Información

¿Cómo se encontró la ubicación del gen de la enfermedad de Huntington?

¿Cómo se encontró la ubicación del gen de la enfermedad de Huntington?



We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Leí en el libro "Por qué nos enfermamos". por Nesse y Williams que:

El trabajo de detective constante y la suerte fabulosa han permitido a los genetistas identificar el gen de Huntington en el brazo corto del cromosoma 4.

Quiero saber cuál fue el trabajo de "detective" y la fabulosa suerte: toda la historia del descubrimiento de la ubicación del gen.


Una búsqueda en Google de "descubrimiento del gen de la enfermedad de Huntingtons" dio como resultado esta página en el sitio web Nature Education Scitable. Se proporcionan las siguientes citas con respecto a la base molecular de la EH:

La huntingtina (HTT) fue el primer gen asociado a una enfermedad que se mapeó molecularmente en un cromosoma humano (Gusella et al., 1983) 2. Diez años más tarde, los científicos identificaron la secuencia de ADN y determinaron la naturaleza precisa de la mutación asociada a HD en HTT (MacDonald et al., 1993).

Gusella y col. utilizaron análisis de polimorfismo de longitud de fragmentos de restricción (RFLP) para localizar un marcador RFLP vinculado a la enfermedad de Huntington en el cromosoma 4. Desde la introducción de su artículo:

Ahora hemos identificado un fragmento de ADN anónimo del cromosoma 4 humano que detecta dos RFLP diferentes en una digestión HindIII de ADN genómico humano. Este marcador de ADN polimórfico muestra un estrecho vínculo genético con el gen de la enfermedad de Huntington en dos familias separadas, aunque un haplotipo diferente del marcador se segrega con el gen de la enfermedad de Huntington en cada familia. Inferimos que el locus de la enfermedad de Huntington reside en el cromosoma 4 humano.

Más detalles dados en el documento podrían justificar la descripción dada en la pregunta. "Suerte fabulosa" podría referirse al descubrimiento o disponibilidad de familias y pedigrí adecuados para los estudios genéticos. El "trabajo de detective constante" sería el mapeo genético y el trabajo de campo necesarios para establecer el vínculo. Las siguientes citas describen algunos de los esfuerzos realizados en el proyecto:

El éxito de cualquier proyecto de ligamiento genético depende en gran parte de la calidad del material familiar disponible para su estudio. Inicialmente invertimos un esfuerzo considerable en identificar una familia útil de la Lista de Investigación Nacional para Pacientes y Familias con la Enfermedad de Huntington en la Universidad de Indiana. Se seleccionó una familia estadounidense de tamaño razonable y se obtuvieron muestras de sangre (…). Posteriormente, se localizó una familia de enfermedad de Huntington sustancialmente más grande. Este pedigrí proviene de una comunidad única de portadores de genes de la enfermedad de Huntington interrelacionados que viven a lo largo de las orillas del lago Maracaibo, Venezuela. (…) Durante los últimos tres años, una expedición ha pasado un mes al año en Venezuela recolectando información de pedigrí, muestras de tejido y datos clínicos. (…) En Venezuela, muchos familiares fueron examinados durante tres años consecutivos. Se establecieron de nuevo líneas celulares linfoblastoides permanentes para que cada individuo actuara como una fuente permanente de ADN genómico. En ambas familias, cada individuo fue examinado por al menos un neurólogo experimentado y conocedor de la enfermedad de Huntington.

La página de Scitable también resume el enfoque y los resultados descritos en el documento. Para el análisis RFLP, se probaron varias sondas de ADN, de las cuales una, "G8", resultó en un patrón ligado a HD:

James F. Gusella y sus colegas llevaron a cabo un estudio para determinar si podían identificar una sonda de ADN que mostraría un polimorfismo de longitud de fragmentos de restricción (RFLP) asociado a HD cuando se usara en análisis de transferencia Southern de ADN cromosómico digerido con la enzima de restricción HindIII (palindromic secuencia de reconocimiento 5'-AAGCTT-3 '). El equipo identificó una sonda de las 12 probadas, llamada G8, que mostraba un patrón RFLP específico asociado con la EH en dos familias numerosas con antecedentes de la enfermedad (Gusella et al., 1983). Usando la sonda G8, identificaron a continuación dos sitios HindIII (llamados H1 y H2) que eran palindrómicos dentro de esta región cromosómica. Los fragmentos de ADN en estos sitios varían en longitud entre los diferentes linajes de HD. Debido a que los investigadores utilizaron dos grandes genealogías en estos experimentos, pudieron obtener apoyo estadístico para su descubrimiento (Figura 3).

Sin embargo, en ese momento no se conocía el origen del ADN de la sonda G8 en el genoma humano, por lo que se hicieron híbridos de células somáticas de ratón y humano para identificar dónde pertenecía el ADN de la sonda G8. Esto mostró que la sonda G8 correspondía al cromosoma 4 e indicó que el gen de la EH se encontraría allí:

Los investigadores encontraron que la sonda de ADN G8 se hibridaba solo con transferencias Southern utilizando ADN cromosómico de líneas híbridas de células somáticas de ratón y humanos que contenían el cromosoma 4 humano. Por lo tanto, los investigadores determinaron que la sonda de ADN G8 se encuentra en el cromosoma 4 humano y concluyeron que el El gen de la EH se encuentra en el cromosoma 4 cerca de la región correspondiente a la sonda de ADN G8 (Figura 5; Gusella et al., 1983).


