal, podría potencialmente usarse para combatir enfermedades hereditarias, pero también podría tener consecuencias no deseadas para las generaciones futuras. Además, está la cuestión del consentimiento informado, porque las personas afectadas por la terapia génica de la línea germinal no han nacido y, por lo tanto, no pueden elegir si recibirán la terapia. Por estas razones, el gobierno de los EE. UU. Actualmente no financia proyectos de investigación que investiguen las terapias génicas de la línea germinal en humanos.

TERAPIAS DE GENES DE RIESGO

Si bien actualmente no hay terapias genéticas en el mercado en los Estados Unidos, muchas están en proceso y es probable que algunas sean finalmente aprobadas. Con los recientes avances en terapias génicas dirigidas a p53, un gen cuyas mutaciones de células somáticas se han implicado en más del 50% de los cánceres humanos,3 Los tratamientos contra el cáncer a través de terapias genéticas podrían generalizarse mucho más una vez que lleguen al mercado comercial.

Llevar al mercado cualquier terapia nueva plantea cuestiones éticas que comparan los beneficios esperados con los riesgos. ¿Con qué rapidez deben introducirse nuevas terapias en el mercado? ¿Cómo podemos asegurarnos de que las nuevas terapias hayan sido suficientemente probadas en cuanto a seguridad y eficacia antes de que se comercialicen al público? El proceso mediante el cual se desarrollan y aprueban nuevas terapias complica tales cuestiones, ya que los involucrados en el proceso de aprobación a menudo se encuentran bajo una presión significativa para que se apruebe una nueva terapia incluso frente a riesgos importantes.

Para recibir la aprobación de la FDA para una nueva terapia, los investigadores deben recopilar datos de laboratorio significativos de ensayos con animales y enviar una solicitud de Nuevo Medicamento en Investigación (IND) al Centro de Evaluación e Investigación de Medicamentos (CDER) de la FDA. Después de un período de espera de 30 días durante el cual la FDA revisa el IND, pueden comenzar los ensayos clínicos con sujetos humanos. Si la FDA percibe un problema antes o durante el ensayo clínico, la FDA puede ordenar una "suspensión clínica" hasta que se resuelva cualquier problema. Durante los ensayos clínicos, los investigadores recopilan y analizan datos sobre la eficacia y seguridad de la terapia, incluidos los efectos secundarios observados. Una vez que la terapia cumple con los estándares de la FDA en cuanto a efectividad y seguridad, los desarrolladores pueden enviar una Solicitud de Nuevo Medicamento (NDA) que detalla cómo se fabricará, empaquetará, monitoreará y administrará la terapia.

Debido a que las nuevas terapias génicas son con frecuencia el resultado de muchos años (incluso décadas) de investigación clínica y de laboratorio, requieren una inversión financiera significativa. Cuando una terapia ha llegado a la etapa de ensayos clínicos, los riesgos financieros son altos para las compañías farmacéuticas y sus accionistas. Esto crea posibles conflictos de intereses que a veces pueden afectar el juicio objetivo de los investigadores, sus patrocinadores e incluso los participantes del ensayo. El caso de Jesse Gelsinger (ver Caso en cuestión: la terapia génica salió mal) es un ejemplo clásico. Frente a una enfermedad potencialmente mortal y sin tratamientos razonables disponibles, es fácil ver por qué un paciente puede estar ansioso por participar en un ensayo clínico sin importar los riesgos. También es fácil ver cómo un investigador puede ver los riesgos a corto plazo para un pequeño grupo de participantes del estudio como un pequeño precio a pagar por los beneficios potenciales de un nuevo tratamiento que cambia las reglas del juego.

La muerte de Gelsinger condujo a un mayor escrutinio de la terapia génica, y los resultados negativos posteriores de la terapia génica han dado lugar a la interrupción temporal de los ensayos clínicos en espera de una mayor investigación. Por ejemplo, cuando los niños en Francia tratados con terapia génica para SCID comenzaron a desarrollar leucemia varios años después del tratamiento, la FDA detuvo temporalmente los ensayos clínicos de tipos similares de terapia génica que ocurrían en los Estados Unidos.4Casos como estos destacan la necesidad de que los investigadores y los profesionales de la salud no solo valoren el bienestar humano y los derechos de los pacientes por encima de la rentabilidad, sino que también mantengan la objetividad científica al evaluar los riesgos y beneficios de las nuevas terapias.

Ejercicio ( PageIndex {3} )

  1. ¿Por qué la investigación en terapia génica está tan estrictamente regulada?
  2. ¿Cuál es la principal preocupación ética asociada con la terapia génica de línea germinal?

Conceptos clave y resumen

  • Si bien la terapia génica es muy prometedora para el tratamiento de enfermedades genéticas, también existen riesgos significativos involucrados.
  • Existe una considerable regulación federal y local sobre el desarrollo de terapias génicas por parte de compañías farmacéuticas para su uso en humanos.
  • Antes de que el uso de la terapia génica pueda aumentar drásticamente, hay muchas cuestiones éticas que deben ser abordadas por las comunidades médicas y de investigación, los políticos y la sociedad en general.

Opción multiple

¿En qué momento puede la FDA detener el desarrollo o el uso de la terapia génica?

A. en la presentación de una solicitud IND
B. durante los ensayos clínicos
C. después de la fabricación y comercialización de la terapia aprobada
D. todas las respuestas son correctas

D

Complete el espacio en blanco

_____________ es un vector viral común que se utiliza en la terapia génica para introducir un nuevo gen en un tipo de célula específicamente dirigido.

Adenovirus

Respuesta corta

Describa brevemente los riesgos asociados con la terapia génica de células somáticas.

Pensamiento crítico

Compare las cuestiones éticas involucradas en el uso de la terapia génica de células somáticas y la terapia génica de la línea germinal.

Notas al pie

  1. 1 Barbara Sibbald. "Muerte, pero una consecuencia involuntaria del ensayo de terapia génica". Revista de la Asociación Médica Canadiense 164 no. 11 (2001): 1612–1612.
  2. 2 Kerry Grens. "Informe: Revisiones de terapia génica de Ease". El Científico, 9 de diciembre de 2013. http://www.the-scientist.com/?articl...erapy-Reviews/. Consultado el 27 de mayo de 2016.
  3. 3 Zhen Wang y Yi Sun. "Dirigirse a p53 para una nueva terapia contra el cáncer". Oncología traslacional 3, no. 1 (2010): 1–12.
  4. 4 Erika Check. "Terapia génica: un revés trágico". Naturaleza 420 no. 6912 (2002): 116-118.

Contribuyente

  • Nina Parker, (Shenandoah University), Mark Schneegurt (Wichita State University), Anh-Hue Thi Tu (Georgia Southwestern State University), Philip Lister (Central New Mexico Community College) y Brian M. Forster (Saint Joseph's University) con muchos autores contribuyentes. Contenido original a través de Openstax (CC BY 4.0; acceso gratuito en https://openstax.org/books/microbiology/pages/1-introduction)


Actitud de los expertos de la UE hacia el uso de OMG en alimentos y piensos y otras industrias ☆

Este artículo examina la actitud de los expertos de la Unión Europea (UE) hacia el uso de organismos modificados genéticamente (OMG) en la alimentación, los piensos y otras industrias con miras a desarrollar un modelo general de formación de la opinión de los expertos de la UE en esta área. La ingeniería genética ha experimentado rápidos avances en los últimos años con una serie de nuevas aplicaciones en medicina, agricultura y campos relacionados.

Teniendo en cuenta la historia de consumo, aspectos sociales, económicos, culturales y otros y la percepción de riesgo en general con respecto a estos productos, la disposición de los consumidores a comprar productos modificados genéticamente (GM) varía de un país a otro, así como la actitud de los expertos involucrados. en el proceso de toma de decisiones.

El objetivo de este estudio es investigar la opinión y la actitud de los expertos de la UE involucrados en el proceso de toma de decisiones de OGM hacia el uso de OGM en alimentos, piensos y otras industrias. Para lograr este objetivo, se han analizado los aspectos relevantes a partir de las respuestas a una encuesta diseñada para conocer la reacción de los expertos ante diversos enfoques del uso de OMG. Es indiscutible que los expertos tienen un mayor nivel de conocimiento sobre la tecnología de la ingeniería genética, y su actitud hacia los OMG no es extrema como la actitud de un consumidor medio de la UE. Toman decisiones basadas en el conocimiento, la experiencia y la seguridad de un OMG en particular y no en los OMG en general.


