Información

¿Por qué las enfermedades del agua del grifo de los países en desarrollo afectan más a las personas de los países desarrollados?

¿Por qué las enfermedades del agua del grifo de los países en desarrollo afectan más a las personas de los países desarrollados?


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Mis hermanos y yo fuimos al extranjero a un país que no tiene agua potable del grifo, pero no lo sabíamos en ese momento, ya que la gente que vivía allí solía beberla todo el tiempo sin problemas.

Un día, todos decidimos beber un vaso de agua del grifo y todos terminamos en un hospital y estuvimos muy enfermos (no estoy seguro de lo que teníamos como hace un tiempo). Nos dijeron que se debía al agua del grifo y nos aconsejaron que solo bebiéramos agua embotellada en el futuro, ya que el agua del grifo no es segura.

Mi pregunta es, ¿por qué el agua del grifo solo nos afectó a nosotros, pero estaba bien para beber para los residentes allí? ¿Es quizás porque nuestros cuerpos están acostumbrados a limpiar el agua del grifo?


Puede esperar que alguien que bebe de una fuente de agua con regularidad desarrolle inmunidad a los patógenos en esa fuente de agua al estar expuesto repetidamente a ellos.

Sin embargo, no es correcto decir que el agua potable de mala calidad afecta principalmente a los turistas. Afecta principalmente a las personas que beben esa agua, especialmente a los niños. La inmunidad tiene un costo. Algunos ejemplos de estadísticas de Wikipedia:

Entre 2000 y 2003, 769.000 niños menores de cinco años en África subsahariana murieron cada año por enfermedades diarreicas.

En el sur de Asia, 683.000 niños menores de cinco años murieron cada año por enfermedades diarreicas entre 2000 y 2003. Durante el mismo período, en los países desarrollados, 700 niños menores de cinco años murieron por enfermedades diarreicas.

Y de QUIÉN:

El agua contaminada puede transmitir enfermedades como la diarrea, el cólera, la disentería, la fiebre tifoidea y la poliomielitis. Se estima que el agua potable contaminada causa 485 000 muertes por diarrea cada año.

Estas estadísticas entran en conflicto un poco, y no iré demasiado lejos en las razones ni trataré de identificar el número correcto. Creo que todos son suficientes para identificar esto como un problema sustancial en el mundo.

Las respuestas a las enfermedades varían entre las personas por todo tipo de razones, incluida la genética, la salud general en ese momento (por ejemplo, alguien bien alimentado o mal alimentado) y el acceso a la atención y el tratamiento médicos. Algunos también se pueden sumar como efectivamente "suerte". En un escenario hipotético, podría exponer a 100 personas a un patógeno, y de esas 100, muchas pueden enfermarse gravemente y algunas mueren. Los sobrevivientes pueden tener inmunidad futura al mismo patógeno, pero sería incorrecto decir que la población en su conjunto no se ve afectada por él, solo está mirando a las personas que sobrevivieron.


Desigualdad del agua

La falta de agua potable y saneamiento adecuado afecta a países de todo el mundo.

Antropología, Biología, Salud, Conservación, Geografía, Geografía humana, Estudios sociales

Mujer del cubo de agua

Una mujer lleva baldes llenos de agua en un pequeño pueblo del norte de la India. En las regiones donde el agua dulce debe obtenerse de fuentes fuera del hogar, la carga de buscar y transportar agua recae en gran medida sobre las mujeres.

Fotografía de Sean Gallagher

Más del 70 por ciento de la superficie de la Tierra y los rsquos está cubierta de agua, sin embargo, la falta de acceso a agua limpia es uno de los desafíos más urgentes de nuestro tiempo. A partir de 2015, el 29 por ciento de las personas en todo el mundo sufren de falta de acceso a agua potable gestionada de forma segura. Más del doble de ese número está en riesgo de contaminación del agua debido a una gestión inadecuada de las aguas residuales. La mala calidad del agua afecta varios aspectos de la sociedad, desde la propagación de enfermedades hasta el crecimiento de los cultivos y la mortalidad infantil. En algunas regiones del mundo, la falta de infraestructura de saneamiento, instalaciones de tratamiento de agua o letrinas sanitarias conduce a graves crisis de agua potable.

En varios países del mundo, uno de los principales contribuyentes a la contaminación del agua es la defecación al aire libre y la práctica de utilizar campos, bosques, lagos, ríos u otras áreas naturales abiertas para depositar las heces. Casi mil millones de personas en todo el mundo todavía practican la defecación al aire libre en lugar de usar el baño. Es particularmente común en países del sur de Asia como India y Nepal, donde lo practica alrededor del 32 por ciento de las personas en la región. Nepal, un país sin salida al mar en el Himalaya, tiene acceso al agua potable de los ríos de montaña, pero más del 20 por ciento de la población vive por debajo del umbral de pobreza. En un inquietante estudio, el 75 por ciento de las muestras de agua potable de las escuelas de Nepal estaban contaminadas con bacterias fecales. Si bien la defecación al aire libre es más común en las comunidades rurales, todavía ocurre en áreas con acceso al saneamiento, lo que indica la necesidad de campañas de concientización para enseñar los peligros de la práctica. Además, la contaminación de la defecación al aire libre se complica aún más por la contaminación de desastres naturales como las inundaciones recurrentes.