Fue fascinante porque el propio Huntington describió lo que ahora llamamos genética antes de que existiera el campo. Luego, para localizar el gen, los científicos utilizaron esencialmente prueba y error. Tomaron enzimas que cortan diferentes partes del ADN y observaron cuáles de ellas eran heredadas. Si fuera heredado, se realizarían cortes, de lo contrario no. Luego lo compararon con quién tenía la enfermedad. Por supuesto, con 46 cromosomas había miles y miles de lugares para verificar, ¡pero de alguna manera, afortunadamente, lograron encontrarlo en su duodécimo intento!

La historia completa se puede encontrar aquí: http://www.dana.org/Cerebrum/Default.aspx?id=39308


¿Cómo se encontró la ubicación del gen de la enfermedad de Huntington? - biología

Corea de Huntington: evolución y enfermedad genética

¿Cómo es posible que una enfermedad genética tan devastadora sea tan común en algunas poblaciones? ¿No debería la selección natural eliminar los defectos genéticos de las poblaciones humanas? La investigación sobre la genética evolutiva de esta enfermedad sugiere que hay dos razones principales para la persistencia de Huntington en las poblaciones humanas: la mutación junto con la selección débil.

El diagrama de la izquierda muestra cómo se transmite el alelo de Huntington. Dado que es el alelo dominante, las personas con un solo padre con corea de Huntington tienen una probabilidad de 50 a 50 de desarrollar la enfermedad.

Mutación
En 1993, un grupo de investigación colaborativo descubrió al culpable responsable de Huntington: un tramo de ADN que se repite una y otra vez, CAGCAGCAGCAG. etcétera. Las personas que portan demasiados CAG en el gen de Huntington (más de aproximadamente 35 repeticiones) desarrollan la enfermedad. En la mayoría de los casos, los afectados por Huntington heredaron un alelo causante de la enfermedad de uno de los padres. Otros pueden no tener antecedentes familiares de la enfermedad, pero pueden tener nuevas mutaciones que causan la enfermedad de Huntington.

Si una mutación termina insertando CAG adicionales en el gen de Huntington, se pueden crear nuevos alelos de Huntington. Por supuesto, también es posible que una mutación elimine los CAG. Pero la investigación sugiere que para Huntington, la mutación es sesgada, las adiciones de CAG son más probables que las pérdidas de CAG.

Selección
Como si eso no fuera lo suficientemente malo, Huntington pertenece a una clase de enfermedades genéticas que escapan en gran medida a la selección natural. Huntington es a menudo "invisible" para la selección natural por una razón muy simple: generalmente no afecta a las personas hasta que después se han reproducido. De esta manera, los alelos de Huntington de aparición tardía pueden evadir la selección natural, "infiltrándose" en la siguiente generación, a pesar de sus efectos deletéreos. Los casos de Huntington de inicio temprano son raros, son una excepción y están fuertemente seleccionado en contra.

La Dra. Nancy Wexler (que se muestra a la derecha siguiendo las genologías) ha estado estudiando la frecuencia notablemente alta de Huntington en el lago de Maracaibo desde la década de 1970. Ella ha descubierto que la alta incidencia de esta enfermedad allí se explica por un evento evolutivo llamado efecto fundador. Hace unos 200 años, una mujer soltera que portaba el alelo de Huntington dio a luz a 10 hijos & # 151 y hoy, muchos residentes del lago Maracaibo rastrean su ascendencia (y su gen causante de la enfermedad) hasta este linaje. Una simple casualidad de la historia, las altas tasas de natalidad y la selección débil son responsables de la carga genética que soporta esta población.

Soluciones


La comparación de los patrones de bandas en una prueba genética puede decirles a los investigadores si una persona es portadora de un alelo que probablemente cause la enfermedad de Huntington.
Actualmente, los médicos no tienen curas para la enfermedad de Huntington y no hay una píldora milagrosa que detenga el progreso de la enfermedad. Sin embargo, comprender la historia evolutiva de la enfermedad & # 151 una mutación recurrente que a menudo se "pasa por alto" por la selección natural & # 151 indica una forma de reducir la frecuencia de la enfermedad a largo plazo: permitir que las personas realicen actividades reproductivas más informadas. opciones.

Hoy en día, las pruebas genéticas pueden identificar a las personas que portan un alelo de Huntington mucho antes del inicio de la enfermedad y antes de que hayan tomado sus decisiones reproductivas. La prueba genética que identifica el alelo de Huntington funciona como una especie de huellas dactilares de ADN. Se copia una muestra de ADN y se corta en pedazos. Luego, las piezas se extienden sobre un gel (ver a la derecha). El patrón de bandas puede decirles a los investigadores si una persona es portadora de un alelo que probablemente cause la enfermedad de Huntington.

Tener esta información podría permitir a las personas tomar decisiones reproductivas más informadas. Por ejemplo, en el lago de Maracaibo, los investigadores y los trabajadores de la salud han intentado poner anticonceptivos a disposición de la población local para que puedan tomar decisiones reproductivas en función de sus propios antecedentes familiares con la enfermedad. Pero sea lo que sea lo que la gente finalmente decida hacer con este conocimiento, una comprensión profunda de la enfermedad no sería posible sin la perspectiva histórica que ofrece la evolución.