Contenido


Prefacio página xi
  1 La naturaleza de la biotecnología 1
& # 160 & # 160 & # 160 & # 1601.1 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 Introducción 1
& # 160 & # 160 & # 160 & # 1601.2 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 ¿Qué es la biotecnología? 2
& # 160 & # 160 & # 160 & # 1601.3 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 Biotecnología: una búsqueda interdisciplinaria 7
& # 160 & # 160 & # 160 & # 1601.4 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 Biotecnología: un núcleo central de tres & # 45 componentes 14
& # 160 & # 160 & # 160 & # 1601.5 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 Seguridad del producto 18
& # 160 & # 160 & # 160 & # 1601.6 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 Percepción pública de la biotecnología 18
& # 160 & # 160 & # 160 & # 1601.7 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 La biotecnología y el mundo en desarrollo 19
   2 Sustratos para biotecnología 21
& # 160 & # 160 & # 160 & # 1602.1 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160A estrategia de biomasa 21
& # 160 & # 160 & # 160 & # 1602.2 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 Materias primas naturales 23
& # 160 & # 160 & # 160 & # 1602.3 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 Disponibilidad de productos & # 45 25
& # 160 & # 160 & # 160 & # 1602.4 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 Materias primas químicas y petroquímicas 27
& # 160 & # 160 & # 160 & # 1602.5 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 Materias primas y el futuro de la biotecnología 28
   3 Genética y biotecnología 33
& # 160 & # 160 & # 160 & # 1603.1 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 Introducción 33
& # 160 & # 160 & # 160 & # 1603.2 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 Genética industrial 35
& # 160 & # 160 & # 160 & # 1603.3 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160Protoplast y tecnologías de fusión celular & # 45 37
& # 160 & # 160 & # 160 & # 1603.4 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 Ingeniería genética 40
& # 160 & # 160 & # 160 & # 1603.5 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 La reacción en cadena de la polimerasa 46
& # 160 & # 160 & # 160 & # 1603.6 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 Genómica y proteómica 49
& # 160 & # 160 & # 160 & # 1603.7 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 Riesgos biológicos potenciales de laboratorio de la ingeniería genética 50
   4 Tecnología de bioprocesos y fermentación 52
& # 160 & # 160 & # 160 & # 1604.1 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 Introducción 52
& # 160 & # 160 & # 160 & # 1604.2 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 Principios de crecimiento microbiano 56
& # 160 & # 160 & # 160 & # 1604.3 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 El biorreactor 60
& # 160 & # 160 & # 160 & # 1604.4 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 Escala & # 45up 67
& # 160 & # 160 & # 160 & # 1604.5 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 Diseño de medios para procesos de fermentación 67
& # 160 & # 160 & # 160 & # 1604.6 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 Fermentación de sustrato sólido & # 45 68
& # 160 & # 160 & # 160 & # 1604.7 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 Tecnología de cultivo de células de mamíferos y plantas 70
& # 160 & # 160 & # 160 & # 1604.8 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 Procesamiento posterior 73
& # 160 & # 160 & # 160 & # 1604.9 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 75
   5 Tecnología enzimática 76
& # 160 & # 160 & # 160 & # 1605.1 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 La naturaleza de las enzimas 76
& # 160 & # 160 & # 160 & # 1605.2 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 La aplicación de enzimas 77
& # 160 & # 160 & # 160 & # 1605.3 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 Ingeniería genética e ingeniería de proteínas de enzimas 86
& # 160 & # 160 & # 160 & # 1605.4 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 La tecnología de producción de enzimas 88
& # 160 & # 160 & # 160 & # 1605,5 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 Enzimas inmovilizadas 93
   6 Generación de combustible biológico 102
& # 160 & # 160 & # 160 & # 1606.1 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 Fotosíntesis: el recurso energético definitivo 102
& # 160 & # 160 & # 160 & # 1606.2 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 Fuentes de biomasa 103
& # 160 & # 160 & # 160 & # 1606.3 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 Etanol de biomasa 105
& # 160 & # 160 & # 160 & # 1606.4 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 Metano de biomasa 112
& # 160 & # 160 & # 160 & # 1606,5 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 Hidrógeno 115
& # 160 & # 160 & # 160 & # 1606.6 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 Postcript: recuperación microbiana de petróleo 116
   7 Proteína unicelular (SCP) 118
& # 160 & # 160 & # 160 & # 1607.1 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 La necesidad de proteínas 118
& # 160 & # 160 & # 160 & # 1607.2 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 Aceptabilidad y toxicología de SCP 121
& # 160 & # 160 & # 160 & # 1607.3 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160SCP derivado de fuentes de alta & # 45 energía 123
& # 160 & # 160 & # 160 & # 1607.4 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160SCP de desechos 124
& # 160 & # 160 & # 160 & # 1607,5 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160SCP de cultivos agrícolas 133
& # 160 & # 160 & # 160 & # 1607.6 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160SCP de algas 133
& # 160 & # 160 & # 160 & # 1607.7 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 Las implicaciones económicas de SCP 134
   8 Biotecnología y medicina 136
& # 160 & # 160 & # 160 & # 1608.1 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 Introducción 136
& # 160 & # 160 & # 160 & # 1608.2 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 Productos farmacéuticos y biofarmacéuticos 140
& # 160 & # 160 & # 160 & # 1608.3 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 Antibióticos 140
& # 160 & # 160 & # 160 & # 1608.4 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 Vacunas y anticuerpos monoclonales 144
& # 160 & # 160 & # 160 & # 1608,5 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 Biofarmacéuticos 147
& # 160 & # 160 & # 160 & # 1608.6 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 Terapia genética 152
& # 160 & # 160 & # 160 & # 1608.7 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 Una nota de advertencia 154
   9 Biotecnología ambiental 156
& # 160 & # 160 & # 160 & # 1609.1 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 Introducción 156
& # 160 & # 160 & # 160 & # 1609,2 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 Ecología microbiana & # 47 biotecnología ambiental 158
& # 160 & # 160 & # 160 & # 1609.3 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 Tratamiento de aguas residuales y residuales & # 45 160
& # 160 & # 160 & # 160 & # 1609.4 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 Tecnologías de relleno 164
& # 160 & # 160 & # 160 & # 1609.5 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 166
& # 160 & # 160 & # 160 & # 1609.6 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 Bioremediación 170
& # 160 & # 160 & # 160 & # 1609.7 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 Detección y monitoreo de contaminantes 174
& # 160 & # 160 & # 160 & # 1609.8 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 Microbios y el ambiente geológico 175
& # 160 & # 160 & # 160 & # 1609.9 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 Sostenibilidad ambiental y tecnología limpia 178
   10 Biotecnología en las industrias agrícola y forestal 181
& # 160 & # 160 & # 160 & # 16010.1 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 Introducción 181
& # 160 & # 160 & # 160 & # 16010.2 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 Biotecnología de plantas 182
& # 160 & # 160 & # 160 & # 16010.3 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 Biotecnología forestal 190
& # 160 & # 160 & # 160 & # 16010.4 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 Control biológico 191
& # 160 & # 160 & # 160 & # 16010.5 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 Biotecnología animal 194
& # 160 & # 160 & # 160 & # 16010.6 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 Diagnósticos en agricultura 200
   11    Biotecnología de alimentos y bebidas 204
& # 160 & # 160 & # 160 & # 16011.1 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 Introducción 204
& # 160 & # 160 & # 160 & # 16011.2 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 Fermentaciones de alimentos y bebidas 207
& # 160 & # 160 & # 160 & # 16011.3 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 Enzimas y procesamiento de alimentos 222
& # 160 & # 160 & # 160 & # 16011.4 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 Edulcorantes 224
& # 160 & # 160 & # 160 & # 16011.5 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 Residuos de alimentos 225
& # 160 & # 160 & # 160 & # 16011.6 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 Productos alimenticios diversos microbianos & # 45 225
& # 160 & # 160 & # 160 & # 16011.7 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 Diagnóstico rápido 227
& # 160 & # 160 & # 160 & # 16011.8 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 Tecnología de bioprocesos 228
& # 160 & # 160 & # 160 & # 16011.9 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 Aceptación pública y seguridad de nuevos alimentos biotecnológicos 228
   12 Protección de invenciones biotecnológicas 229
& # 160 & # 160 & # 160 & # 16012.1 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 Protección de patente 230
& # 160 & # 160 & # 160 & # 16012.2 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 Secretos comerciales 233
& # 160 & # 160 & # 160 & # 16012.3 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 Criadores de plantas & # 8217 derechos 234
   13 Seguridad en biotecnología 235
& # 160 & # 160 & # 160 & # 16013.1 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 Introducción 235
& # 160 & # 160 & # 160 & # 16013.2 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 Conceptos de peligro y riesgo 236
& # 160 & # 160 & # 160 & # 16013.3 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 Problemas de patogenicidad del organismo 237
& # 160 & # 160 & # 160 & # 16013.4 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 Problemas de productos biotecnológicos biológicamente activos 238
& # 160 & # 160 & # 160 & # 16013.5 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 Bioguerra y bioterrorismo 239
   14 Percepción pública de la biotecnología: ingeniería genética y # 8211 consideraciones de seguridad, sociales, morales y éticas 241
& # 160 & # 160 & # 160 & # 16014.1 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 Introducción 241
& # 160 & # 160 & # 160 & # 16014.2 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 Liberación de organismos genéticamente manipulados al medio ambiente 242
& # 160 & # 160 & # 160 & # 16014.3 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 Modificación genética y usos alimentarios 245
& # 160 & # 160 & # 160 & # 16014.4 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 Las aplicaciones de la investigación genética humana 251
   15 Mirando hacia el futuro 254
Glosario 259
Otras lecturas 263
Índice 268


Integrar el interés del consumidor en la seguridad alimentaria: el papel de la ciencia y otros factores † ☆

Los consumidores cuestionan la capacidad del sistema alimentario moderno para proporcionar alimentos seguros. Esta revisión del uso de glutamato monosódico (MSG), irradiación de alimentos, residuos de plaguicidas e ingeniería genética destaca las diferencias de puntos de vista entre las organizaciones de interés público, los gobiernos y las asociaciones industriales y algunas de las razones detrás de ellas. Mientras que los gobiernos y la industria generalmente apoyan la adopción de nuevas tecnologías, las organizaciones de consumidores cuestionan la necesidad subyacente, lo que resulta en una menor disposición a aceptar los riesgos, incluso cuando son pequeños. Dado que la Ronda Uruguay del Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio (GATT) ha hecho de las recomendaciones de la Comisión del Codex Alimentarius el punto de referencia para las normas alimentarias y que los países pueden adoptar normas más estrictas solo si están científicamente justificadas, esta revisión concluye que existe la necesidad de integrar mejor los intereses de los consumidores a nivel internacional.

† Esta revisión se basa en la tesis presentada como parte del requisito del curso para la Maestría en Educación Ambiental y para el Desarrollo, South Bank University, Londres.


Prácticas de investigación abiertas y transparentes y percepción pública de la confiabilidad de las organizaciones de biotecnología agrícola.

La confianza del público en las organizaciones de biotecnología agrícola que producen los llamados "organismos genéticamente modificados" (OGM) se ve afectada por ataques mal informados a la tecnología transgénica y la preocupación de que la preocupación de los productores por las ganancias supere la preocupación por el bien público. En un experimento, descubrimos que informar que la industria se involucra en prácticas de investigación abiertas y transparentes aumentó la confiabilidad percibida de las organizaciones universitarias y corporativas involucradas con OGM. Las universidades se consideraron más confiables que las corporaciones en general, lo que respalda los hallazgos anteriores en otros dominios tecnológicos. Los resultados sugieren que el compromiso y la comunicación de prácticas de investigación abiertas y transparentes deberían ser parte del proceso de implementación de biotecnologías agrícolas.

Publicado:

Descargar:

1. Introducción

El 29 de julio de 2016, el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, firmó un proyecto de ley que ordena al Secretario de Agricultura que establezca un estándar nacional obligatorio de divulgación de alimentos por bioingeniería, que exige el etiquetado de los alimentos que contienen ingredientes genéticamente modificados. La promulgación del proyecto de ley marcó el último paso en un debate a menudo polémico que involucra a la agroindustria, grupos de interés, científicos, legisladores y el público desde que la Administración de Alimentos y Medicamentos aprobó los primeros productos alimenticios modificados genéticamente a principios de la década de 1990 [Lang y Hallman , 2005].

El Estándar de Divulgación de Alimentos de Bioingeniería requiere que los fabricantes revelen si sus productos alimenticios contienen ingredientes de “bioingeniería” o genéticamente modificados. Lo que califica como "modificado genéticamente" y qué término debe usarse para describirlo (por ejemplo, OGM, genéticamente modificado, bioingeniería, etc.) es un problema que el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA) está trabajando actualmente para resolver [Hallman , 2018]. Como lo describe Tagliabue [2016], el término coloquial "OGM" es impreciso y podría referirse a una serie de elementos (productos alimenticios, cultivos y otros) creados a través de una serie de procesos (por ejemplo, transgénesis, edición de genes). No existe un "denominador común" para el término [Tagliabue, 2016]. En cambio, el término OGM es una construcción cultural que está ligada a temas de seguridad, derechos humanos, protección ambiental, pureza, comercio justo, naturalidad y moralidad [Johnson, 2015 Scott, Inbar y Rozin, 2016].

Mientras tanto, a pesar del hecho de que la gente sabe poco o nada sobre alimentos de bioingeniería y no puede articular lo que significa "OGM" [Hallman, Cuite y Morin, 2013 Hallman, 2018], el término "no OGM" se está utilizando para comercializar productos entre los consumidores. , y estos productos no transgénicos son uno de los segmentos de más rápido crecimiento del mercado de alimentos [Bain y Selfa, 2017]. De hecho, muchas empresas, como Whole Foods, 1 Ben and Jerry's, 2 y Chipotle 3 se están subiendo al tren del marketing basado en valores no solo para etiquetar los alimentos como no transgénicos o libres de transgénicos, sino para eliminar por completo los “transgénicos”. ”De sus líneas de productos. Las empresas que no han eliminado los "OGM" de sus productos están implementando cada vez más esfuerzos para aumentar la transparencia sobre el uso de ingredientes transgénicos (en parte para cumplir con el estándar de divulgación federal), lo que genera declaraciones en el sitio web SmartLabel.org, en una pestaña marcada específicamente “Divulgación de OMG” (consulte, por ejemplo: http://smartlabel.generalmills.com/16000427310). La divulgación en el ejemplo establece lo siguiente:

Este producto incluye ingredientes que provienen de cultivos transgénicos, comúnmente conocidos como OGM. Los agricultores usan semillas transgénicas para cultivar la gran mayoría de maíz, soja, canola y remolacha azucarera en los EE. UU., Y esos ingredientes, o ingredientes hechos de estos cultivos, se encuentran en el 70 por ciento de los alimentos en los estantes de las tiendas de comestibles de EE. UU.

A pesar de su ambigüedad científica y debido a su relevancia social, usamos los términos OGM, alimentos transgénicos e ingredientes transgénicos en el estudio actual como términos “generales” para los productos de la biotecnología agrícola moderna que están bajo escrutinio entre algunos segmentos del público. por el conflicto percibido (ya sea real o imaginario) entre los procesos utilizados para crear estos productos y los valores públicos. Después de todo, este estudio no trata específicamente sobre tecnología o productos transgénicos, sino sobre cómo ellos y las empresas que los producen son percibidos en la mente del público. Específicamente, en un experimento novedoso, examinamos si revelar al público que las organizaciones participan en prácticas de investigación abiertas y transparentes aumentará la percepción pública de la confiabilidad de esas organizaciones.

1.1 Contribución del público e innovación responsable

La incorporación de valores públicos en el proceso de desarrollo tecnológico y formulación de políticas nuevas refleja los pasos hacia innovación responsable [ver, por ejemplo, Taebi et al., 2014 también Guston et al., 2014]. Aunque los conceptos subyacentes de la innovación responsable (p. Ej., La anticipación de las implicaciones sociales, éticas y legales que van más allá de la mera participación de expertos para incluir al público en general [Stilgoe, Owen y Macnaghten, 2013]) parecen dignos de aceptación automática para muchos [Guston, 2015 ], existe un debate en curso entre los académicos y los responsables de la formulación de políticas acerca de qué opinión sobre una determinada tecnología es importante y cuándo [Taebi et al., 2014].

La implementación de la innovación responsable a menudo se complica por las divisiones de valores entre los grupos de partes interesadas, como los investigadores y el público, o incluso las divisiones entre diferentes investigadores y diferentes públicos. Estas diferencias pueden llevar a un rechazo social de aplicaciones que los investigadores podrían encontrar beneficiosas. Por ejemplo, el debate a nivel social continúa sobre la investigación con células madre embrionarias. Mientras que los científicos valoran el potencial de la investigación con células madre para ayudar a curar enfermedades, ciertos públicos rechazan esta investigación debido a las implicaciones morales percibidas de la destrucción de embriones humanos.