En el África subsahariana, la proporción de la población que practica la defecación al aire libre es un poco menor (alrededor del 23%), pero el 40% de la población carece de agua potable. Además, la desigualdad de género en esta región es más prominente que en el sur de Asia. En África subsahariana, más del 25 por ciento de la población debe caminar 30 minutos o más para recoger agua, una carga que recae sobre las mujeres y las niñas la gran mayoría de las veces. Esta tendencia de las mujeres a las que se les ha asignado la responsabilidad de la recolección de agua se extiende a muchos países en desarrollo y les quita un tiempo de calidad crítico a la generación de ingresos, el cuidado de los niños y las tareas del hogar. Además, África tiene un alto riesgo de desertificación, lo que reducirá aún más la disponibilidad de agua dulce y aumentará la amenaza de desigualdad hídrica en el futuro.

Si bien el sur de Asia y el África subsahariana representan el mayor porcentaje de personas que carecen de acceso a agua potable, la crisis del agua no se limita a estas áreas ni a los países en desarrollo. Por ejemplo, las naciones árticas se consideran desarrolladas, pero varias sufren desafíos relacionados con el agua y el saneamiento. Alaska en los Estados Unidos, Rusia y Groenlandia contienen áreas rurales que carecen de instalaciones sanitarias y de agua potable. Algunas personas que viven en estas áreas no solo deben llevar su propia agua a sus hogares, sino que también deben eliminar ellos mismos los desechos humanos, recolectarlos y sacarlos de la casa. El proceso lleva mucho tiempo y corre el riesgo de contaminar las superficies del hogar y el agua potable. Además, transportar agua a los hogares es físicamente exigente y la capacidad de almacenamiento es limitada, por lo que los hogares a menudo funcionan con suministros de agua inadecuados. Varios estudios han relacionado estas limitaciones de la calidad del agua con altas tasas de enfermedad en las comunidades árticas.

Incluso en los Estados Unidos y muchas naciones de Europa, donde las instalaciones avanzadas de tratamiento de aguas residuales y las tuberías expansivas suministran agua de calidad tanto a las ciudades como a las áreas rurales, el mantenimiento deficiente del sistema, las fallas de la infraestructura y los desastres naturales revelan los efectos muy graves de la mala calidad del agua (incluso corto plazo) en las naciones desarrolladas. En un ejemplo reciente, el agua potable en Flint, Michigan, recibió un tratamiento inadecuado a partir de 2014, y los residentes se bañaban, cocinaban y bebían agua con niveles tóxicos de plomo. Además, algunas comunidades en los Estados Unidos contiguos carecen de forma crónica de agua potable y saneamiento. Según la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos (EPA), en la Nación Navajo, la reserva de nativos americanos más grande de los Estados Unidos, casi 8,000 hogares carecen de acceso a agua potable y 7,500 tienen instalaciones de alcantarillado insuficientes.

Afortunadamente, las organizaciones globales están comprometidas a abordar la crisis de la calidad del agua. La Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas aborda la desigualdad del agua dentro de uno de sus diecisiete objetivos prioritarios, para & ldquoasegurar la disponibilidad y la gestión sostenible del agua y el saneamiento para todos. & Rdquo Esta iniciativa es una continuación de los Objetivos de Desarrollo del Milenio de las Naciones Unidas y rsquo desde la década de 2000 , que también incluyó metas para reducir la porción de la población que carecía de acceso a infraestructura para agua y saneamiento de calidad. Estos objetivos han dado como resultado el acceso a fuentes mejoradas de agua potable para más del 90 por ciento del mundo y la Agenda 2030 busca continuar mejorando estas cifras junto con mayores avances en el área de saneamiento.

Los exploradores de National Geographic también están comprometidos con la igualdad global del agua y están combatiendo estos problemas con diversos métodos. La exploradora Sasha Kramer está ayudando a implementar prácticas de saneamiento sostenibles en Haití mediante el reciclaje de desechos humanos en el suelo. La exploradora Ashley Murray desarrolla enfoques económicamente ventajosos para mejorar la calidad del agua en Ghana, explorando tecnologías de próxima generación y nuevos modelos comerciales para rentabilizar la gestión de residuos. La exploradora Alexandra Cousteau, nieta del fallecido y legendario Jacques Cousteau, utiliza recursos digitales y narrativos para educar a personas de todo el mundo sobre la importancia de la calidad del agua. Además, para complementar estos ejemplos y los muchos otros esfuerzos impulsados ​​por Explorer dedicados a mejorar la calidad del agua, Explorer Feliciano dos Santos utiliza la música para educar a las aldeas remotas de Mozambique sobre la importancia del saneamiento y la higiene.

Una mujer lleva baldes llenos de agua en un pequeño pueblo del norte de la India. En las regiones donde el agua dulce debe obtenerse de fuentes fuera del hogar, la carga de buscar y transportar agua recae en gran medida sobre las mujeres.


¿Por qué la crisis mundial del agua es un problema de mujeres y el principal riesgo mundial durante la próxima década?