Foto de familia venezolana & # 169 1983 por Steve Uzzell Foto del Dr. Wexler & # 169 1986 por Steve Uzzell


La enfermedad de Huntington (EH) es una enfermedad neurológica hereditaria que causa movimientos involuntarios, trastornos emocionales graves y deterioro cognitivo. Solo en los Estados Unidos, alrededor de 30.000 personas tienen EH. Además, 35.000 personas presentan algunos síntomas y 75.000 portan el gen anormal que hará que desarrollen la enfermedad. No existe cura para esta enfermedad mortal.

Un solo gen anormal produce la EH. En 1993, los científicos finalmente aislaron el gen de la EH en el cromosoma 4. El gen codifica la producción de una proteína llamada "huntingtina", cuya función aún se desconoce. Pero la versión defectuosa del gen tiene repeticiones excesivas de una secuencia de tres bases, "CAG". En el gen de la huntingtina normal, esta secuencia se repite entre 11 y 29 veces. En el gen mutante, la repetición se repite una y otra vez, desde 40 veces hasta más de 80.

Este defecto hace que la proteína huntingtina resultante se deforme, propensa a aglutinarse en el cerebro y provoque la muerte de las células nerviosas cercanas. Las células de los ganglios basales, un área del cerebro responsable de coordinar el movimiento, y de la corteza, que controla el pensamiento, la percepción y la memoria, son las más afectadas.

Dado que el gen que causa la EH es dominante, cada hijo de un padre con EH tiene una probabilidad de 50 a 50 de heredar el gen de la EH. El niño solo necesita una copia del gen de cualquiera de los padres para desarrollar la enfermedad. Una persona que hereda el gen de la EH y sobrevive lo suficiente, tarde o temprano desarrollará la enfermedad. Si el niño no hereda el gen defectuoso, no contraerá la enfermedad ni transmitirá el gen a las generaciones posteriores. Los síntomas de la EH generalmente aparecen en la mediana edad.

Investigación: Descubriendo los misterios de la enfermedad de Huntington

El descubrimiento en 1993 del gen, que desencadena la EH cuando no funciona correctamente, impulsó la investigación sobre esta devastadora enfermedad. Los científicos esperan que un enfoque multifacético conduzca a una cura.

La investigación avanza en muchas direcciones:

Neurobiología básica: Los científicos continúan estudiando el gen de la EH para comprender mejor cómo causa la enfermedad.

Imágenes: Los científicos pueden observar lo que hace el gen defectuoso en varias estructuras del cerebro y cómo afecta la química y el metabolismo del cuerpo mediante la exploración por TEP y otras tecnologías de imágenes.

Modelos animales: Los científicos esperan aprender más sobre los síntomas y la progresión de la enfermedad mediante la reproducción de animales de laboratorio, como ratones, y tratando de duplicar las características clínicas de la EH.

Investigación del tejido fetal: Los investigadores han implantado tejido fetal en roedores y primates no humanos para comprender mejor cómo restaurar o reemplazar funciones típicamente perdidas por la degeneración nerviosa en individuos con EH.

Estudios genéticos: Los científicos continúan estudiando los patrones de herencia en las familias, incluidos los estudios genéticos de la edad de inicio, los patrones de herencia y los marcadores que se encuentran dentro de las familias. Estos estudios pueden arrojar luz adicional sobre cómo se transmite la EH de generación en generación.

Ensayos clínicos de fármacos: Las pruebas de drogas incluyen clases de medicamentos que controlan los síntomas, ralentizan la progresión de la EH o corrigen o reemplazan otros defectos metabólicos que contribuyen al desarrollo y progresión de la EH.

El nuevo descubrimiento ofrece esperanza para un nuevo tratamiento

Estas muchas vías de investigación han convergido recientemente en un descubrimiento prometedor que sugiere un tratamiento para la EH: los científicos de la Universidad de California (UC) en Irvine, previnieron con éxito la muerte celular en un Drosophila modelo de mosca de la fruta que porta el defecto del gen de la EH. Los investigadores de UC Irvine creen que han descubierto cómo la mutación genética altera las vías químicas para causar la enfermedad. Al identificar estos cambios, los investigadores creen que pueden haber encontrado una forma eficaz de retrasar o prevenir la enfermedad.

El fármaco utilizado por los investigadores de UC Irvine para prevenir la muerte celular en la mosca de la fruta se conoce como inhibidor de HDAC y actualmente se encuentra en ensayos clínicos para tratar el cáncer en humanos. Esto podría acelerar los ensayos en humanos del fármaco en pacientes con enfermedad de Huntington.

La enfermedad de Huntington (EH) es una enfermedad neurológica hereditaria que causa movimientos involuntarios, trastornos emocionales graves y deterioro cognitivo. Solo en los Estados Unidos, alrededor de 30.000 personas tienen EH. Además, 35.000 personas presentan algunos síntomas y 75.000 portan el gen anormal que hará que desarrollen la enfermedad. No existe cura para esta enfermedad mortal.