En algunos casos, sin embargo, las diferencias en el sentimiento de las partes interesadas no reflejan diferencias de valores inherentes, sino temores y conceptos erróneos injustificados. Antes de que se pueda acumular conocimiento sobre los riesgos y beneficios genuinos de las nuevas tecnologías, el sentimiento público hacia esas tecnologías nuevas y desconocidas puede verse influido por campañas cargadas de emociones (por ejemplo, "Frankenfood" [Welchman, 2007]). Como tal, un desafío para las industrias que desean participar en la innovación responsable es determinar cómo superar las barreras y los prejuicios que impiden que las personas formen creencias basadas en la mejor evidencia disponible. Hacerlo puede implicar identificar y abordar la (s) fuente (s) de información errónea y los temores infundados.

En esta investigación, examinamos una fuente potencial de temores públicos infundados sobre los OGM. Los científicos generalmente están de acuerdo en que los OGM que se encuentran actualmente en el mercado son tan seguros para el consumo humano como los cultivos desarrollados de manera más convencional y que cualquier regulación debe centrarse en los productos y no en el proceso utilizado para crear esos productos [NASEM, 2016b]. Una de las razones por las que el público puede mostrarse escéptico acerca de la seguridad de estos productos, al menos en parte, es que muchos de los datos provienen de las organizaciones que pueden beneficiarse de estos productos. Este conflicto de intereses puede reducir la confianza del público en la credibilidad de cualquier resultado que apoye la tecnología.

1.2 Confiabilidad

Cuando las personas no pueden juzgar la calidad de la información sobre dominios científicos muy específicos, como es el caso de varias tecnologías emergentes [Hardwig, 1985 Hendriks, Kienhues y Bromme, 2016 Siegrist, 2000], tienden a confiar, en cambio, en sus evaluaciones. de la confiabilidad del creador o la medida en que perciben que las partes interesadas relevantes tienen conocimientos de actualidad (p. ej., experiencia) y motivaciones positivas, como anteponer el bienestar público a sus propios intereses [p. ej., Fiske, Cuddy y Glick, 2007 Hovland, Janis y Kelley , 1953 Landrum, Eaves and Shafto, 2015]. Hay una variedad de partes interesadas para quienes las percepciones de confiabilidad de los consumidores afectan las opiniones sobre la investigación, el desarrollo, la producción y la venta de OGM. Estos incluyen individuos específicos, organizaciones específicas y el contexto más amplio en el que se llevan a cabo las transacciones [Grayson, Johnson y Chen, 2008].

Por ejemplo, los consumidores pueden desconfiar de los procesos regulatorios gubernamentales implementados para determinar la seguridad de cualquier producto GM [Gutteling et al., 2006]. Una encuesta reciente encontró que aproximadamente la mitad de las personas encuestadas expresaron escepticismo sobre la capacidad de las agencias reguladoras federales (por ejemplo, USDA, FDA) para "proporcionar hallazgos imparciales y precisos sobre la seguridad de cultivos modificados o genéticamente modificados", solo el 42% de los encuestados informaron " mucha ”o“ una buena cantidad ”de confianza, mientras que el 55% informó que tenía“ solo algo ”o“ muy poca ”confianza [APPC & amp Pew Research Center, 2015]. 4

1.3 Conflictos de interés

Además del escepticismo hacia los reguladores, los consumidores a menudo son escépticos hacia las personas y organizaciones que tienen un interés financiero en el éxito de los resultados de la investigación. Por ejemplo, cuando se preguntó a los participantes sobre su impresión general de Monsanto, una corporación agrícola conocida por fabricar productos transgénicos, el 43,1% ofreció una opinión desfavorable en comparación con solo el 20,6% que informó una favorable 5 [APPC & amp Pew Research Center, 2015]. En comparación, cuando se les preguntó su opinión sobre el USDA, el 30,4% de los participantes informó tener una opinión desfavorable y más del 70% de los participantes expresó una opinión favorable.

Las investigaciones han demostrado que las personas confían menos en las investigaciones de por-corporaciones lucrativas que de no-Los lucrativos como las universidades [por ejemplo, Critchley, 2008 Critchley y Nicol, 2011 Lang y Hallman, 2005], presumiblemente debido al potencial de conflictos de interés. Por tanto, no es de extrañar que cuando se trata de financiación empresarial, incluso la investigación universitaria pueda perder credibilidad. Estas preocupaciones pueden intensificarse con la cobertura de los medios de estos casos.

En septiembre de 2016, por ejemplo, un artículo de revisión publicado en la división de medicina interna de la Revista de la Asociación Médica Estadounidense reveló el hecho previamente no revelado de que la industria azucarera había financiado una investigación de Harvard de décadas de antigüedad que minimizaba el papel contribuyente del azúcar en la enfermedad coronaria y, en cambio, destacaba el papel de las grasas [Kearns, Schmidt y Glantz, 2016]. Esta revelación recibió una gran atención de los medios [Bailey, 2016 Domonoske, 2016 O'Connor, 2016 Shanker, 2016 Sifferlin, 2016], con artículos que calificaron la situación de "escándalo" y destacaron otros casos de investigación cuestionable financiada por la industria [Rodman, 2016 Schumaker , 2016].Una declaración de la Asociación Azucarera en respuesta a los hallazgos dijo que la industria azucarera "debería haber ejercido una mayor transparencia en todas sus actividades de investigación" [O'Connor, 2016].

Tales exposiciones, por supuesto, alimentan el escepticismo público sobre la investigación financiada por empresas. Esto es particularmente evidente en los informes sobre la seguridad de los OMG para el consumo humano. Un panel de científicos convocado por las Academias Nacionales de Ciencias, Ingeniería y Medicina, por ejemplo, declaró en un reciente informe de consenso que los productos transgénicos actualmente en el mercado son tan seguros para el consumo humano como sus homólogos no transgénicos [NASEM, 2016b ]. En respuesta, los activistas anti-OGM y otros cuestionaron la credibilidad del panel, afirmando que algunos de ellos tenían conflictos de intereses financieros no reportados, como haber recibido financiamiento de investigación de corporaciones y poseer una patente sobre tecnología GM [por ejemplo, Krimsky y Schwab, 2017].

En muchas situaciones, es imposible que los conflictos de intereses financieros estén completamente ausentes. Después de todo, los grupos más dispuestos y capaces de financiar ese trabajo son a menudo los que desean que los productos de dicha investigación tengan éxito. Con esto en mente, las Academias Nacionales seleccionan rigurosamente a los panelistas potenciales, excluyendo a los mejores expertos que tienen conflictos de intereses siempre que sea posible. Cuando no es posible, las Academias Nacionales informan los conflictos de intereses existentes que cumplen con criterios específicos (por ejemplo, cuando las participaciones de capital son superiores a $ 10,000). Un funcionario de las Academias Nacionales informó que de los casi 5.500 expertos que utilizaron como panelistas en 2016, solo 14 tenían lo que las Academias consideraron un conflicto relevante [Basken, 2017]]. Además, para contrarrestar los posibles efectos de los conflictos de intereses en los informes finales, los informes se someten a un exhaustivo e iterativo proceso de revisión por pares. Kathleen Hall Jamieson, una de las revisoras del informe NASEM (y autora de este artículo) dijo que “revisan todo menos hasta la muerte” [Basken, 2017].

1.4 Hacer frente a los conflictos de intereses

En la biotecnología agrícola, al igual que en los sectores de investigación farmacéutica y nanotecnológica, las empresas privadas tienen un papel claro y necesario, es decir, la inversión, sobre todo a medida que se desvanecen los fondos federales. Esta financiación acelera la producción de conocimiento y acelera el desarrollo de productos [Chalmers y Nicol, 2004 Critchley, 2008]. Sin embargo, por su naturaleza, estas inversiones también crean conflictos de intereses, y con ellos la preocupación de que tales conflictos hagan que los investigadores exageren los beneficios y subestimen los riesgos de cualquier producto o tecnología en particular. En consecuencia, cuando los investigadores universitarios participan en esfuerzos de colaboración con socios de la industria, o cuando las corporaciones contratan a sus propios investigadores para probar la seguridad de los productos, surgen preguntas sobre la confiabilidad y la divulgación completa de todos los resultados [DeAngelis, 2000 Myhr y Traavik, 2003 Diels et al., 2011, ver también].

Más investigación debería centrarse en determinar las mejores formas de limitar la influencia de los conflictos de intereses en los resultados de la investigación, más allá de simplemente informar el hecho de que tales conflictos existen. Aunque muchas instituciones de investigación han implementado políticas de notificación de conflictos de intereses para revelar cuándo la investigación está financiada por la industria [Gurney y Sass, 2001], tales medidas no son suficientes para asegurar al público que existen medidas para ayudar a frustrar los prejuicios. En otras palabras, aunque informar tales conflictos de intereses demuestra transparencia, es probable que no aumente la confianza del consumidor en la confiabilidad de los hallazgos. En cambio, resaltar los conflictos de intereses probablemente brinde a los consumidores más razones para cuestionar los hallazgos de la investigación, reforzando así actitudes antagónicas.

La incorporación de un programa para ayudar a mitigar los efectos potenciales de los conflictos de intereses es comparable a la implementación de prácticas seguras por diseño (o prevención a través del diseño). En la literatura sobre innovación responsable, "seguro por diseño" destaca la necesidad de limitar (y el beneficio de limitar) cualquier peligro potencial durante el proceso de diseño [por ejemplo, Baram, 2007]. Al incorporar métodos para combatir los efectos negativos del sesgo de investigación en el proceso de evaluación de nuevos productos y métodos tecnológicos, podemos limitar los efectos negativos del error humano [por ejemplo, Wilpert, 2007].

La implementación de estándares de investigación que responsabilicen a los investigadores por la divulgación completa de los resultados, es un método potencial para combatir el sesgo humano que puede incorporarse al sistema de diseño de productos transgénicos. Además, la divulgación de tales estándares de investigación al público puede ayudar a aumentar la percepción pública de la confiabilidad de las organizaciones. Un conjunto de estándares es telegrafiado por los términos “prácticas de investigación abiertas y transparentes” [Alberts et al., 2015 Nosek et al., 2015]. Estas prácticas han ido ganando terreno recientemente como una forma de frustrar sesgos similares en la investigación académica [Nosek et al., 2015].

1.5 Estándares de investigación abiertos y transparentes

En la investigación, varios procesos pueden conducir a una sobreestimación de la fuerza y ​​solidez de los resultados de la investigación. Por un lado, los estudios que encuentran un efecto "significativo" tienen más probabilidades de ser enviados y aceptados para su publicación que aquellos que no encuentran tal efecto (es decir, sesgo de publicación). Además, los investigadores pueden participar en un análisis selectivo, cambiando sus hipótesis después del hecho para encontrar apoyo (es decir, "planteando hipótesis después de que se conocen los resultados" [Kerr, 1998]) o intentando muchos análisis pero informando solo los que encuentran el resultado deseado (" p-hacking ”[Simmons, Nelson y Simonsohn, 2011]). Además, pueden ocurrir errores en la entrada, limpieza o análisis de datos, y cuando los datos sin procesar siguen siendo propiedad exclusiva del laboratorio original, estos errores pueden no ser detectados o corregidos.

Para abordar estos problemas, se han desarrollado una serie de estándares de investigación abiertos y transparentes. Para evitar el sesgo de publicación, algunas revistas han adoptado el formato de “informe registrado” para los artículos académicos. En un informe registrado, los revisores evalúan y aceptan un artículo sobre la base de sus métodos una vez aceptado, la investigación se realiza y se publica independientemente de la importancia estadística de sus resultados. De manera similar, para evitar el análisis selectivo, los investigadores pueden "registrar previamente" un conjunto de análisis primarios previstos antes de realizar un estudio o experimento. Esto evita que los investigadores cambien las hipótesis, los análisis o los resultados para tratar de encontrar apoyo para una conclusión preferida. Por último, el intercambio abierto de datos facilita el escrutinio entre los laboratorios, lo que permite capas adicionales de detección y corrección de errores [ver: COS, 2016].

El Center for Open Science, una organización sin fines de lucro, proporciona herramientas en línea gratuitas para la preinscripción y el intercambio de datos. Además de construir y mantener herramientas como Open Science Framework [Spies, 2013], el Center for Open Science organiza proyectos de colaboración entre investigadores para llevar a cabo la investigación de una manera transparente que minimice las oportunidades de sesgos causados ​​por intereses personales.