Habiendo trabajado en proyectos de agua en mi pasado en Bechtel, recientemente me conecté con Eleanor Allen, directora ejecutiva de Water For People.

Eleanor Allen es muy compasiva con la mejora de los servicios globales de agua y saneamiento. Ella cree que el cambio social se puede acelerar a través del emprendimiento social y organizaciones como Water For People, una organización global sin fines de lucro que trabaja con cuatro millones de personas en nueve países de África, América Latina e India. Como directora ejecutiva de Water For People, mantiene su organización transparente y cooperativa, proporcionando liderazgo en el trabajo de desarrollo en agua, saneamiento e higiene. Ha vivido y trabajado en todo el mundo y habla cuatro idiomas.


1.800 millones de personas en todo el mundo no tienen acceso a agua potable y 2.400 millones (32% de la población mundial) carecen de acceso a un saneamiento adecuado. Las mujeres y los niños pasan más de 4 horas caminando por agua cada día, y más de 840.000 personas mueren cada año por enfermedades relacionadas con el agua. 500.000 niños mueren por beber agua contaminada. Hasta que todos tengan acceso a agua potable segura y confiable, el número de muertos seguirá aumentando. Pero, ¿es la crisis mundial del agua más grande que la salud pública?

A continuación se muestra un resumen de la entrevista con Allen que cubre numerosos aspectos de la crisis del agua y cómo esta es una de las principales crisis relacionadas con el género en todo el mundo.

¿Por qué el agua limpia es un problema mundial?

Más del 25% del mundo todavía no tiene acceso a agua potable. Las presiones del crecimiento de la población, la urbanización, la pobreza y los conflictos provocan una competencia por los recursos hídricos, a veces escasos. Donde no hay suficiente agua potable para las necesidades básicas, la salud, la educación y la productividad económica se ven directamente afectadas y el progreso social se ve afectado. El cambio climático significa un clima más extremo: sequías e inundaciones. La industrialización sin una reglamentación medioambiental impuesta tiene un impacto negativo en la calidad de las aguas superficiales y subterráneas. Las comunidades y regiones que carecen de los medios y las instituciones para construir y mantener sistemas de agua potable y saneamiento se ven desproporcionadamente afectadas de manera adversa. El conflicto crea situaciones en las que, en el mejor de los casos, los servicios son limitados. La crisis mundial del agua se considera el principal riesgo mundial para los próximos diez años.

La crisis mundial del agua y el saneamiento tiene solución.

De hecho, el Objetivo de Desarrollo Sostenible n. ° 6 de la ONU (ODS 6) ha establecido el cronograma, 2030, "Garantizar la disponibilidad y la gestión sostenible del agua y el saneamiento para todos".


Agua: ¿es un problema de distribución o suministro y tenemos suficiente?

Lo hacemos, en teoría. Incluso con el aumento de la población, el problema no es la cantidad de agua dulce disponible (que es finita). El desafío es distribuirlo y administrarlo adecuadamente. Algunos lugares tienen demasiado, otros muy poco y en todas partes, se necesitan instituciones fuertes y un esfuerzo coordinado para hacer que el agua sea limpia y segura, fluya y distribuya equitativamente entre los usuarios. En todo el mundo, los suministros de agua subterránea se están agotando de manera insostenible, los suministros de agua superficial y subterránea se están contaminando más, el envejecimiento de la infraestructura está provocando un aumento en las pérdidas de agua y el agua no contabilizada, y las poblaciones en crecimiento a lo largo de las costas están recurriendo a una desalinización más costosa porque el agua dulce los suministros son insuficientes. La cartera de gestión de recursos hídricos aumenta en complejidad a medida que crece la población. También nos estamos volviendo más inteligentes y, en algunos lugares, administramos estos valiosos recursos de manera más inteligente.

¿Cómo es el agua un problema de mujeres?

En los Estados Unidos, muchos desconocen que en los países en desarrollo la carga de acarrear agua recae principalmente en mujeres y niñas, y la distancia promedio que llevan el agua (5 galones equivalen a 40 libras = PESADO) en África y Asia es de 3.5 millas. Las mujeres pasan varias horas al día recolectando agua.

Esto afecta directamente la educación de las niñas y la capacidad de las mujeres para trabajar y atender a sus familias, lo que impacta negativamente en su calidad de vida y limita sus oportunidades de progreso.

Imagínese lo que sería si tuviéramos que pasar una parte de nuestro día, todos los días, cargando agua. ¿Qué haría eso con nuestros cheques de pago o la educación de nuestra hija? Sería una vida completamente diferente. Y es.

La falta de acceso al agua afecta negativamente a las niñas por todas las razones mencionadas anteriormente. Además, la mayoría de las escuelas de los países en desarrollo no tienen baños. No tener baño significa que cuando las niñas llegan a la pubertad a menudo pierden una semana de clases al mes o abandonan la escuela porque no hay lugar para cambiarse las toallas sanitarias cuando tienen la regla. 1 de cada 4 niñas no termina la escuela primaria frente a 1 de cada 7 niños, lo que lleva a que 2/3 de todos los adultos analfabetos sean mujeres. La falta de instalaciones adecuadas también conduce a un riesgo mucho mayor de violación.