Un solo gen anormal produce la EH. En 1993, los científicos finalmente aislaron el gen de la EH en el cromosoma 4. El gen codifica la producción de una proteína llamada "huntingtina", cuya función aún se desconoce. Pero la versión defectuosa del gen tiene repeticiones excesivas de una secuencia de tres bases, "CAG". En el gen de la huntingtina normal, esta secuencia se repite entre 11 y 29 veces. En el gen mutante, la repetición se repite una y otra vez, desde 40 veces hasta más de 80.

Este defecto hace que la proteína huntingtina resultante se deforme, propensa a aglutinarse en el cerebro y provoque la muerte de las células nerviosas cercanas. Las células de los ganglios basales, un área del cerebro responsable de coordinar el movimiento, y de la corteza, que controla el pensamiento, la percepción y la memoria, son las más afectadas.

Dado que el gen que causa la EH es dominante, cada hijo de un padre con EH tiene una probabilidad de 50 a 50 de heredar el gen de la EH. El niño solo necesita una copia del gen de cualquiera de los padres para desarrollar la enfermedad. Una persona que hereda el gen de la EH y sobrevive lo suficiente, tarde o temprano desarrollará la enfermedad. Si el niño no hereda el gen defectuoso, no contraerá la enfermedad ni transmitirá el gen a las generaciones posteriores. Los síntomas de la EH generalmente aparecen en la mediana edad.

Investigación: Descubriendo los misterios de la enfermedad de Huntington

El descubrimiento en 1993 del gen, que desencadena la EH cuando no funciona correctamente, impulsó la investigación sobre esta devastadora enfermedad. Los científicos esperan que un enfoque multifacético conduzca a una cura.

La investigación avanza en muchas direcciones:

Neurobiología básica: Los científicos continúan estudiando el gen de la EH para comprender mejor cómo causa la enfermedad.

Imágenes: Los científicos pueden observar lo que hace el gen defectuoso en varias estructuras del cerebro y cómo afecta la química y el metabolismo del cuerpo mediante la exploración por TEP y otras tecnologías de imágenes.

Modelos animales: Los científicos esperan aprender más sobre los síntomas y la progresión de la enfermedad mediante la reproducción de animales de laboratorio, como ratones, y tratando de duplicar las características clínicas de la EH.

Investigación del tejido fetal: Los investigadores han implantado tejido fetal en roedores y primates no humanos para comprender mejor cómo restaurar o reemplazar funciones típicamente perdidas por la degeneración nerviosa en individuos con EH.

Estudios genéticos: Los científicos continúan estudiando los patrones de herencia en las familias, incluidos los estudios genéticos de la edad de inicio, los patrones de herencia y los marcadores que se encuentran dentro de las familias. Estos estudios pueden arrojar luz adicional sobre cómo se transmite la EH de generación en generación.

Ensayos clínicos de fármacos: Las pruebas de drogas incluyen clases de medicamentos que controlan los síntomas, ralentizan la progresión de la EH o corrigen o reemplazan otros defectos metabólicos que contribuyen al desarrollo y progresión de la EH.

El nuevo descubrimiento ofrece esperanza para un nuevo tratamiento

Estas muchas vías de investigación han convergido recientemente en un descubrimiento prometedor que sugiere un tratamiento para la EH: los científicos de la Universidad de California (UC) en Irvine, previnieron con éxito la muerte celular en un Drosophila modelo de mosca de la fruta que porta el defecto del gen de la EH. Los investigadores de UC Irvine creen que han descubierto cómo la mutación genética altera las vías químicas para causar la enfermedad. Al identificar estos cambios, los investigadores creen que pueden haber encontrado una forma eficaz de retrasar o prevenir la enfermedad.

El fármaco utilizado por los investigadores de UC Irvine para prevenir la muerte celular en la mosca de la fruta se conoce como inhibidor de HDAC y actualmente se encuentra en ensayos clínicos para tratar el cáncer en humanos. Esto podría acelerar los ensayos en humanos del fármaco en pacientes con enfermedad de Huntington.


Los investigadores localizan el gen que desencadena la enfermedad de Huntington & # x27s

Después de 10 años agotadores en un purgatorio de investigaciones de pistas falsas, experimentos fallidos y largos períodos de desesperación mordaz, un equipo internacional de científicos dice que ha descubierto el tesoro más codiciado de la biología molecular, el gen detrás de la enfermedad de Huntington.

Ahora que tienen el gen en la mano, los investigadores dicen que pueden comenzar a avanzar en la comprensión del trastorno, una enfermedad neurodegenerativa que generalmente ataca a una persona en los 30 & # x27s o 40 & # x27s, destruye insidiosamente el cuerpo y la cordura por igual, y mata dentro de los 10 años. a 20 años.

La enfermedad de Huntington & # x27s afecta a unos 30.000 estadounidenses y hasta 150.000 están en riesgo de desarrollarla. La víctima más conocida fue el cantante de folk Woody Guthrie. Santo Grial de la Genética

Las primeras pistas sobre la ubicación del gen # x27 llegaron a principios de la década de 1980 y # x27, en los albores de la era contemporánea de la genética molecular. Pero los investigadores pronto se encontraron con una sucesión de inconvenientes que transformaron la búsqueda en una búsqueda irresistible aunque irritante que sedujo a algunos de los nombres más importantes de la biología.