En teoría, los mismos principios podrían aplicarse al mundo empresarial, en particular al informar sobre los resultados de las pruebas de seguridad. Si las corporaciones participaran en alguna variante de prácticas de investigación abiertas y transparentes al realizar e informar los resultados de las pruebas de seguridad, entonces se establecerían controles y equilibrios para garantizar que la investigación no sufra los efectos negativos que pueden resultar de los conflictos de intereses. De hecho, la presencia de tales controles y contrapesos parece tener fuertes efectos en la investigación reportada. Por ejemplo, en el año 2000, los Institutos Nacionales de Salud de EE. UU. Exigieron que todos los grandes ensayos clínicos aleatorizados registraran previamente sus resultados y análisis. Desde entonces, es más probable que estos ensayos den resultados nulos o negativos, en lugar de resultados positivos. Antes de estas regulaciones, 17 de 30 ensayos clínicos aleatorios reportaron beneficios significativos después de estas regulaciones, solo 2 de 25 reportaron beneficios significativos [Kaplan e Irvin, 2015]. Por tanto, las prácticas de investigación abiertas y transparentes parecen reducir la influencia de los conflictos de intereses.

1.6 Objetivos del experimento

Asegurar que la investigación sobre la seguridad de los OMG sea Realmente confiable (es decir, se lleva a cabo de manera responsable y es replicable y reproducible) es importante. Sin embargo, cuando los resultados del estudio son confiables, ¿cómo podemos asegurar al público en general que sí es así?

El trabajo relacionado de Dixon y sus colegas ha demostrado que la transparencia al describir cómo una organización tomó una decisión y resaltar que se obtuvo la opinión del público puede aumentar el apoyo público a las decisiones de política con respecto a la tecnología GM [Dixon et al., 2016]. Nosotros, por el contrario, examinamos la influencia de otro tipo de transparencia en la confianza pública, es decir, ¿describir el hecho de que una organización participa en prácticas de investigación abiertas y transparentes aumenta la confianza pública? Como se dijo anteriormente, ha habido poco trabajo sobre cómo Dirección la falta de confianza en la investigación financiada por corporaciones que surge de conflictos de interés (más allá de simplemente informarlo). Asimismo, no se sabe si hacer más transparentes las prácticas de investigación y comunicar dicha transparencia podría promover la confianza entre públicos no expertos. Nuestro experimento es novedoso porque aborda estas preguntas abiertas.

Específicamente, este experimento examina los efectos del tipo de organización (universidad versus corporación) y la divulgación de prácticas de investigación abiertas y transparentes (versus prácticas de “negocios como de costumbre”) sobre la percepción pública de la confiabilidad de las organizaciones e investigadores que examinan y desarrollan OGM. El trabajo de encuestas anteriores ha demostrado que el público tiene más confianza en las universidades que en las corporaciones cuando están en juego cuestiones relacionadas con la investigación y la regulación de los OMG [por ejemplo, Lang y Hallman, 2005], y el trabajo experimental ha demostrado que los participantes confían más en las universidades que en la industria ( y organizaciones financiadas por la industria, [Critchley, 2008 Critchley y Nicol, 2011]). Por lo tanto, predecimos que

H1. Las universidades serán percibidas como más confiables que las corporaciones cuando se trata de investigar y desarrollar OGM.

Además, planteamos la hipótesis de que los miembros del público reconocerán que las prácticas de investigación abiertas y transparentes pueden hacer que las organizaciones sean más responsables de informar los hallazgos de manera objetiva, lo que lleva a nuestra predicción de que

H2. Las organizaciones descritas como involucradas en prácticas de investigación abiertas y transparentes serán percibidas como más confiables que las organizaciones no descritas de esta manera.

Es importante destacar que otras heurísticas también pueden influir en las evaluaciones de confiabilidad de estas organizaciones y sus investigadores. Por ejemplo, la investigación que apoya los puntos de vista de uno a menudo se considera más confiable que la que los desafía (por ejemplo, razonamiento motivado, sesgo de confirmación, sesgo de mi lado [Kunda 1990 Baron, 2000 Koehler, 1993 MacCoun, 1998]). En consecuencia, es poco probable que los miembros del público que tienen fuertes actitudes anti-OGM confíen en las organizaciones que usan esa tecnología, independientemente del tipo de organización patrocinadora o si esa organización se involucra en prácticas de investigación abiertas y transparentes. Por lo tanto, predecimos que:

H3. Las actitudes negativas hacia los OMG se asociarán negativamente con las percepciones de confiabilidad.

Para examinar estas hipótesis, realizamos un experimento en línea. Antes de la recopilación de datos, registramos previamente el diseño del experimento y nuestras hipótesis con el Center for Open Science utilizando su Open Science Framework (consulte https://osf.io/6pwrz/).

2 método

2.1 Muestra

Los participantes de este experimento formaron parte de un panel de consumidores reclutado por Research Now. Consulte el apéndice A para obtener información sobre el reclutamiento, la compensación y la exclusión de los participantes del panel. La muestra final consistió en 1097 participantes.

Esta muestra era demográfica e ideológicamente diversa y comparable a muchas encuestas representativas a nivel nacional en términos de edad y género. Los participantes tenían entre 18 y 88 años (mediana = 48 años, significar = 47,39). Aproximadamente el 48,9% se identificó como hombre, el 51,0% se identificó como mujer y dos participantes se negaron a proporcionar el género. El sesenta y cinco por ciento (65.6%) se identifica como blanco, no hispano, el 14.2% se identifica como negro o afroamericano, el 8.7% se identifica como latino / hispano y el 7.8% se identifica como asiático. En cuanto a la afiliación política, el 47,4% informó ser demócrata o inclinarse a apoyar al Partido Demócrata, el 35,5% dijo ser republicano o se inclinó por apoyar al Partido Republicano y el 13,3% se identificó como estrictamente independiente. En cuanto a la ideología, el 35,3% se considera muy o algo liberal, el 34,0% se identifica como moderado y el 30,7% se identifica como muy o algo conservador. Es importante destacar que estas variables demográficas no variaron significativamente entre las condiciones experimentales. Ver el apéndice B

2.2 Diseño de experimentos

Los participantes fueron asignados al azar a una de seis condiciones. En cada uno, los sujetos leen un comunicado de prensa 6 de una organización que describe sus actividades de investigación. Las prácticas de organización e investigación variaron según la condición. En la condición de control, los sujetos leen un comunicado de prensa sobre la próxima conferencia de una sociedad de investigación de béisbol. En la condición de corporación real, los participantes leen acerca de una corporación real que se dedica a prácticas de investigación como siempre. Esta organización era Monsanto, una reconocida corporación agrícola conocida por investigar y desarrollar OGM. 7, 8 Las cuatro condiciones restantes se diseñaron como un diseño experimental de 2 (Organización: departamento agrícola de la universidad vs. corporación nueva) × 2 (Prácticas de investigación: línea de base vs. abierto y transparente).

Los comunicados de prensa utilizados en las cuatro condiciones experimentales principales se basaron en el material del comunicado de prensa original utilizado en la condición de corporación real. Hubo dos manipulaciones en cada comunicado de prensa: el tipo de organización y sus prácticas de investigación. Para todas las condiciones, excepto la condición de control de béisbol, el comunicado de prensa anunció que una organización desarrolló un nuevo tipo de soja que beneficia al consumidor al ofrecer un perfil nutricional mejorado.

En las dos nuevas condiciones corporativas, el comunicado de prensa fue diseñado para que pareciera que provenía de una corporación agrícola llamada “Virens”, una compañía que fabricamos para el propósito de este estudio. En las dos condiciones del departamento de agricultura de la universidad, el comunicado de prensa se diseñó para que pareciera que procedía de la Facultad de Agricultura y Ciencias de la Vida de la Universidad de Pensilvania, un departamento que no existe.

El comunicado de prensa también incluyó una sección de "prácticas de investigación". En las condiciones de referencia (incluida la condición de corporación real, es decir, la condición 5), la sección de prácticas de investigación tenía texto del sitio web de la corporación real:

[Nombre de la organización] se compromete a asumir la responsabilidad de lograr los resultados. Este compromiso incluye:

  • Construyendo relaciones sólidas con nuestros socios externos
  • Tomando decisiones sabias y
  • Asumir la responsabilidad de lograr los resultados acordados.

“Nuestro equipo de investigación y desarrollo está dedicado a desarrollar semillas que faciliten el cultivo de hortalizas para los agricultores, al tiempo que satisfacen las necesidades de todos en la cadena de productos, incluidos los minoristas, el servicio de alimentos y los consumidores”.

En las dos condiciones abiertas y transparentes, la sección de prácticas de investigación incluyó un texto que redactamos con base en la información del Center for Open Science sobre prácticas de investigación abiertas y transparentes.

[Nombre de la organización] ahora se asocia con el Center for Open Science (COS), una organización sin fines de lucro dedicada a fomentar la integridad y reproducibilidad de la investigación científica. Como parte de esta asociación, [la organización] ha adoptado las directrices de investigación de COS. Nosotros ahora:

  • Registre previamente nuestros estudios de investigación (informando con anticipación lo que planeamos hacer)
  • Poner nuestros datos a disposición del público y
  • Explique todos nuestros métodos para analizar datos.

“Estas pautas tienen como objetivo garantizar que nuestra investigación defienda los valores de la integridad científica. Nos comprometemos a hacer que la información esté disponible, accesible y comprensible ".

La sexta condición (control de béisbol), no tenía información sobre prácticas de investigación. En cambio, discutió una próxima convención, incluida una lista de los oradores programados, las fechas en que se llevaría a cabo y la ubicación de la convención. La condición de control permitió determinar si las medidas de conocimiento y actitudes de los OGM (que ocurrieron después de la manipulación) fueron influenciadas por las manipulaciones (los comunicados de prensa) que discutieron los OGM. Consulte el apéndice C para ver comparaciones de productos transgénicos en diferentes condiciones. El Apéndice D contiene los comunicados de prensa utilizados en el experimento.

2.3 Variables dependientes

Nuestro estudio tuvo como objetivo examinar la influencia de nuestra manipulación sobre qué tan confiables los participantes encontraban la organización y sus investigadores. Queremos destacar que no estamos midiendo las demostraciones de confianza de los consumidores (por ejemplo, comportamientos como la compra de productos), sino sus percepciones de la organización y sus investigadores integridad. Operacionalizamos la confiabilidad de cuatro maneras: calificaciones explícitas de la credibilidad de la organización (p. Ej., "Qué tan creíble le parece ..."), calificaciones de la credibilidad del investigador (con subescalas de confianza en los investigadores para que tengan intenciones positivas, es decir, "benevolente", confiando en que los investigadores tengan experiencia, es decir, “competente” y no confiar en los investigadores, o ser escéptico de ellos), clasificaciones del conocimiento percibido del investigador y clasificaciones de la ética percibida del investigador. Estas formas de operacionalizar la confiabilidad se basan en investigaciones previas de Critchley [2008] y las teorías de la confianza epistémica, la credibilidad y las dimensiones de la cognición social [Fiske, Cuddy y Glick, 2007 Landrum, Eaves y Shafto, 2015 Pornpitakpan, 2004]. Describimos estas variables con más detalle a continuación.

Credibilidad de la organización. Nuestra primera medida de confiabilidad, la credibilidad de la organización, se creó al combinar dos calificaciones de la credibilidad de la organización en escalas de 0 a 100 en un índice promedio. El primer ítem preguntó qué tan creíble es la investigación que proviene de la organización (M = 6 0. 2 8, SD = 2 4. 1 4) y el segundo preguntó qué tan creíble es la propia organización (M = 5 9. 7 9, SD = 2 5, 7 6). Los dos elementos estaban altamente correlacionados (r =. 8 6 6, p & lt. 0 0 1) y mostraron relaciones similares con la educación, familiaridad con los OGM y percepción de la seguridad de los OGM.

Credibilidad del investigador. Nuestra segunda medida de confiabilidad se creó utilizando una escala de credibilidad del investigador que adaptamos de Critchley [2008]. Cada ítem fue calificado en una escala del 1 al 6, donde 6 indica mayor acuerdo. Ver apéndice D. Un análisis factorial reveló tres factores principales consistentes con Critchley [2008]: uno reflejó la confianza de los participantes en que los investigadores son competentes (por ejemplo, los investigadores están muy bien informados sobre sus áreas de especialización), uno reflejó la confianza de los participantes en que los investigadores son benevolentes (por ejemplo, los investigadores consideran cómo su investigación influye en la salud y el bienestar del público estadounidense), y la tercera refleja el escepticismo de los participantes hacia los investigadores (por ejemplo, los investigadores están motivados principalmente por intereses financieros). Usamos los ítems que se cargaron en cada factor para crear un índice promedio de cada factor: confiabilidad: competencia (M = 4. 6 8, SD = 0. 8 5) confiabilidad: benevolencia (M = 4. 2 5, SD = 1 . 0 6) y Escepticismo: no digno de confianza (M = 3. 3 9, SD = 0. 9 6). Para las dos escalas de confianza, las puntuaciones más altas indicaron una mayor confiabilidad percibida, y para la escala escéptica, las puntuaciones más altas indican menos confiabilidad percibida (más escéptico).