¿El agua afecta la educación y la economía en los países en desarrollo de todo el mundo?

Hay un impacto directo y negativo en la economía. El saneamiento, el agua y la higiene deficientes provocan alrededor de 675.000 muertes prematuras al año y pérdidas económicas anuales estimadas de hasta el 7% del PIB en algunos países. Esto se debe a la mala salud, la enfermedad y la falta de productividad. Las personas que pasan sus días caminando millas para conseguir agua, que padecen diarrea o que atienden a miembros de la familia que están enfermos, a menudo son relegadas a la agricultura de subsistencia o trabajos en el sector informal como la venta ambulante. Luego también está el vínculo entre la mala calidad del agua y la desnutrición. La desnutrición afecta al 20% de la población en los países en desarrollo y es especialmente prevalente entre aquellos con acceso inadecuado al agua potable y al saneamiento adecuado. Cuando los niños desnutridos van a la escuela, a menudo tienen parásitos crónicos debido al agua de mala calidad y efectivamente "mueren de hambre", lo que puede resultar en retraso en el crecimiento.

¿Estados Unidos tiene vulnerabilidades relacionadas con el agua?

Si bien el agua es siempre un problema local, con mayor frecuencia se está convirtiendo en un problema global. Estados Unidos enfrenta todo tipo de desafíos relacionados con el agua que enfrenta el mundo en desarrollo, y podemos aprender unos de otros. Si bien muchos países todavía están construyendo su infraestructura de agua y saneamiento por primera vez, tenemos problemas para que la nuestra funcione correctamente para mantener nuestro alto nivel de servicio. Damos por sentado nuestros servicios públicos de agua y aguas residuales porque siempre tenemos agua limpia e inodoros en casa. Esta es nuestra infraestructura invisible que siempre funciona. Fuera de la vista, fuera de la mente. Y cuando de repente no funciona, las cosas se ponen difíciles. Vivir sin agua potable tiene un impacto significativo en nuestras vidas: salud, tiempo y productividad.

El lado positivo después de la crisis del agua de Flint es que la vulnerabilidad de nuestros complejos sistemas de infraestructura quedó al descubierto. La mala gestión de los servicios de agua puede ser catastrófica y fue en Flint. En todo EE. UU. No hemos invertido lo suficiente en el mantenimiento adecuado de nuestra infraestructura durante las últimas décadas; obtiene una calificación D +.

Situaciones como la de Flint se vuelven más probables cada día. El costo real del servicio de agua de calidad es a menudo mucho más de lo que pagamos y nuestra infraestructura se está deteriorando por falta de inversión. Los estadounidenses se han mostrado reacios a pagar por el mantenimiento adecuado de la infraestructura, sintiendo que algo tan omnipresente como el agua debería ser gratis o cercano. Curiosamente, el agua y el saneamiento fueron declarados oficialmente "derechos humanos" por la ONU en 2010 y luego enmendados en 2015 para que también sean "accesibles y asequibles".

Además, partes de los EE. UU. Sufren de sequía persistente y escasez de agua que solo se solucionará mediante esfuerzos concertados y una gestión coordinada de los recursos hídricos con múltiples partes interesadas: residentes, empresas, gobiernos estatales, municipios, servicios públicos, desarrolladores, industria del turismo, agricultores, industria de la energía. , colectivos ambientalistas y ciudadanos.

Finalmente, hay muchas comunidades desfavorecidas casi invisibles en todo nuestro país que viven fuera de cualquier sistema de agua municipal, pueden no estar conectadas al alcantarillado y pueden carecer de los medios para el tratamiento en el sitio (como fosas sépticas). Estas comunidades merecen tener servicios de agua y saneamiento confiables y de calidad, al igual que el resto del mundo.

¿Cuáles son las barreras para resolver este problema en nuestra vida?

La voluntad política, el liderazgo global, la inversión y la corrupción son las principales barreras que enfrentamos. Un movimiento reciente es la aprobación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Se necesitarán 114.000 millones de dólares al año durante los próximos 14 años para conseguir agua potable y retretes que funcionen para todos en el planeta y cumplir el ODS 6. Eso suena a mucho dinero, pero es una pequeña fracción (0,2%) del PIB mundial de $ 73 billones / ¡Gastamos $ 67 mil millones solo en los EE. UU. Comprando el año pasado en el Black Friday!

Eso habría contribuido en gran medida a ayudar a más personas a obtener un acceso sostenible al agua potable y al saneamiento. Pero la filantropía por sí sola no va a resolver esto, es una pequeña pieza del rompecabezas. El gran aumento debe provenir de la inversión gubernamental de los ingresos fiscales y de la Asistencia Oficial para el Desarrollo, que en 2011 fue de $ 7,6 mil millones para agua y saneamiento. El dinero está ahí, solo tenemos que redirigirlo. También hay enormes pérdidas anuales por corrupción: una estimación es más del 5 por ciento del PIB mundial cada año o $ 2.6 billones. ¡Solo un poco de eso ayudaría!

Necesitamos inversión en infraestructura, E instituciones, para operar y mantener adecuadamente esa infraestructura a nivel local.

¿Cómo puede la tecnología ayudar a resolver este problema?