De particular interés para los científicos, la mutación que causa la enfermedad es una que han visto últimamente en genes que causan otras enfermedades, una especie de efecto de acordeón molecular en el que un pequeño segmento del gen se expande de forma anormal y se repite una y otra vez. Clave del rompecabezas

Los investigadores enfatizaron hoy que se necesita mucho trabajo por hacer antes de que puedan usar la mutación como cualquier tipo de herramienta de pronóstico precisa. El hallazgo del gen tampoco significa que un tratamiento para la enfermedad sea inminente. Pero el descubrimiento es esencial para resolver el rompecabezas de Huntington & # x27s.

El hallazgo se publicará el viernes en la revista Cell, acreditando como autor al Huntington & # x27s Disease Collaborative Research Group. Esto refleja un raro ejemplo de cooperación científica sostenida en el que seis laboratorios en los Estados Unidos, Inglaterra y Gales compartieron sus datos e ideas.

Los biólogos de todo el mundo, incluso los que competían contra el consorcio victorioso, recibieron la noticia con una alegría desinhibida y un profundo alivio.

"Este es un evento histórico", dijo el Dr. Rick Myers de la Universidad de California en San Francisco, que había estado tratando de forma independiente de aislar el gen. "No puedo creer que finalmente esté aquí después de todos estos años". Este es un descubrimiento muy importante, muy significativo ''.

El Dr. David L. Nelson, genetista molecular del Baylor College of Medicine en Houston, dijo: “Creo que esto es fantástico. Se ha tardado tanto en encontrar este gen, y ha habido tan extrañas especulaciones sobre por qué la gente no podía conseguirlo, que me siento aliviado y emocionado de ver que la búsqueda ha terminado. '' El Dr. Nelson ha trabajado en otro trastorno, llamado síndrome de X frágil, que es causado por una expansión genética anormal similar.

La Dra. Nancy S. Wexler de la Fundación de Enfermedades Hereditarias en Santa Mónica, California, y la Universidad de Columbia en Nueva York, ayudó a mantener unido al consorcio a lo largo de los años y, a menudo, viajó a ciudades en Venezuela donde muchos de los aldeanos sufren de Huntington & # x27s. . Dijo que estaba a punto de salir por la puerta para partir hacia Sudamérica cuando escuchó la noticia de que su grupo había aislado el gen.

"Me sentí como si hubiera chocado contra una pared de ladrillos", dijo. `` Me quedé atónito. Estaba extasiado. Después de eso, estaba deambulando como un zombi ''. Investigador en riesgo

La Dra. Wexler, cuya madre murió de la enfermedad de Huntington, tiene una probabilidad de 50 a 50 de haber heredado el gen. Una prueba ha estado disponible durante aproximadamente una década que predice con alta precisión quién es probable que esté en riesgo, pero la Dra. Wexler se niega a discutir si se ha realizado la prueba.

El siguiente paso en la investigación es descubrir cómo funciona en el cuerpo la proteína producida por la versión normal del gen Huntington & # x27s, y por qué la mutación en expansión dentro del gen tiene consecuencias tan catastróficas.

"Por lo que hemos visto hasta ahora, la proteína no se parece a ninguna otra cosa con la que estemos familiarizados", dijo el Dr. Francis S. Collins de la Universidad de Michigan en Ann Arbor, otro participante en la colaboración.

El trastorno a veces comienza en la infancia o la adolescencia, pero con mayor frecuencia permanece silencioso hasta bien entrada la edad adulta, momento en el que comienzan los síntomas: movimientos aleatorios e incontrolables en todas las partes del cuerpo, trastornos psiquiátricos, deterioro mental y muerte. Las víctimas de Huntington & # x27s pueden confundirse con borrachos, por lo que caminar a toda velocidad y arrastrar las palabras es su discurso. Los investigadores ahora sospechan que algunas de las brujas de Salem pueden haber sufrido de Huntington & # x27s. Odisea a través del cromosoma

La enfermedad es el resultado de la muerte extensa de neuronas en los ganglios basales, una región del cerebro que controla el movimiento y posiblemente la cognición.

Por poco común que sea el trastorno, ha permanecido mucho en el ojo público a lo largo de los años, en parte porque la búsqueda del gen ha sido muy publicitada.

A través de un golpe de gran suerte hace 10 años, el Dr. James F. Gusella del Hospital General de Massachusetts y líder de la colaboración, ideó un llamado marcador para Huntington & # x27s, un fragmento de ADN que indicaba aproximadamente dónde estaba el gen. debe haber, en algún lugar de la parte superior del brazo del cromosoma 4, uno de los 23 pares de cromosomas empaquetados en cada célula humana.

El Dr. Gusella y sus colaboradores asumieron que sería una tarea relativamente sencilla encontrar el gen específico, pero en su lugar, los científicos se tambalearon durante años mientras otros genes, incluidos los de la fibrosis quística, la distrofia muscular y la neurofibromatosis, fueron arrancados con mucha fanfarria.

Los científicos se extraviaron repetidamente por patrones de herencia inusuales del gen Huntington & # x27s y por la complejidad de trabajar cerca de la punta de un cromosoma. Se cree que las regiones terminales de los cromosomas son densas en genes y están sujetas a una gran cantidad de los llamados eventos de recombinación o intercambio cromosómico, lo que hace que sea muy difícil examinarlos.