Ranking de investigadores. Nuestra tercera y cuarta medidas de confiabilidad se obtuvieron pidiendo a los sujetos que clasificaran un conjunto de 7 organizaciones (una de las cuales era la organización de prueba) sobre el conocimiento de los investigadores en lo que respecta a la investigación sobre los OGM (clasificación del conocimiento) y la ética de los investigadores. son cuando se trata de investigaciones sobre OMG (ranking ético). Las otras organizaciones enumeradas eran organizaciones científicas (por ejemplo, las Academias Nacionales de Ciencias), organizaciones sin fines de lucro, departamentos agrícolas universitarios y centros de investigación, grupos de defensa anti-OGM (por ejemplo, proyecto de no OGM, Asociación de Consumidores Orgánicos), agencias reguladoras ( por ejemplo, la Administración de Drogas y Alimentos) y corporaciones agrícolas (por ejemplo, DuPont, Syngenta). Tenga en cuenta que cuanto menor sea el número, mayor será la clasificación, de modo que 1 = mejor clasificado y 7 = último clasificado. Consulte la Tabla 2 para ver las clasificaciones medias y medianas colapsadas según la condición. Sin embargo, para nuestro análisis de regresión, codificamos de forma inversa las clasificaciones en puntuaciones (por ejemplo, convertimos una clasificación de 1 a una puntuación de 7 y, a la inversa, una clasificación de 7 a una puntuación de 1) de modo que la dirección de las relaciones sería más intuitivo: los puntajes más altos indican una mayor confiabilidad percibida. Estas dos clasificaciones, conocimiento y ética, sirvieron como nuestras variables dependientes para análisis posteriores.


Nuestra tercera hipótesis implicó examinar cómo las actitudes hacia los OMG influían en la confianza. Por lo tanto, incluimos una serie de ítems destinados a medir las actitudes hacia los OGM, las posiciones políticas de los participantes con respecto a los OGM y el conocimiento sobre los OGM. Ver el apéndice C. Para los ítems de actitud, preguntamos a los participantes si percibían que los OGM eran seguros, donde 4 era "Los OGM son tan seguros como los cultivos convencionales" y 0 era "Los OGM NO son tan seguros como los cultivos convencionales" (M = 1. 9 4, M ed = 2,0, SD = 1,19). También les preguntamos a los participantes una serie de elementos de riesgo y beneficio. Estos elementos se combinaron en un índice promedio de percepciones de riesgo de OGM (M = 1. 3 2, M edian = 1. 2 5, SD = 0. 5 5) y un índice promedio de percepciones de beneficios de OGM (M = 1. 3 1 , M edian = 1. 2 5, SD = 0. 5 6), ambos en una escala de 0,25 a 2,25. También les preguntamos a los participantes si deliberadamente evitan comer OGM (34% estuvo de acuerdo).

Con respecto a las posiciones políticas de los participantes sobre los OGM, les preguntamos a los participantes si la tecnología de OGM debería (a) prohibirse en todas las circunstancias, (b) prohibirse para fabricar artículos alimenticios, pero permitida para fabricar artículos no alimenticios, o (c) no debería prohibirse. Recodificamos esto en dos variables: una que representa si el participante cree en la prohibición de toda la tecnología transgénica (10,8% de la muestra) y otra que representa si el participante cree en prohibir solo los alimentos transgénicos (40,8% de la muestra). También preguntamos a los participantes si los OGM deberían etiquetarse (aproximadamente el 90% estuvo de acuerdo) y si la tecnología MG debería regularse (el 85% estuvo de acuerdo).

Con respecto al conocimiento de los participantes sobre los OGM, preguntamos cuánto dirían que habían escuchado o leído sobre los OGM en una escala de 1 (no mucho) a 5 (mucho M = 3. 1 1, SD = 1 .1 1). También preguntamos a los participantes cuál describe mejor el proceso utilizado para crear OMG. Aproximadamente el 10% pensó que la descripción de mutagénesis describía mejor el proceso de modificación genética, aproximadamente el 45% pensó que la edición de genes describía mejor el proceso de modificación genética, y el resto eligió la polinización cruzada (16%) o dijo que no sabía (27,4%). Codificamos de forma ficticia la variable de modo que tuviéramos una variable para quienes pensaban que era la descripción de mutagénesis y otra para quienes eligieron la descripción de edición de genes.

Es importante destacar que, aunque preguntamos estos elementos después de la manipulación experimental (para no influir en las respuestas de los participantes a los elementos de confianza al prepararlos para que piensen en sus puntos de vista hacia los OGM), no esperábamos que el conocimiento y las actitudes hacia los OGM variaran según en nuestra manipulación experimental. Para probar esto, comparamos cada uno de los ítems de conocimientos y actitudes en las seis condiciones, que incluían la condición de control de béisbol. Ninguna condición varió significativamente de la condición del béisbol, por lo que los participantes no estaban preparados para pensar en los transgénicos antes de responder las preguntas sobre conocimientos y actitudes. Estos análisis se informan en el apéndice C con la descripción de cada uno de los ítems.

3 resultados

Utilizamos modelos de regresión jerárquicos de mínimos cuadrados ordinarios (MCO) para probar por separado el efecto de nuestra manipulación experimental, así como la influencia de las actitudes, posiciones políticas y creencias sobre los OMG en cada una de las variables dependientes. 9 En MCO jerárquico, las variables independientes se ingresan en bloques para examinar su poder explicativo relativo. Ingresamos nuestras variables independientes en los siguientes bloques:

Bloque 1. Tipo de organización (universidad = 1 corporación = 0) Bloque 2. Prácticas de investigación (abiertas y transparentes = 1 línea de base = 0) Bloque 3. Actitudes hacia los OGM (opiniones sobre la seguridad, los riesgos, los beneficios y la evitación de los OGM) Bloque 4. Posiciones políticas de OGM (prohibición de la tecnología transgénica, prohibición de alimentos transgénicos, etiquetado de OGM, regulación de OGM) Bloque 5. Conocimiento sobre OGM (familiaridad, proceso: edición de genes, proceso: mutagénesis e identificación de consenso) y Bloque 6. Efecto de interacción entre tipo de organización y prácticas de investigación.

Consulte la Tabla 2 para ver los resultados de los análisis de regresión.


Efectos de manipulaciones experimentales. Según la hipótesis (H1), encontramos un efecto significativo del tipo de organización para cada una de las variables dependientes, de modo que los participantes que leyeron sobre el departamento de agricultura de la universidad encontraron que la organización era más confiable que los participantes que leyeron sobre una corporación. También encontramos apoyo parcial para nuestra segunda hipótesis (H2). La calificación general de la confiabilidad de la organización, la calificación del escepticismo hacia los investigadores y las clasificaciones relativas de conocimiento y ética variaron de tal manera que las organizaciones que se describieron como involucradas en prácticas de investigación más abiertas y transparentes se consideraron más confiables. Sin embargo, el uso de tales prácticas de investigación no tuvo un efecto significativo en las calificaciones de la competencia y benevolencia de los investigadores. 10

Efectos de las actitudes de los transgénicos. Las actitudes hacia los OGM también influyeron en las percepciones de confiabilidad de las organizaciones que investigan y desarrollan OGM (H3). Las percepciones de riesgos y beneficios influyeron en las percepciones de confiabilidad en la dirección anticipada: un mayor riesgo percibido predijo percepciones más bajas de confiabilidad y mayores beneficios percibidos predijeron una mayor confiabilidad percibida. 11 Las creencias sobre la seguridad de los OGM, por otro lado, solo predijeron parcialmente la confiabilidad: la percepción de la seguridad de los OGM se asoció positivamente con las calificaciones de confiabilidad de la organización y las calificaciones de competencia y benevolencia, se asoció marginalmente de manera positiva con la clasificación de los investigadores según el conocimiento y la ética. , y no se relacionó significativamente con el escepticismo hacia los investigadores.

Efectos de las posiciones y el conocimiento de las políticas de OMG. Los resultados con respecto a las posiciones políticas de OMG fueron mixtos. Los participantes que quisieran prohibir toda la tecnología transgénica o prohibir solo los alimentos transgénicos fueron más críticos (es decir, puntajes de escepticismo más altos) de los investigadores que desarrollan OGM. Sin embargo, las posiciones políticas sobre el etiquetado y la regulación de los OMG no estaban relacionadas con la confiabilidad, posiblemente porque no había mucha variación en estas posiciones. Del mismo modo, el conocimiento sobre los OMG tampoco estaba relacionado en su mayor parte con las percepciones de confiabilidad. La excepción es la familiaridad autoevaluada: las personas que informaron estar más familiarizadas con los OGM también se mostraron más escépticas con respecto a los investigadores que trabajan en OGM, menos propensos a calificar a esos investigadores como benevolentes y más propensos a dar a la organización que leyeron sobre clasificaciones más bajas (más altas). números como 6º y 7º versus números más bajos como 1º y 2º) tanto en conocimiento como en ética.

3.1 Análisis exploratorios

Aunque encontramos cierto apoyo para la hipótesis de que revelar prácticas de investigación abiertas y transparentes aumentaría la confiabilidad, estos hallazgos no fueron muy sólidos ni se mantuvieron en todas las variables dependientes. Una razón por la que los efectos de divulgar prácticas de investigación abiertas y transparentes no fueron más fuertes puede ser la falta de comprensión pública de los beneficios de las prácticas de investigación abiertas y transparentes. Aunque describimos tales prácticas en los comunicados de prensa de una manera que esperábamos que tuviera sentido para el público no especializado, es posible que nuestra muestra no haya estado segura de qué hacer con esta información. Para tener una idea de lo que la muestra sabía sobre la ubicuidad de prácticas tan abiertas y transparentes, les preguntamos a los participantes las siguientes dos preguntas cerca del final del experimento:

  1. Verdadero o falso (o inseguro): los científicos están generalmente Se requiere que publiquen sus datos públicamente, para que otros científicos puedan analizarlos y verificarlos (respuesta: falso) y
  2. Verdadero o falso (o inseguro): los científicos están NO requerido para especificar qué tipos de análisis van a hacer antes de recolectar sus datos, lo que les permite probar varias opciones diferentes antes de reportar sus resultados (ans: true).

El examen de las respuestas de los participantes sugiere que la gente no está realmente segura de qué prácticas son típicas. Con respecto al primer ítem sobre el intercambio de datos, solo el 19,8% de la muestra respondió correctamente que los científicos están no generalmente se requiere publicar datos, mientras que cerca de la mitad de la muestra (48,1%) pensó que los científicos están obligados a hacer esto (32% no estaba seguro). En cuanto al segundo ítem sobre especificar análisis por adelantado, solo el 31,6% de la muestra afirmó correctamente que los científicos no están obligados a especificar los tipos de análisis que van a realizar con antelación, mientras que el 28,3% afirmó que los científicos sí tienen que hacerlo y 40 % no estaba seguro. Es importante destacar que las manipulaciones experimentales no parecieron afectar las respuestas de los participantes a estos ítems: las pruebas de chi-cuadrado demuestran que las respuestas de los participantes no varían según la condición experimental a la que fueron asignados al azar (pregunta 1: χ 2 (8) = 1 1. 1 1, p =. 1 9 6 pregunta 2: χ 2 (8) = 8. 2 1, p =. 4 1 4). Ver figura 2.


Estos resultados sugieren que, al menos entre los de esta muestra y utilizando estas preguntas, las personas no están lo suficientemente familiarizadas con las prácticas de investigación abiertas y transparentes (o son conscientes de que aún no son la norma) para que el conocimiento de tales prácticas aumente drásticamente la confianza. Debería explorarse más a fondo el conocimiento de la gente sobre el proceso de la ciencia y sobre las prácticas de investigación abiertas y transparentes.

4. Discusión

La innovación de nuevos productos transgénicos puede incorporar prácticas de innovación responsable de al menos dos formas. Primero, incorporando valores públicos al desarrollar nuevas tecnologías y segundo, incorporando prácticas seguras por diseño en el desarrollo y prueba de nuevos productos GM, como aquellos que pueden ayudar a mitigar los efectos del sesgo humano (p. Ej., Conflicto de intereses) .