La buena tecnología es necesaria pero no suficiente para que el mundo logre el ODS 6. Trabajamos diligentemente en el sector del agua, el saneamiento y la higiene (WASH) para comprender qué tecnologías son las más apropiadas para las condiciones locales, qué diseños quieren y pueden pagar las personas, y qué infraestructura mantendrán a largo plazo. Esto impulsará la demanda y las fuerzas del mercado responderán para brindar servicios que aumenten la cobertura de agua y saneamiento. Cuando las personas valoran y codician sus posesiones, están dispuestas a invertir en ellas y cuidarlas. Esto también es válido para las tecnologías y los servicios de agua y saneamiento. Debemos recordar que la tecnología no es una solución milagrosa, y nadie debería esperar a que se invente la bomba mágica o el inodoro para poner fin a la crisis del agua y el saneamiento. Soluciones como la automatización y el monitoreo remoto pueden ciertamente ayudar a mantener la confiabilidad a medida que las soluciones del sistema se vuelven más complejas.

Liderando la carga

Existen numerosos organismos internacionales que impulsan esfuerzos para crear conciencia, recaudar fondos privados, aumentar el gasto público, etc. En última instancia, los gobiernos nacionales son los líderes más efectivos para el cambio permanente en sus países. Ahí es donde Water For People está poniendo sus energías, junto con Agenda For Change, una colaboración de socios que trabajan con los gobiernos nacionales para reorientar el sector del agua y el saneamiento en torno a los servicios sostenibles, no solo a la construcción de infraestructura. Seguimos los principios de Saneamiento y Agua para Todos para lograr el acceso universal al agua potable y un saneamiento adecuado.


El agua es sustento: ¿cómo puedes ayudar?

Haga correr la voz sobre la crisis mundial del agua para crear conciencia. Hágales saber a sus representantes en el Congreso que valora la participación de Estados Unidos en la solución de la crisis del agua. La Coalición de Liderazgo Global de EE. UU. Es una organización que ayuda a educar a nuestros funcionarios electos sobre la importancia del desarrollo para la economía de EE. UU. Y por qué el presupuesto de Asuntos Internacionales es fundamental. Ayuda a construir la prosperidad económica mediante el desarrollo de mercados internacionales, impulsando el desarrollo económico, creando empleos estadounidenses y expandiendo las exportaciones. También puede hacer que los demás se den cuenta de esto. Conecte los puntos: descubra cómo se desarrollan los problemas del agua en su comunidad / pueblo / estado / país y haga sus elecciones de estilo de vida, consumidor y votante en consecuencia. Invierta en las soluciones y en las organizaciones que están creando impacto y ayudando a resolver la crisis.

Necesitamos que nuestros gobiernos y líderes cívicos piensen en la importancia y el valor del agua potable y el saneamiento por razones humanitarias, porque todos merecen estos servicios básicos, y también por la mejora que tiene en la economía mundial.


Enfermedad y # 038 Impacto de SWS

Desde 2000, más de 1.800 millones de personas han obtenido acceso a servicios básicos de agua y 2.100 millones de personas han obtenido acceso a servicios básicos de saneamiento. Sin embargo, en todo el mundo, 785 millones de personas carecen de acceso a servicios básicos de agua y se estima que 2 mil millones de personas, más del 25% de la población mundial, carecen de acceso al saneamiento básico. 1 En todo el mundo, el 60% de las muertes por enfermedades diarreicas se pueden atribuir al agua no potable, el saneamiento inadecuado y la falta de higiene 2. Estas enfermedades diarreicas (como el cólera) matan a más niños que el sida, la malaria y el sarampión juntos, lo que convierte a las enfermedades diarreicas en la segunda causa principal de muerte por enfermedades infecciosas entre los niños menores de cinco años 2.

Los gérmenes que causan la diarrea comúnmente se transmiten a través de alimentos o agua que han sido contaminados con heces (excrementos) de humanos o animales. Esta contaminación puede ocurrir en el medio ambiente debido a un saneamiento inadecuado y una protección inadecuada de las fuentes de agua potable y productos alimenticios o en el hogar debido al almacenamiento de agua inseguro y la higiene inadecuada.

La diarrea no es la única enfermedad que se transmite a través del agua no potable y las malas prácticas de saneamiento e higiene. Las enfermedades tropicales desatendidas (como la esquistosomiasis y la enfermedad del gusano de Guinea) se pueden reducir casi en un 80% con una mejor higiene, saneamiento y acceso a agua potable 3. De hecho, el acceso a agua potable e higiene y saneamiento tiene el potencial de prevenir al menos el 9,1% de la carga mundial de morbilidad y el 6,3% de todas las muertes mundiales 4.

Para abordar este problema global, los CDC y la Organización Panamericana de la Salud (OPS) desarrollaron el Sistema de agua segura (SWS), para ayudar a proteger a las comunidades del agua contaminada promoviendo un cambio de comportamiento y proporcionando soluciones asequibles a corto plazo. El SWS aumenta el acceso al agua potable al ayudar a las personas a tratar y almacenar de manera sostenible el agua en hogares, instalaciones de salud y escuelas.