Los científicos dijeron que la detección del gen Huntington & # x27s marca el cierre de la era de rastrear laboriosamente genes individuales en busca de enfermedades. A partir de ahora, los biólogos planean poner la mayor parte de su empresa en el Proyecto Genoma Humano, el vasto esfuerzo federal para diseñar sistemáticamente los 100.000 genes que se encuentran en el plano humano.

Por fin, los científicos identificaron un gen con todas las características de ser inestable y estar sujeto a una expansión peligrosa, exactamente como habían visto en el síndrome del X frágil y otros dos trastornos hereditarios. Un tartamudeo molecular

En el gen Huntington & # x27s, la mutación afecta a un triplete de subunidades genéticas, o bases, representadas por las iniciales químicas CAG. En personas normales, el gen tiene de 11 a 34 de estos trillizos. Pero los pacientes de Huntington & # x27s poseen entre 35 y 100 o más de ellos. Este tartamudeo molecular interrumpe la capacidad del gen para producir una proteína o da como resultado una proteína deformada y que funciona mal. En cualquier caso, el defecto provoca la muerte de las células cerebrales.

Al examinar 75 familias con antecedentes de Huntington & # x27, los investigadores han visto la expansión anormal en cada caso de un paciente afectado. Ahora están confirmando la evidencia que sugiere que el número exacto de trillizos en exceso predice cuándo en la vida una persona será víctima de la enfermedad.

Si la correlación se mantiene, lo que permite a los investigadores decirle a las personas que van a contraer una enfermedad incurable y cuándo sucederá, el Dr. Collins dijo que el conocimiento podría llevar al límite el asesoramiento genético.


¿Por qué la poliglutamina es tóxica?

La evidencia que respalda la toxicidad de la poliglutamina es sólida. Quizás lo más convincente es la gran cantidad de enfermedades por poliglutamina. Si bien cada uno se debe a una mutación en un gen diferente, todos conducen a la neurodegeneración, aunque de diferentes subconjuntos de neuronas (en la enfermedad de Huntington, los ganglios basales y la corteza se ven afectados de manera más significativa, lo que lleva a los efectos característicos sobre el movimiento y la cognición). Se encuentra evidencia adicional en la relación directa entre el número de repeticiones de trinucleótidos y la gravedad de la enfermedad, y la relación inversa entre el número de repeticiones y la edad de inicio: las repeticiones más largas causan peor enfermedad y a una edad más temprana.

La forma en que los tractos de poliglutamina causan la muerte celular es la cuestión central de la enfermedad de Huntington, a la que cientos de investigadores han dedicado millones de horas durante la última década. Se han promovido al menos media docena de hipótesis sólidas, la mayoría todavía tienen campeones y pruebas buenas, aún no refutadas (aunque incompletas) que las respaldan.

La primera hipótesis que generó entusiasmo se produjo en 1996, cuando un grupo de la Universidad de Duke demostró que la huntingtina mutante se unía a una enzima central involucrada en la producción de energía de la célula, GAPDH (gliceraldehído fosfato deshidrogenasa). Además, otra proteína de poliglutamina expandida, de una enfermedad aún más rara conocida como DRPLA (atrofia dentatorubropallidoluysiana), también se unió a GAPDH. Esto sugirió inmediatamente que un defecto en la producción de energía subyace a la patología en ambas enfermedades y que quizás las células estaban muriendo directa o indirectamente por falta de energía. A su favor, esta hipótesis explicaba por qué las células cerebrales eran tan susceptibles: mientras que otras células del cuerpo pueden usar vías enzimáticas alternativas para metabolizar las grasas, las células cerebrales se alimentan solo de glucosa y tienen un requisito implacable de GAPDH.

A pesar de su atractivo, la hipótesis pronto cayó en desgracia. Los investigadores descubrieron que, si bien la producción de energía estaba realmente afectada en las neuronas afectadas, no parecía involucrar la función GAPDH, sino más bien las mitocondrias (más sobre esto más adelante). Además, se descubrió que la huntingtina mutante interactúa con docenas de otras proteínas celulares, al menos en el tubo de ensayo, debilitando el caso de un efecto especial mediado a través de esta única vía.


Historia de la enfermedad de Huntington

George Huntington (9 de abril de 1850 - 3 de marzo de 1916) fue un médico estadounidense de Long Island, Nueva York que contribuyó con la descripción clínica de la enfermedad que lleva su nombre: la enfermedad de Huntington. El Dr. Huntington escribió su artículo "Sobre Corea" cuando tenía 22 años, un año después de recibir su título de médico en la Universidad de Columbia en Nueva York. "On Chorea" se publicó por primera vez en el Medical and Surgical Reporter de Filadelfia el 13 de abril de 1872.