Si bien los valores públicos deben tenerse en cuenta al desarrollar nuevas tecnologías, para mantener dichos debates productivos, las partes interesadas deben centrarse en sopesar diferentes perspectivas de valor y gestionar el riesgo y no en temores desproporcionados exacerbados por la sospecha y la desinformación. De lo contrario, ceder ante temores injustificados frente a la nueva tecnología se parece menos a la innovación responsable que a la habilitación irresponsable. La incorporación de prácticas seguras por diseño en el desarrollo de productos modificados genéticamente puede fomentar un diálogo más productivo y eliminar las razones de sospecha de que la investigación sobre los OMG se vea influida negativamente por conflictos de intereses. Nuestro estudio encuentra apoyo para nuestra hipótesis de que una forma de aumentar de manera justificada las percepciones de confiabilidad de los investigadores y las organizaciones involucradas con la tecnología GM es informar cuando participan en prácticas de investigación abiertas y transparentes.

De acuerdo con estudios previos, el estudio actual encuentra que las personas confían más en las universidades, en contraposición a las corporaciones, para proporcionar investigación y desarrollo creíbles, informados y éticos de OGM. Además, las exenciones de responsabilidad de ciencia abierta en los comunicados de prensa pueden tener una influencia positiva, aunque pequeña y algo inconsistente, en la confiabilidad percibida. Por el contrario, las actitudes preexistentes hacia la seguridad, los riesgos y los beneficios de los OGM generalmente se asociaron con la confiabilidad percibida (conocimiento y comportamientos éticos) de los investigadores.

Aunque las exenciones de responsabilidad de ciencia abierta tuvieron algunos efectos positivos sobre la confiabilidad, nos sorprendió que los efectos no fueran mayores. Dos factores pueden haber limitado la influencia del descargo de responsabilidad abierto y transparente. En primer lugar, el descargo de responsabilidad es pequeño y se parece al material de un comunicado de prensa estándar. Por lo tanto, es posible que no haya captado suficientemente la atención de los participantes. La investigación futura podría examinar la influencia de señales visualmente más destacadas para la investigación abierta y transparente, como las insignias diseñadas por el Centro de Ciencia Abierta para adjuntar a artículos de investigación [COS, 2016]. Alternativamente, las investigaciones futuras deberían considerar el uso de un formato más tradicional para el consumo público que un comunicado de prensa, como un artículo de noticias, un anuncio impreso o un comercial. En segundo lugar, nuestros análisis exploratorios sugieren que los participantes pueden no estar familiarizados con la distinción entre prácticas abiertas y prácticas típicas. Una pluralidad de participantes pensó que el intercambio de datos ya era una práctica estándar en la investigación. Por lo tanto, la exención de responsabilidad abierta y transparente puede haberse interpretado en el sentido de que indica "negocios como siempre". Además, los beneficios de la preinscripción pueden no estar claros para los encuestados. Es probable que los peligros de ajustar los planes de análisis después de que se hayan recopilado y explorado los datos sean demasiado técnicos para ser una causa principal de desconfianza pública en las corporaciones que desarrollan OGM. Sin embargo, esta investigación destaca un beneficio potencial de participar en prácticas de investigación abiertas y transparentes: un aumento en la confianza del público. En las industrias en las que la opinión pública ejerce una presión considerable sobre los responsables de la formulación de políticas (p. Ej., Biotecnología agrícola), la capacidad de una organización para innovar se basa no solo en la calidad y los beneficios de la innovación, sino también en su capacidad para generar confianza pública [Hicks, 1995 Marcus, 2015 ].

La conveniencia de estas prácticas abiertas y transparentes está bien establecida. Como señaló Marcia McNutt, exeditora en jefe de Ciencias y actual presidente de las Academias Nacionales de Ciencias, Ingeniería y Medicina, “Nada importa más que una buena reputación en ciencia. Siempre tome el camino correcto y esfuércese por la apertura y la transparencia ”(Stanford Medicine News Center, 2016). Del mismo modo, un informe reciente de las Academias Nacionales de Ciencia, Ingeniería y Medicina (NASEM) recomienda que la investigación sobre impulso genético adopte la transparencia como un componente crucial del compromiso público [NASEM, 2016a].

Aunque está claro que las prácticas de investigación abiertas y transparentes plantean desafíos para la investigación corporativa y patrocinada por empresas [por ejemplo, Jasny et al., 2017], puede ser posible aplicarlas a algunos tipos de investigación (por ejemplo, pruebas de seguridad), incluso si razonablemente no se pueden aplicar a otros (por ejemplo, desarrollo de productos). Mars, Inc., fabricante de M & ampMs y Wrigley’s gum, anunció recientemente que no vincularían la financiación de la investigación a resultados específicos y respaldarían estudios que se pueden publicar libremente, independientemente de sus resultados [Prentice, 2018]. El vicepresidente de Asuntos Públicos de Mars, Inc., declaró que “no quieren participar en estudios dirigidos por la promoción que tan a menudo, y sobre todo por las razones correctas, han sido criticados” [Prentice, 2018].

Los innovadores en las áreas de biotecnología deben comprender las implicaciones sociales de su investigación. El desarrollo e implementación de estas tecnologías dependerá de un diálogo productivo con un público cauteloso. Informar sobre la incorporación de la apertura y la transparencia en las prácticas de investigación puede dar credibilidad y aumentar la probabilidad de que la investigación futura se perciba como una innovación responsable más que como una defensa de la industria.

Una muestra de información y criterios de exclusión

Los participantes de este experimento fueron reclutados por Research Now (RN), una empresa de recopilación de datos en línea, de su panel de consumidores de EE. UU. Los datos se recopilaron entre el 20 y el 27 de junio de 2016.

Para compensar a los participantes del panel, RN utiliza una escala de incentivos basada en la duración de la encuesta y el perfil de los panelistas. Los participantes del panel que se consideran “pobres en tiempo / ricos en dinero” reciben incentivos significativamente más altos por encuesta completa que el panelista promedio, por lo que participar es lo suficientemente atractivo como para que valga la pena la inversión de tiempo. Las opciones de incentivos permiten a los participantes del panel canjear entre una variedad de opciones, como tarjetas de regalo, programas de puntos y productos y servicios de socios.

Solicitamos una muestra de 1200 participantes. Para obtener esta muestra, RN envió un correo electrónico a 18,230 de sus panelistas, 1,761 abrieron el correo electrónico, 1,659 iniciaron la encuesta y 1,199 participantes fueron codificados como "completados". Los participantes que no fueron codificados como completos no fueron pagados y fueron excluidos del estudio.

Para ser codificado como “completo”, el participante tenía que cumplir con los siguientes criterios.

Primero, excluimos a los participantes que no hicieron clic hasta el final de la encuesta (los participantes podían omitir las preguntas que preferían no responder) y enviar sus respuestas (n = 346 participantes restantes = 1313).

En segundo lugar, excluimos a los participantes sospechosos de "apresurarse" en la encuesta (es decir, hacer clic en opciones aleatorias para completar la encuesta rápidamente y recibir su pago de incentivo). Como la encuesta fue diseñada para tomar de 20 a 25 minutos, y el tiempo medio de respuesta fue de 20 minutos, se excluyó a los participantes que tomaron menos de 7 minutos (n = 58) y a los participantes que tomaron menos de 10 minutos (pero más de 7) y También se excluyeron de la codificación como completas dos o más preguntas de verificación de lectura (n = 56) (muestra restante = 1.199).

Al codificar a los participantes como "completos", no tomamos en cuenta a los participantes que tardaron demasiado en completar la encuesta. Por lo tanto, se excluyeron del estudio 8 participantes que estaban 2 desviaciones estándar por encima del número promedio de minutos dedicados a responder la encuesta (Muestra original: M ean = 3 3. 5 7 minutos, M edian = 2 0. 0 5 minutos, SD = 1 3 4, 3 0). Además, también se excluyó a 94 participantes en las dos condiciones abiertas y transparentes que pasaron por alto el elemento de verificación de manipulación (es decir, reconociendo que la organización participaba en prácticas de investigación abiertas y transparentes). La muestra final utilizada para el análisis consistió en 1097 participantes.


Prueba B para diferencias demográficas entre condiciones

Debido a que la asignación aleatoria no garantiza que las personas de diferentes grupos demográficos se distribuyan uniformemente entre las condiciones, probamos para asegurarnos de que cada variable demográfica no variara entre las seis condiciones. Para hacer esto, usamos ANOVA de una vía para probar las variables continuas (educación, edad, religión, ideología e ingresos) y análisis de chi-cuadrado para probar las variables binarias (género, hispano / latino, negro). No se encontraron diferencias.


La lista maestra de revistas incluidas en esta base de datos se puede encontrar en el sitio web de Thomson Scientific (http://www.scientific.thomson.com/mjl/). La exclusión de aquellos que no han tenido éxito recientemente en la obtención de financiamiento para su trabajo y / o en la aceptación de artículos en revistas revisadas por pares no es una limitación importante, ya que el propósito de nuestro estudio fue documentar las perspectivas de investigadores activos, es decir. , aquellos investigadores cuyo trabajo fue identificado y apoyado a través de decisiones de revisión por pares. Las limitaciones de la revisión por pares son un tema interesante en la sociología de la ciencia, aunque completamente fuera del alcance de este estudio.

La limitación para los investigadores estadounidenses se debió a varias razones. En primer lugar, este proyecto era parte de un esfuerzo más amplio centrado en la formación de la opinión pública estadounidense, y queríamos datos comparables para la comunidad científica estadounidense. En segundo lugar, no conocemos ninguna forma de verificar que la base de datos ISI, aunque internacional en audiencia y alcance, proporciona una cobertura equivalente de investigaciones realizadas fuera de los EE. UU., Lo que podría haber representado una distorsión significativa si la hubiéramos utilizado para tratar de caracterizar las perspectivas. de investigadores no estadounidenses y estadounidenses.

Sin embargo, las medias de los factores para factores compuestos por diferentes números de elementos no se pueden comparar directamente, a menos que se dividan por el número de elementos incluidos. Además, al combinar variables, no ponderamos las variables individuales por sus puntuaciones factoriales.


Introducción

Se ha prestado cada vez más atención a la comprensión de cómo la gente común explica los desacuerdos entre científicos. Estos esfuerzos han sido impulsados ​​por preocupaciones de que las percepciones legas de las disputas científicas puedan socavar la credibilidad científica, fomentando la incomprensión de cómo opera la ciencia y / o llevando a las personas a ignorar los consejos científicos (por ejemplo, [1, 2, 3, 4]). Como detallamos a continuación, la literatura hasta el momento no ha convergido sobre las razones que ofrecen los laicos para las disputas intracientíficas, y menos aún sobre qué competencias, creencias, actitudes y factores demográficos se asocian a favorecer una razón sobre otra.

En un intento de proporcionar más estructura para esta pregunta continua, informamos los resultados de dos estudios. La primera gran contribución de este trabajo fue producir una medida psicométricamente confiable de los motivos de disputas científicas para su uso con muestras estadounidenses. La segunda gran contribución fue probar una amplia gama de posibles correlaciones de diferencias individuales de las percepciones de la razón laica en diversos temas de disputas. Este trabajo es necesario para comprender cómo las razones lejanas de las disputas científicas pueden converger o divergir entre situaciones o individuos. Encontramos que varios factores, incluido el conocimiento científico, la credibilidad percibida de la ciencia, la ideación conspiracionista y la ideología política predicen las Razones de la disputa científica dependiendo de la disputa científica específica en cuestión.


Observaciones analíticas

Al igual que algunas tecnologías anteriores y actualmente emergentes, la combinación de los impulsores genéticos de riesgos y beneficios importantes genera controversias. Debido a que involucrarían la liberación de OGM al aire libre, es útil una comparación con los debates sobre los OGM agrícolas durante los últimos veinticinco años.