  • Tratamiento de agua doméstico
  • Almacenamiento seguro del agua tratada y,
  • Comunicación de cambios de comportamiento para mejorar la higiene, el saneamiento y las prácticas de manipulación del agua y los alimentos.

La diarrea mata a más niños que la malaria, el sarampión y el SIDA juntos. Distribución proporcional de muertes por causas específicas entre niños menores de cinco años, 2012 (excluidas las muertes neonatales). 2


Esfuerzos globales para abordar los problemas del agua

Juntos, los países están trabajando hacia los objetivos de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas. Los objetivos relacionados con el agua se incluyen en los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible. El Objetivo 6 tiene como objetivo específico garantizar el acceso al agua y el saneamiento para todos, estableciendo los siguientes objetivos para la acción conjunta:

  • mejorar la gestión y la calidad de los recursos hídricos, involucrando a las comunidades e incluyendo a mujeres y niñas
  • Garantizar que las personas tengan acceso a agua potable segura y asequible y un saneamiento e higiene adecuados.
  • proteger y restaurar los ecosistemas relacionados con el agua

Saneamiento en países en desarrollo


Según datos conjuntos de la OMS y UNICEF, el 36 por ciento de la población mundial carece de acceso a instalaciones de saneamiento básico y 768 millones de personas carecen regularmente de agua potable. El saneamiento se refiere a la provisión de instalaciones y servicios seguros para la eliminación de desechos humanos. Es decir, retretes o letrinas básicas.

El acceso inadecuado al saneamiento y al agua potable mata a 4.000 niños vulnerables cada día. Esto contribuye al ciclo de pobreza de las familias y comunidades de los países en desarrollo. Sin agua, saneamiento e higiene, el desarrollo eficiente y sostenible es inalcanzable.

Pero el problema no termina ahí. La falta de acceso a agua potable e instalaciones significa debilidad constante a causa de la diarrea, elegir si comprar agua o medicinas, menos recursos para cultivar, en esencia, no poder mantener el propio sustento. Para las niñas, la ausencia de instalaciones de saneamiento en las escuelas puede negarles la oportunidad de recibir educación.

“Demasiadas personas todavía carecen de un nivel básico de agua potable y saneamiento. El desafío ahora es tomar medidas concretas para acelerar el acceso a los grupos desfavorecidos ”, dijo la Dra. Maria Neira, Directora de Salud Pública, Medio Ambiente y Determinantes Sociales de la Salud de la OMS. "Un primer paso esencial es rastrear mejor quién, cuándo y cómo las personas acceden a un saneamiento y agua potable mejorados, para que podamos centrarnos en aquellos que aún no tienen acceso a estas instalaciones básicas". Agregó que quienes más sufren tienden a ser personas pobres que viven en áreas rurales.

El saneamiento es un elemento crucial para la salud mundial, pero a menudo sufre negligencia política. El estigma asociado a los desechos humanos dificulta la discusión de alto perfil. Esto debe cambiar si se quiere romper el patrón de mala salud y pobreza y saneamiento en los países en desarrollo. El saneamiento mejorado produce aproximadamente $ 9 de beneficio económico por cada $ 1 gastado. Las ventajas incluyen el ahorro de tiempo, la reducción de los costos de los medicamentos y la salud, la mejora de la calidad y cantidad de la educación de las niñas y la protección de los recursos hídricos.

El saneamiento puede parecer un problema nebuloso, pero se puede mejorar drásticamente con mejoras de infraestructura de bajo costo. La construcción de tuberías y bombas alrededor de las aldeas puede proporcionar agua limpia, mientras que la construcción de inodoros y sistemas de alcantarillado puede eliminar prácticas antihigiénicas como la defecación al aire libre. Tanto las mejoras físicas como una educación sobre higiene más generalizada pueden reducir el número de muertes relacionadas con los desechos humanos causadas por el cólera, la fiebre tifoidea, la hepatitis infecciosa, la poliomielitis, el rotavirus y otros.

Varias agencias y organizaciones internacionales trabajan para mejorar el problema del saneamiento deficiente. UNICEF está activo en más de 100 países, desarrollando programas para mejorar las instalaciones de agua y saneamiento en escuelas y comunidades pobres. La organización también trabaja para difundir la conciencia sobre las prácticas de higiene seguras. “Cuando no brindamos acceso equitativo a fuentes mejoradas de agua y saneamiento, estamos fallando a los niños más pobres y vulnerables ya sus familias”, dijo Sanjay Wijesekera, Jefe de Agua, Saneamiento e Higiene de UNICEF. "Si esperamos ver a los niños más sanos y mejor educados, debe haber un acceso más equitativo y justo a mejores servicios de agua y saneamiento".

Tanto el UNICEF como la OMS son los principales proponentes de los Objetivos del Milenio de las Naciones Unidas para el agua y el saneamiento, es decir, reducir a la mitad la proporción de personas sin acceso confiable al agua y al saneamiento para 2015. Aunque se ha logrado la meta del agua, la meta del saneamiento está rezagada. .