En los más de 100 años transcurridos desde la muerte de George Huntington en 1916, el trastorno que describió como una 'curiosidad médica' se ha convertido en un foco de intenso interés médico y científico, en parte debido a la contribución de las familias en la generación de conocimiento sobre esta enfermedad familiar. . Como han señalado muchos escritores, la propia familia de George Huntington jugó un papel crucial en la definición de esta enfermedad. Lo que se ha apreciado menos es que las familias afectadas que describió también desempeñaron un papel, en formas que reconoció el propio George Huntington. No tenía exactamente 22 años, se acababa de graduar del Colegio de Médicos y Cirujanos de la Universidad de Columbia en la ciudad de Nueva York, y con poca experiencia clínica, sin práctica médica establecida y sin pacientes propios con el trastorno, escribió un relato en 1872 que William Osler considerado uno de los retratos más concisos y precisos de una enfermedad jamás escrito. No fue el relato médico más antiguo de corea hereditaria, pero ciertamente fue el más completo. Y por razones sociales y culturales, así como médicas y científicas, jugó un papel mucho más importante en la definición de la entidad clínica discreta que pronto se conoció como "corea de Huntington" y, a finales de la década de 1960, como "enfermedad de Huntington".

A pesar de un considerable reconocimiento durante su vida, George Huntington siguió siendo un médico de familia de una pequeña ciudad, pero no un provinciano o aislado. Sabía que su artículo había llamado la atención de la profesión médica en el país y en el extranjero y que esto había ayudado a revelar la enfermedad en muchas partes del mundo. Estuvo en contacto con algunos médicos eminentes de su época, incluido Osler, y fue un orador invitado sobre la corea de Huntington en sociedades médicas como la influyente Sociedad Neurológica de Nueva York. En un momento en que la medicina se estaba volviendo cada vez más "científica", él también puso sus esperanzas en la investigación, aunque decidió no dedicarse a la investigación él mismo. Aludiendo a la patología desconocida de la corea, que lo había intrigado desde el principio, confiaba en 'que la ciencia, que ha logrado tales maravillas a través de la devoción incansable de sus seguidores, puede aún' ​​volcar y volcar, y volcar ', hasta está abierto a la luz del día ”.


Investigación de variantes

Debido al patrón de herencia autosómico mendeliano de variantes dentro de HTT, la aplicación de VSClinical de las pautas de ACMG nos ayudará a profundizar en una variante interesante asociada con la EH.

Para empezar, podemos reducir significativamente las miles de variantes de los datos del exoma de nuestros pacientes basándonos solo en la calidad. Para filtrar por calidad, podemos usar el campo de calidades de genotipo de nuestro archivo VCF y establecer el valor de umbral en 50 para recopilar variantes que tengan una calidad de genotipo mayor o igual a 50 (Figura 1).

Figure 1: The filter chain logic used to isolate variants based on genotype quality, location within the HTT gene, and those that cause in-frame insertions.

Then we will want to look at variants that are specifically located in the huntingtin gene (HTT) because it is known that the CAG repeat region is located on Chromosome 4 within exon 1 of the HTT gene. We can do this by running the Match Genes List algorithm from the computed data list and entering in the HTT gene since it is our only gene of interest (Figure 2).

Figure 2B

Figure 2: VarSeq can apply the Match Genes List algorithm (A) so the user can define a specific set of genes that harness a defined phenotype or disease. In this case, one gene related to Huntington’s Disease (B).

Finally, because we are looking for extra CAG repeats inserted into the gene, we can use the sequence ontology field from the RefSeq genes annotation source and isolate in-frame insertion variants (Figure 1). After applying all of the above filter logic, we successfully narrow our search to one variant on chromosome 4, within exon 1 of the HTT gene that results in a chain of 38 CAG repeats (Figure 3). We can now flag this variant for evaluation according to the ACMG Guidelines within (Figure 4)

Figure 3: Visual representation of the CAG insertion variant within the CAG repeat region using GenomeBrowse.

Figure 4B

Figure 4: A In-frame insertion variant (c.105_110dupGCAGCA) (A) was opened in VSClinical to be evaluated according to the ACMG Guidelines (B)


Base de datos de enfermedades raras

Huntington’s disease is a genetic, progressive, neurodegenerative disorder characterized by the gradual development of involuntary muscle movements affecting the hands, feet, face, and trunk and progressive deterioration of cognitive processes and memory (dementia). Neurologic movement abnormalities may include uncontrolled, irregular, rapid, jerky movements (chorea) and athetosis, a condition characterized by relatively slow, writhing involuntary movements. Dementia is typically associated with progressive disorientation and confusion, personality disintegration, impairment of memory control, restlessness, agitation, and other symptoms and findings. In individuals with the disorder, disease duration may range from approximately 10 years up to 25 years or more. Life-threatening complications may result from pneumonia or other infections, injuries related to falls, or other associated developments.

Huntington’s disease is transmitted as an autosomal dominant trait. The disease results from changes (mutations) of a gene known as “huntington” located on the short arm (p) of chromosome 4 (4p16.3). In those with the disorder, the huntington gene contains errors in the coded “building blocks” (nucleotide bases) that make up the gene’s instructions. The gene contains abnormally long repeats of coded instructions consisting of the basic chemicals cytosine, adenine, and guanine (CAG trinucleotide repeat expansion). The length of the expanded repeats may affect the age at symptom onset. The specific symptoms and physical features associated with Huntington’s disease result from degeneration of nerve cells (neurons) within certain areas of the brain (e.g., basal ganglia, cerebral cortex).