La gobernanza y la política emergentes de los impulsores genéticos se asemejan a las de los transgénicos agrícolas en cuatro características importantes. Primero, los países industrializados han adoptado posiciones similares con respecto a los dos conjuntos de tecnologías. Estos son evidentes en una división entre la anglosfera y Europa (Paarlberg 2009 Pollack y Shaffer 2009). Estados Unidos regula los productos agrícolas con base en sus características, incluida la evaluación científica de sus riesgos físicos y ambientales, no en los procesos a través de los cuales fueron creados. Australia, Canadá y Nueva Zelanda también han aprobado numerosos OGM agrícolas, aunque su uso en esos países ha sido sustancialmente menor que en los Estados Unidos. Estados Unidos, que no es parte del CDB, es el hogar de la mayoría de las investigaciones sobre impulsos genéticos, mientras que Canadá y, en menor medida, Australia y Nueva Zelanda, han impulsado constantemente posiciones liberales en las COP del CDB. En contraste, la UE asume una postura restrictiva hacia los OGM agrícolas, prohibiéndolos de facto. Con respecto a los impulsores genéticos, el compromiso propuesto por la UE en la COP del CDB de 2018 todavía era bastante prohibitivo. Los líderes europeos parecen tener poco que perder políticamente al expandir sus políticas biotecnológicas restrictivas a los impulsores genéticos: la mayoría de las enfermedades transmitidas por insectos han sido erradicadas allí, su industria biotecnológica es relativamente pequeña y esta posición restrictiva puede satisfacer a los grupos ambientales nacionales "verdes".

En segundo lugar, la mayoría de los activistas y organizaciones de defensa que se resisten a los impulsores genéticos también se opusieron a los transgénicos en las décadas de 1990 y 2000. De hecho, recientemente han cambiado su retórica para enfatizar más enérgicamente la similitud de las OGD con los OGM agrícolas y sus riesgos para la agricultura (por ejemplo, ETC Group 2018 ETC Group y Heinrich Böll Foundation 2018). Esto es comprensible, ya que estos actores políticos lograron un éxito sustancial con los OGM agrícolas.

En tercer lugar, los debates sobre el impulso genético se desarrollan en los mismos foros intergubernamentales que los de los OMG agrícolas. Los afiliados al CDB son centrales, con la UICN secundarios. El hecho de que el CDB, en lugar de, por ejemplo, la acción de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, sea el instrumento dominante para la gobernanza internacional de los OMG agrícolas, es un accidente histórico, ya que el uso de la biotecnología al aire libre surgió coincidentemente con un impulso renovado para la conservación de la diversidad biológica a principios de la década de 1990. Como consecuencia, el CDB es el principal acuerdo multilateral existente que podría regir el uso de las OGD.

Finalmente, los entendimientos divergentes de la precaución han jugado un papel central en cómo los actores estatales y no estatales han respondido tanto a los OGM agrícolas como a los impulsores genéticos. Estados Unidos generalmente rechaza el enfoque de precaución, mientras que la UE ha adoptado formalmente un principio de precaución (Bodiguel y Cardwell 2009 Comisión de las Comunidades Europeas 2000). Como se señaló, el primero tiene un régimen regulatorio relativamente permisivo para los OGM y apoya la investigación y el desarrollo de los impulsores genéticos, mientras que el segundo restringe los OGM agrícolas y ha tratado de hacerlo también para los impulsores genéticos. Además, las organizaciones activistas que se oponen al desarrollo de los impulsores genéticos invocan repetida y firmemente la precaución en su retórica. El resultado es evidente en el énfasis en el enfoque de precaución en las decisiones de las COP del CDB y, en menor grado, en los resultados de la UICN (por ejemplo, Redford et al. 2019).

Al mismo tiempo, la política de los impulsores genéticos y de los OGM agrícolas difiere en cinco aspectos clave. Por un lado, durante los debates sobre OMG agrícolas, los científicos se mantuvieron en gran medida callados y políticamente al margen, especialmente al principio. Quizás habiendo aprendido de esa experiencia, en la que las afirmaciones de los activistas y los entendimientos populares divergieron significativamente de la evidencia científica emergente, los investigadores de los impulsos genéticos, así como los organismos científicos como la Royal Society, ahora están asumiendo roles proactivos con los impulsos genéticos.

En segundo lugar, aunque las organizaciones activistas que se resisten a los impulsores genéticos se opusieron a los transgénicos agrícolas en el pasado, lo contrario no es cierto. De hecho, la mayoría de las principales organizaciones de defensa del medio ambiente, que pueden ser el comodín en los debates sobre gobernanza, hasta ahora han guardado silencio sobre los impulsores genéticos, y al menos uno de esos grupos, Island Conservation, apoya su investigación y desarrollo.

En tercer lugar, y algo relacionado, los dos conjuntos de biotecnologías tienen diferentes implicaciones para la conservación de la diversidad biológica, o al menos las percepciones de la misma. Los OGM agrícolas se entendieron en gran medida como solo una amenaza para la biodiversidad (aunque han tenido beneficios modestos, como la reducción del uso de plaguicidas). Los impulsores genéticos, como se enfatiza aquí, pueden ser un medio esencial para proteger especies amenazadas. Sin embargo, a lo largo de las recientes discusiones internacionales sobre la gobernanza de las OGD, sus usos para la conservación de la biodiversidad se han visto ensombrecidos en gran medida por su potencial para erradicar las enfermedades transmitidas por vectores.

En cuarto lugar, las funciones del sector privado en estas biotecnologías son distintas. Los OGM agrícolas fueron desarrollados y promovidos principalmente por grandes empresas que buscaban obtener ganancias. Por el contrario, el sector privado ha estado casi completamente ausente de la investigación y el desarrollo de los impulsores genéticos. Esto puede explicarse por el hecho de que, a diferencia del caso de los OGM agrícolas, las decisiones sobre el uso de OGD, así como la financiación para hacerlo, probablemente provengan del sector público (Mitchell et al. 2018). Por tanto, hay pocas oportunidades de beneficiarse de lo que equivaldría a programas de obras públicas, como la erradicación de enfermedades en países relativamente pobres.

Por último, y quizás lo más importante, las posiciones de los países en desarrollo, especialmente los más pobres de África, son ahora diferentes. En las décadas de 1990 y 2000, generalmente rechazaron los OGM agrícolas o limitaron su uso al algodón, con el fin de mantener los mercados de exportación de alimentos en Europa y debido a la influencia de organizaciones activistas con sede en países ricos (Paarlberg 2009). Este bloque de países fue fundamental para redactar, aprobar y ratificar el lenguaje relativamente restrictivo del Protocolo de Cartagena. Pero, como se describe, la Unión Africana ha trabajado en las COP del CDB para garantizar que los impulsores genéticos puedan investigarse y desarrollarse. Esto se debe en gran parte al flagelo de la malaria, la quinta causa principal de muerte en África (OMS sin fecha). Esto parece crear un conjunto de incentivos claramente diferente para los estados africanos.

De cara al futuro, es probable que los asuntos de gobernanza internacional dominen cada vez más las conversaciones sobre la investigación, el desarrollo y el posible uso de las GDO. Sin embargo, la elaboración e implementación de la gobernanza, especialmente en las instituciones legales intergubernamentales, puede resultar difícil. Como mínimo, debido a que la biotecnología se ha enmarcado hasta la fecha como solo una amenaza para la biodiversidad, cualquier argumento en contrario debe superar la inercia discursiva asociada. Las incertidumbres con respecto a las capacidades y los riesgos de los impulsores genéticos son actualmente grandes, aunque presumiblemente podrían reducirse mediante la investigación. Las percepciones de los impulsos genéticos pueden polarizarse, quizás con diferencias significativas entre expertos y legos. En este sentido, Thiele afirma en este número: “La controversia [entre críticos y defensores] está alimentada por la paradoja de la ingeniería de la naturaleza para salvarla (p. 1)”.

Específicamente, se podría decir que el régimen del CBD no se ajusta bien a las GDOs (Academias Nacionales de Ciencias, Ingeniería y Medicina 2016, 164–166). Por un lado, sus objetivos incluyen la conservación de la diversidad biológica pero no la mejora del bienestar humano (aunque la disposición única del CDB sobre organismos vivos modificados toma "en cuenta los riesgos para la salud humana" 34). Por otro lado, como se señaló, su regulación de los OGM parece ser una consecuencia de una sincronización temporal. Y aunque el énfasis del CDB en la precaución puede haber sido apropiado en ese momento, cuando los OGM parecían más inciertos, ahora parece estar fuera de sintonía con la evidencia empírica actual. Sin embargo, la consideración a corto plazo de la gobernanza de las OGD probablemente persistirá en las instituciones del CDB. Se justifica un foro diferente. Esto podría estar centrado en el estado, como un esfuerzo conjunto de la OMS y la Asamblea de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente. Alternativamente, dada la incertidumbre y la impugnación, una no estatal — por ejemplo, un panel de diversos expertos y partes interesadas — puede estar en mejores condiciones para superar algunos de los desafíos políticos.

Esto apunta hacia una tensión desafiante para la gobernanza, en la que las OGD podrían ofrecer tanto beneficios como riesgos para la biodiversidad (Boëte 2018 Sandler 2017). De hecho, los impulsores genéticos y las tecnologías relacionadas podrían constituir un cambio de paradigma en la biología de la conservación, en el que la preservación de las especies naturales y los ecosistemas —que tal vez ya no sea posible— y la minimización de los impactos humanos dan paso a su gestión intencional para adaptarlos a nuevas condiciones. Por ejemplo, la IPBES (2019, 5, 8) concluye: “Los objetivos para conservar y utilizar de manera sostenible la naturaleza y lograr la sostenibilidad ... solo pueden lograrse mediante cambios transformadores en los factores económicos, sociales, políticos y tecnológicos [entre los que se encuentran] garantizar innovación tecnológica y social ”.

En última instancia, esta política de gobernanza de las GDO es una manifestación de una lucha más amplia con respecto a las tecnologías emergentes entre aquellos preocupados por la sostenibilidad. Muchos ambientalistas se resisten a estas tecnologías cuando están centralizadas, son invisibles, relativamente desconocidas y están bajo el control de otros, como la energía nuclear, la geoingeniería climática (Reynolds 2019) y los impulsores genéticos. Sin embargo, en un eco persistente del principio de "lo pequeño es hermoso" del movimiento, los ambientalistas a menudo adoptan rápidamente aquellos que son descentralizados, visibles, relativamente familiares y bajo el control de los consumidores, como los paneles solares, el aislamiento y los automóviles eléctricos. El que procedamos con tecnologías en disputa es, hasta cierto punto, político. Sin embargo, si podemos conservar la diversidad biológica y mejorar el bienestar de los pueblos del mundo con tecnologías descentralizadas es en gran medida una cuestión empírica.


Alimentos genéticamente modificados: conocimiento y actitud de profesores y estudiantes

Los conceptos detrás de la tecnología de modificación genética de organismos y sus aplicaciones son complejos. Una diversa gama de opiniones, la preocupación pública y el considerable interés de los medios de comunicación acompañan al tema. Este estudio explora el conocimiento y las actitudes de los profesores de ciencias y los estudiantes de biología de la secundaria superior sobre la aplicación de una tecnología en rápida expansión, la ingeniería genética, a la producción de alimentos. Los resultados indicaron una diferencia significativa en la comprensión de los conceptos relacionados con los alimentos modificados genéticamente entre profesores y estudiantes. Las ideas más comunes sobre los alimentos modificados genéticamente eran que las plantas cruzadas y las plantas modificadas genéticamente no son lo mismo, los organismos modificados genéticamente se producen insertando un gen extraño en una planta o animal y son de alto rendimiento. Más profesores pensaban que los alimentos modificados genéticamente no eran seguros para el medio ambiente. Tanto los profesores como los estudiantes mostraron varios conceptos erróneos, por ejemplo, las proteínas pesticidas producidas por organismos transgénicos tienen efectos indirectos a través de la bioacumulación, inducen la producción de proteínas alérgicas, la ingeniería genética es la producción de nuevos genes, las plantas transgénicas son tamices con fugas y es más probable que los transgenes introgresar en especies silvestres que en especies mutadas. En general, más estudiantes vieron los beneficios, mientras que los profesores se mostraron cautelosos acerca de las ventajas de los alimentos modificados genéticamente.

Esta es una vista previa del contenido de la suscripción, acceda a través de su institución.


Referencias

Barbieri, M. (2010). Sobre el origen del lenguaje Un puente entre la biolingüística y la biosemiótica. Biosemióticos, 3, 201–223.

Bębenek, A. y Ziuzia-Graczyk, I. (2018). Genética actual. 64: 985–996. https://doi.org/10.1007/s00294-018-0820-1.

Bos, J., Zhang, Q., Vyawahare, S., Rogers, E., Rosenberg, S. M. y Austin, R. (2015). Aparición de resistencia a antibióticos a partir de filamentos bacterianos multinucleados. Proc. Natl. Acad. Sci. Estados Unidos, 112, 178–183.

Boyle, E. A. L., Li, Y. I. y Pritchard, J. K. (2017). Una visión ampliada de los rasgos complejos: de poligénicos a omnigénicos. Celda, 169, 1177–1186.