Causas de la mortalidad infantil en los países en desarrollo


Según la Organización Mundial de la Salud, 9,2 millones de niños menores de 5 años mueren cada año, muchos de ellos por afecciones prevenibles que podrían tratarse con simples intervenciones de atención médica. La mayoría de estas muertes ocurren en el África subsahariana y el sur de Asia, donde la tasa de mortalidad infantil es de 175 por 1000 (en comparación con 6 por 1000 en los países industrializados).

Muchas de las enfermedades que matan a los niños menores de 5 años son causadas por la falta de acceso a los servicios de salud, la higiene y el saneamiento inadecuados, el agua sucia y la escasez de alimentos y los bajos niveles de educación e información. Las tres principales causas de mortalidad infantil son:

1. Neumonía
Aproximadamente el 15 por ciento de las muertes por mortalidad infantil son causadas por neumonía. En 2013, la neumonía mató a aproximadamente 935,000 niños menores de 5 años. La neumonía ocurre cuando los sacos de aire en los pulmones, los alvéolos, están llenos de pus y líquido. Esto dificulta la respiración y no permite que la persona infectada ingiera suficiente oxígeno. Aquellos que están desnutridos tienen un sistema inmunológico más débil y, por lo tanto, tienen un mayor riesgo de morir de neumonía. La neumonía también es más probable que afecte a las personas que tienen enfermedades preexistentes como el VIH, que viven en un área donde los niveles de contaminación del aire interior son altos debido a cocinar con combustibles de biomasa como madera o estiércol, que viven en hogares hacinados o aquellos que tienen padres que fuman. Si bien la neumonía se puede tratar con antibióticos, solo un tercio de los niños infectados con neumonía reciben los antibióticos necesarios para curarlos.

2. Enfermedad diarreica
Cada año, la diarrea mata a 760.000 niños menores de 5 años. Es causada por agua potable sucia, alimentos contaminados o contacto de persona a persona y la falta de higiene. Los niños desnutridos son más susceptibles a la diarrea y es probable que los niños de los países en desarrollo contraigan al menos tres casos de diarrea cada año. Dado que la diarrea conduce a la desnutrición, es probable que quienes ya están debilitados por la enfermedad la contraigan nuevamente. La diarrea luego conduce a una deshidratación severa, que conduce a la muerte. Puede tratarse con suplementos de zinc rehidratante. Un buen método para prevenir la diarrea es reducir los niveles de desnutrición, por lo que es menos probable que los niños se infecten con la enfermedad.

3. Paludismo
En África, un niño muere cada minuto de malaria, una enfermedad causada por parásitos. Estos parásitos se transmiten a las personas a través de las picaduras de mosquitos. Los síntomas se expresan primero como fiebre, escalofríos y vómitos, y luego pueden progresar a una enfermedad grave y la muerte si no se tratan dentro de las 24 horas. La malaria se puede prevenir mediante el uso de mosquiteros y los niveles de muertes causadas por la malaria están disminuyendo. Los casos de mortalidad relacionada con la malaria en África han caído un 54 por ciento desde 2000.

Child mortality is also high in countries that have a high Maternal Mortality Rate (MMR). More than a third of child mortality deaths occur in the first month of life and are related to pre-term birth, birth asphyxia (suffocation), and infections. In order to reduce Child Mortality, Maternal Mortality rates also have to decrease. This can happen with increased access to healthcare facilities and increased prenatal visits.

Child mortality rates are decreasing, but there is still work to be done. Vaccinations, adequate nutrition and increasing education will all help to decrease the levels of child mortality.


Detecting water contamination before it reaches your tap

In most cases in Israel, the water that flows from the tap is completely safe and can be drunk without a second thought. Elsewhere around the world, however, this is not the case. According to the 2020 UN Global Water Development Report, around two-thirds of the global population experience severe water shortages for at least one month out of the year.

And even when water does reach the tap, it is not always safe to drink due to contamination – a widespread issue affecting roughly 500 million people worldwide.

In 2012 alone, an estimated 842,000 deaths from middle and low-income countries stemmed from contaminated drinking water.

“In the United States, for example, water pollution of various kinds leads to tens of thousands of hospitalizations a year, and the estimated cost of treating these diseases and infections is over $1 billion,” says Prof. Shlomo Sela of the Department of Food Science at the Volcani Center, Agricultural Research Organization at Rishon Lezion.

This problem also extends to Israel where pesticides have historically been the major agrochemical pollutants contaminating the country’s groundwater aquifers, as well as pollution from sources like sewer line malfunctions or damaged pipes.

The possible catalysts of pollution are especially numerous when it comes to water from surface-level sources.

“In the past, when most of our water supply was from the Sea of Galilee, there was fear of pollution because of floods, which could mix with animal excrement or pesticides from agriculture in the area,” says Sela.

“Currently, a test is performed in Israel that aims to detect the presence of bacteria in water once a day, and only after 24 hours can the results be seen,” he explains.

Due to the length of time required to obtain the test results, there may be cases where fluid contaminants will only be detected after they have already reached the tap in the consumer’s home. “That’s why we sometimes hear on the news about polluted drinking water from a particular area, and why citizens are asked to boil the water to kill the bacteria.”

For a country that has routinely experienced chronic water shortages, rectifying this issue is imperative. Now, an Israeli study has developed an innovative method to quickly detect bacterial infections in drinking water supply systems before it reaches the consumer.