Chen, H., Yang, P., Chu, X., Huang, Y., Liu, T., Zhang, Q., Li, Q., Hu, L., Waqas, Y., Ahmed, N., y Chen, Q. (2016). Evidencia celular de secreción de exosomas a nanoescala e interacciones con espermatozoides en el epidídimo de la tortuga china de caparazón blando, Pelodiscus sinensis. Oncotarget, 7(15), 19242–19250.

Churchill, F.B. 2015. August Weismann: desarrollo, herencia y evolución. Prensa de la Universidad de Harvard.

Cobb, M. (2017). Hace 60 años, Francis Crick cambió la lógica de la biología. PLoSBiol, 15(9), e2003243.

Corning, P. (2020). Más allá de la síntesis moderna: un marco para una síntesis biológica más inclusiva. Progreso en Biofísica y Biología Molecular., 153, 5–12.

Cossetti, C., Lugini, L., Astrólogo, L., Saggio, I., Fais, S. y Spadafora, C. (2014).Transmisión de ARN de soma a línea germinal en ratones xenoinjertados con células tumorales humanas: posible transporte por exosomas. PLoS One, 9(7), e101629.

Coyne, J. A. (2009). Por qué la evolución es verdadera. Oxford: Prensa de la Universidad de Oxford.

Coyne, J. A. (2014) ¿Qué idea científica está lista para la jubilación? https://www.edge.org/response-detail/25381

Crick F.H.C. (1958). Sobre la síntesis de proteínas. Symp Soc Exp Biol.12: 138-163. pmid: 13580867.

Crick, F. H. C. (1970). Dogma central de la biología molecular. Naturaleza, 227, 561–563.

Darwin, C. (1859). Sobre el origen de las especies mediante la selección natural o la conservación de razas favorecidas en la lucha por la vida 1859. Londres: John Murray.

Darwin, C. (1868). La variación de animales y plantas bajo domesticación.. Londres: John Murray.

Darwin, C. (1871). La descendencia del hombre y la selección en relación con el sexo (pág.1871). Londres: John Murray.

Dawkins, R. (1976). El gen egoísta. Oxford: OUP.

Dawkins, R. (2016). El gen egoísta, 40 th Edición de aniversario. Oxford: OUP.

Dawkins, R. (1981). En defensa de los genes egoístas. Filosofía, 56, 556–573.

Dawkins, R. 1986. El relojero ciego. Norton.

Edelstein, L.R., Smythies, J.R., Quesenberry, P.J. & amp Noble, D (Eds) 2019. Exosomas: un compendio clínico. Elsevier.

Filippi, P. (2015). Antes de babel: las raíces evolutivas del lenguaje humano. En K. Kull y S. J. Cowley (Eds.), Velmezova, E (págs. 191-204). Perspectivas biosemióticas sobre el lenguaje y la lingüística: Springer.

Futuyma, D. y Kirkpatrick, M. (2018). Evolución. 4a edición 2018: Sinaur Associates y Oxford University Press.

Gilbert, N. y Ramsahaye, B. (2005). La relación entre la estructura de la cromatina y la actividad transcripcional en genomas de mamíferos. Briefings en genómica funcional y proteómica., 4, 129–142.

Ginsburg, S. y Jablonka, E. (2010). La evolución del aprendizaje asociativo: un factor en la explosión cámbrica. Revista de biología teórica, 266, 11–20.

Ginsburg, S. y Jablonka, E. (2019). La evolución del alma sensible. El aprendizaje y los orígenes de la conciencia. Prensa del MIT.

Gluckman, P. y Hanson, M. (2011). La matriz fetal: evolución, desarrollo y enfermedad. Cambridge: Cambridge University Press.

Heijmans, B. T., Tobi, E. W., Stein, A. D., Putter, H., Blauw, G. J., Susser, E. S., Slagboom, P. E. y Lumey, L. H. (2008). Diferencias epigenéticas persistentes asociadas con la exposición prenatal a la hambruna en humanos. PNAS, 105, 17046-17049. https://doi.org/10.1073/pnas.0806560105.

Hendlin, Y.H. 2020. El giro humano en biosemiótica. En Lackova, L.Rodríguez, C.J. & amp Kull, K. 2020. Encuentros en Biosemiotics XX. Prensa de la Universidad de Tartu. Pp 50-71.

Heng, H. (2019). Caos del genoma. Repensar la genética, Evolución y Medicina Molecular. Elsevier.

Hoffmeyer, J. (2002). El dogma central: una broma que se hizo realidad. Semiotica, 138(1/4), 1–13.

Hopfield, J. J. (1974). Revisión cinética: un nuevo mecanismo para reducir errores en procesos biosintéticos que requieren alta especificidad. Actas. Academia Nacional de Ciencias. Estados Unidos de América, 71(10), 4135–4139. https://doi.org/10.1073/pnas.71.10.4135.

Huxley, J. S. (1942). Evolución. Allen y Unwin: la síntesis moderna.

Jacob F., Monod J., 1961. Mecanismos reguladores genéticos en la síntesis de proteínas. J. Mol. Biol. 3: 318–356. [PubMed] [Google Académico].

Kull, K. (2018). Elección y aprendizaje: la semiosis significa elección. Estudios de sistemas de signos, 46, 452–466.

Kupiec, J.-J. (1983). Una teoría probabilística para la diferenciación celular, la mortalidad embrionaria y la paradoja del valor c del ADN. Especulaciones en ciencia y tecnología, 6, 471–478.

Kupiec, J.-J. (2009). El origen de los individuos. World Scientific.

Kupiec, J.-J. (2020). Una teoría probabilística para la diferenciación celular, la mortalidad embrionaria y la paradoja del valor c del ADN. Organismos. Revista de Ciencias Biológicas, 4(1), 8-10. https://doi.org/10.13133/2532-5876/16955.

Lakoff, G. y Johnson, M. (1980). Metáforas por las que vivimos. Chicago: Prensa de la Universidad de Chicago.

Lavitrano, M., Busnelli, M., Cerrito, M. G., Giovannoni, R., Manzini, S. y Vargiolu, A. (2006). Transferencia de genes mediada por espermatozoides. Reproducción, fertilidad y desarrollo, 18, 19–23.

Lee, Y. H., Mayer, C., Noble, D. y amp Vines, D. (2019). Contra la hegemonía de las microfundaciones: Cooperación en biología, empresa y economía. Foro de Biología Teórica, 112, 53–77.

Li, Z., Woo, C. J., Iglesias-Ussel, M. D., Ronai, D. y Scharff, M. D. (2014). La generación de diversidad de anticuerpos mediante hipermutación somática y recombinación de cambio de clase. Desarrollo de genes y amplificador, 18, 1–11.

Menzel, Randolf (2003). Crear presencia al tender un puente entre el pasado y el futuro: el papel del aprendizaje y la memoria para la organización de la vida. En: Kühn, Reimer Menzel, Randolf Menzel, Wolfram Ratsch, Ulrich Richter, Michael M. Stamatescu, Ion-Olimpiu (eds.), Adaptación y aprendizaje: un debate interdisciplinario. Berlín: Springer, 59–70.

McClintock, B. (1984). La importancia de las respuestas del genoma al desafío. Ciencia, 226, 792–801.

Ninio, J. (1975). Amplificación cinética de la discriminación enzimática. Biochimie., 57(5), 587–595. https://doi.org/10.1016/S0300-9084(75)80139-8.

Noble, D. (1960). Potenciales de acción cardíaca y marcapasos basados ​​en las ecuaciones de Hodgkin-Huxley. Naturaleza, 188, 495–497.

Noble, D. (1962). Una modificación de las ecuaciones de Hodgkin-Huxley aplicables a la acción de la fibra de Purkinje y los potenciales de marcapasos. Revista de fisiología, 160, 317–352.

Noble, D. (2012). Una teoría de la relatividad biológica. Enfoque de interfaz, 2, 55–64.

Noble, D. (2016). Baila al son de la vida. Relatividad biológica. Cambridge: Cambridge University Press.

Noble, D. (2017). Información digital y analógica en organismos. En S. I. Walker, P. C. W. Davies y G. F. R. Ellis (Eds.), De la materia a la vida: información y causalidad. Cambridge: CUP.

Noble, D. (2018). ¿Dogma central o debate central? Fisiología, 33, 246–249. https://doi.org/10.1152/physiol.00017.2018.

Noble, D. (2019). Exosomas, Gemmules, pangenesis y Darwin, en (Edelstein, L.R., Smythies, J.R., Quesenberry, P.J. & amp Noble, D (Eds) Exosomas: un compendio clínico. Elsevier. Pp 487-501.

Noble, D. (2020). El corazón sorprendente revisitado: una historia temprana de la corriente divertida con lecciones modernas. Avances en Biofísica y Biología Molecular. https://doi.org/10.1016/j.pbiomolbio.2020.07.010.

Noble, D. y Hunter, P. (2020). Cómo vincular la genómica a la fisiología a través de la epigenómica. Epigenómica, 12, 285–297.

Noble, R. y Noble, D. (2017). ¿Estaba ciego el relojero? ¿O era tuerta? Biología, 6, 47. https://doi.org/10.3390/biology6040047.

Noble, R. y Noble, D. (2018). Aprovechando la estocasticidad. Cómo los organismos toman decisiones. Caos, 28, 106309. https://doi.org/10.1063/1.5039668.

Noble, R., Tasaki, K., Noble, P. J. y Noble, D. (2019). La relatividad biológica requiere causalidad circular pero no simetría de causalidad: entonces, ¿dónde, qué y cuándo están los límites? Parte delantera. Physiol, 10, 827.

Noble, R. y Noble, D. (2020). ¿Pueden las razones y los valores influir en la acción? ¿Cómo podría funcionar fisiológicamente la agencia intencional? Revista de Filosofía General de la Ciencia. https://doi.org/10.1007/s10838-020-09525-3.

Normandin, S. y Wolfe, C.T. 2013. El vitalismo y la imagen científica en las ciencias de la vida posteriores a la Ilustración, 1800-2010. Springer Science and Business Media.

Odegard, V. H. y Schatz, D. G. (2006). Orientación de la hipermutación somática. Nat. Rev. Immunol., 8, 573–583.

Peluffo, A. E. (2015). El “programa genético”: detrás de la génesis de una metáfora influyente. Genética, 200, 685–696. https://doi.org/10.1534/genetics.115.178418.

Pigliucci, M & amp Müller, G. (2010) Evolución: La síntesis extendida. MIT Press.

Rechavi, O. et al. (2014). Herencia transgeneracional inducida por inanición de ARN pequeños en Caenorhabditis. elegans. Celda, 158: 2 (277-287). https://doi.org/10.1016/j.cell.2014.06.020.

Santos, L.R. y Rosati, A.G. (2015). Las raíces evolutivas de la toma de decisiones humana, Ana. Rev. Psychol. 66, 321–347 (2015).

Saribasak, H. y Gearhart, P. (2012). ¿Se produce la reparación del ADN durante la hipermutación somática? Seminarios de inmunología, 24, 287–292.

Shapiro, J. A. (2011). Evolución: una mirada desde el 21 S t siglo. Río Upper Saddle: Pearson Education Inc ..

Shapiro, J. A. (2017). Acción biológica en la evolución del genoma de lectura-escritura. Enfoque de interfaz, 7, 20160115.

Shapiro, J. A. y Noble, D. (2021). El movimiento de síntesis posmoderno en la evolución de los organismos. Progreso en biofísica y biología molecular En prensa.

Simmers, J. (2016). La neuroetología de la depredación y el escape. Oxford: Wiley.

Spadafora, C. (2018). La hipótesis del “campo evolutivo”. La herencia transgeneracional no mendeliana media la diversificación y la evolución. Progreso en biofísica y biología molecular, 134, 27–37.

Tønnessen, M. (2010). Tierra de lobos. Biosemióticos, 3, 289–297.

Tønnessen, M. (2015a). El proyecto del glosario biosemiótico: Agente, agencia. Biosemióticos, 8, 125–143.

Tønnessen, M. (2015b). Umwelt y lenguaje. En Velmezova, E., Kull, K., Cowley, S.J. (Eds) Perspectivas biosemióticas sobre el lenguaje y la lingüística. Saltador. Páginas. 77–96.

Waddington, C. 1957. 2014. La estrategia de los genes. Londres: Allen y Unwin.

Watson, J.D. 1968. The double Helix. Weidenfeld y Nicholson.

Winters, A. M. (2018). Introducción: Un enfoque estructural e histórico para comprender los avances en la teoría evolutiva. Biosemióticos., 11, 167–180.


Ver el vídeo: Ingeniería genética - gran potencial, grandes peligros (Enero 2022).