Locating the pollution

Funded by the Israeli government’s Water Authority, the new study aimed to assess fluorescence spectroscopy as a tool to rapidly measure and evaluate the microbial quality of water.

“The new method we have developed offers the possibility of knowing about an adverse change in the quality of the water in the drinking water supply systems in real time,” says Sela.

It is intended to prevent situations in which water contaminants are detected too late, and to ensure that water free of bacterial contaminants reaches the consumer’s home.

The method is based on a combination of fluorescence measurements alongside advanced statistical tools and machine learning.

Sensors illuminate the bacterium at a specific wavelength and obtain a reflection at another wavelength. This makes it possible to detect infections up to the level of 10,000 bacteria within one milliliter of water.

According to Sela, the sensors will be scattered at critical points of the national water transport system. “The wider the layout, the easier it will be to identify the affected area,” he says.

“The contamination alert will be received on the main computer and the mobile phones of the operating personnel of the water supplier,” he explains.

“In a later phase, we are considering developing a cheap, but less smart sensor, which can connect to a domestic water filter machine in one’s apartment and warn of a decrease in water quality due to a filter not being replaced in time, for example.”

Another advantage of the technique is that it is able to detect all types of contaminating bacteria as opposed to just one particular type and can detect a general decrease in water quality if contamination does occur.

“While the method doesn’t specifically detect pathogenic bacteria at this stage, it is able to alert general water quality damage in real time and direct system operators to the area where the infection occurred,” he says.

Despite the optimism surrounding the development’s functionality, Sela notes it is currently not possible to immediately apply the technique to the water supply systems in Israel due to various technical difficulties, and that it will likely take another three to five years before this is done.

Access to clean water

It is clear that preventing water pollution is a crucial step in tackling the global water shortage. This shortage has intensified in recent decades following various processes of urbanization, increased irrigation of agricultural land, and changing patterns of precipitation, resulting in, among other things, the global climate crisis.

The problem is only likely to worsen in light of the growing global population, which is on track to reach approximately 9.7 billion by 2050.

Luckily, technological development has provided many tools and strategies to better manage overall water scarcity. Israel, for instance, has been well-known for its seawater desalination and reusing purified wastewater or effluent, in agriculture, stream restoration, and forest fire extinguishing as a way to cut back on its freshwater use.

In order to address water scarcity problems and pollution, ensuring clean water access and sanitation for the entire world population has been included as one of the 17 Sustainable Development Goals (SDGs) set by UN-affiliated countries in 2015.

According to the UN, one in three people do not have access to clean drinking water, which could result in the displacement of roughly 700 million people by 2030. In addition, two in five people do not currently have access to a basic hand washing facility, which has serious implications for the spread of COVID-19 and many other pathogens.

Current data suggests there is still a long way to go to achieve the UN sustainable goal, which begs the question: can the nations of the world really achieve it?

Technological and scientific developments such as the one presented in the Israeli study may prove successful, but there is also a need to inform and raise awareness of the issue among the public, which has the potential to help both Israel and struggling countries better cope with the crisis.

Ido Bern writes for the ZAVIT Science and Environment News Agency.


Solutions

For millions around the world, access to funds stands between them and safe water and sanitation in their home. Water.org offers a portfolio of smart solutions that break down the financial barriers between people living in poverty and access to safe water and sanitation.

Our unique solutions are market-driven and adapt to the 11 countries in Asia, Africa and Latin America where we work. With 30 years of experience and insight, and in collaboration with our partners, we are developing more efficient, scalable solutions and using financing as a tool to help people living in poverty get access to safe water and sanitation.

WaterCredit: Small loans, big impact

The WaterCredit Initiative ® is our core solution. We work with our in-country financial partners to add loans for water and sanitation solutions to their portfolios. These partners then mobilize funding from capital markets to provide affordable loans to people in need of water. People living in poverty use these loans to put a tap or toilet in their homes. Every repaid loan creates the opportunity for another family to get the safe water and toilets they need, fast and affordably. It is a pay-it-forward system that makes it possible to help more people in ways that will last.

Access to financing is solving the water crisis for millions

We use access to affordable financing to bring safe water and sanitation to the world, and it is working. Through years of experience, we found that millions of people were paying high prices for water from vendors or collecting water from unsafe natural sources. Both options cost families in time, money, opportunities and health.

For millions of people, financing makes sense. Small, affordable loans offer families the ability to purchase long-term safe water and sanitation solutions that solve their immediate need and over time will cost less than continuing to pay for temporary fixes.


Community-Led Health Bangladesh project

The HOPE International Development Agency aims to improve maternal, newborn, child and adolescent health in three assemblies in southern and central Bangladesh.

Through the Community-Led Health Bangladesh project greater knowledge is helping to increase the adoption rate for the usage and construction of improved latrines.

For instance, as of March 2014, 67 sets of demonstration latrines and 279 sets of latrine materials were provided to project beneficiaries.

An additional 333 families constructed latrines with their own contribution of local materials.


Ver el vídeo: Τοποθέτηση του φίλτρου νερού βρύσης BRITA ON TAP HF και αντικατάσταση του ανταλλακτικού του φίλτρου. (Mayo 2022).