Signos y síntomas de amp

Huntington’s disease is characterized by rapid uncontrollable muscle movements such as tics or muscle jerks (choreiform movements or chorea). This disorder causes a loss of coordination and personality changes. As the disease progresses, the ability to speak may be impaired, memory may fade, and the involuntary jerky muscle movements (chorea) become more severe.

Huntington’s disease runs a ten to 25 year progressive course. As the disorder progresses, the chorea may subside and there may be an absence of movement (akinesia). Dementia gradually develops. Patients with Huntington’s disease are at high risk of developing pneumonia as a result of being bedridden and undernourished.

Causas

Huntington’s disease is inherited as an autosomal dominant trait. Human traits, including the classic genetic diseases, are the product of the interaction of two genes, one received from the father and one from the mother.

In dominant disorders, a single copy of the disease gene (received from either the mother or father) will be expressed “dominating” the other normal gene and resulting in the appearance of the disease. The risk of transmitting the disorder from affected parent to offspring is 50 percent for each pregnancy regardless of the sex of the resulting child.

Huntington’s disease is caused by changes (mutations) of a gene that is located on the short arm (p) of chromosome 4 (4p16.3). Chromosomes are found in the nucleus of all body cells. They carry the genetic characteristics of each individual. Pairs of human chromosomes are numbered from 1 through 22, with an unequal 23rd pair of X and Y chromosomes for males and two X chromosomes for females. Each chromosome has a short arm designated as “p” and a long arm identified by the letter “q.” Chromosomes are further subdivided into bands that are numbered.

Known as huntingtin, the gene controls the production of a protein found in nerve cells (neurons) throughout the brain. However, the specific function of the huntingtin protein is not known. In individuals with the disorder, the huntingtin gene contains errors in the coded “building blocks” that make up its specific genetic instructions. The instructions within every gene consist of different arrangements of four basic chemicals (nucleotide bases) called adenine (A), cytosine (C), guanine (G), and thymine (T). In those with Huntington’s Disease, the huntingtin gene contains abnormally long repeats of coded instructions consisting of cytosine, adenine, and guanine (CAG trinucleotide repeat expansion). For example, individuals with the disease have over 35 CAG repeats within the huntingtin gene, with most having more than 39. However, individuals without the disorder tend to have about 20 repeats in the gene. Expanded CAG repeats are unstable and may expand further over time and with successive generations. This is thought to be responsible for genetic anticipation, a phenomenon in which an individual with Huntington’s disease may have symptom onset at a significantly earlier age than his or her affected parent. In addition, some researchers suggest that expanded CAG repeats of the huntingtin gene may become more unstable when the gene is transmitted from the father.

The specific symptoms associated with Huntington’s disease are caused by degenerative changes of nerve cells (neurons) within certain regions of the brain, including the basal ganglia and cerebral cortex. The basal ganglia are specialized nerve cells deep within the brain that play a role in regulating movements. The cerebral cortex, the outer region of the brain, is responsible for conscious thought and movement.

Poblaciones afectadas

About 30,000 people in the United States have Huntington’s disease and another 200,000 are at risk of developing the condition. Symptoms commonly develop between ages 30 and 50. The disease progresses slowly and a person may live for another 15-20 years after the onset of symptoms.

Trastornos relacionados

Symptoms of the following disorders can be similar to those of Huntington’s disease. Las comparaciones pueden ser útiles para un diagnóstico diferencial:

Hallervorden-Spatz disease is a rare progressive disorder that affects muscle movement. It is associated with the degeneration of the nervous system. Hallervorden-Spatz Disease is characterized by uncontrolled muscle movements (dystonia), muscular rigidity, and the loss of cognitive abilities (dementia). The symptoms of this disease typically begin during childhood, although occasionally the disease begins in adulthood. Approximately one-third of people with Hallervorden-Spatz disease experience sudden jerky muscle movements. Other less frequent symptoms may include joint pain (dysarthria), mental retardation, facial grimacing, impaired speech (dysphasia), and impaired vision. (For more information on this disorder, choose “Hallervorden-Spatz” as your search term in the Rare Disease Database.)

Multiple system atrophy (MSA) is a group of rare inherited disorders that are characterized by the progressive degeneration of the cerebellar cortex and other brain tissue. Several different types of multiple system atrophy have been identified, the symptoms of which vary widely depending on the MSA type present. Generally, these disorders are characterized by an impaired ability to coordinate muscle movement, tremors, involuntary jerky muscle movements, impaired speech (dysphasia), loss of cognitive abilities, and mental deterioration. A wide variety in severity and age of onset may be found in all types of MSA. (For more information on the disorders which make up MSA, choose “Multiple System Atrophy” as your search term in the Rare Disease Database.)

Sydenham’s chorea is a disorder of the nervous system that begins abruptly after a streptococcal infection such as strep throat or rheumatic fever. This disorder usually affects young children and adolescents. Sydenham’s chorea is characterized by rapid, involuntary, non-repetitive muscle movements that may gradually become more severe and frequent. The muscles of the arms and legs are usually most affected. Speech may also be impaired. Other common symptoms may include clumsiness and facial grimacing. Chorea-like muscle movements tend to disappear with sleep. This disorder usually subsides in 3 to 6 months with no permanent neurological or muscle damage. (For more information on this disorder, choose “Sydenham” as your search term in the Rare Disease Database.)

Wilson’s disease is a rare genetic disorder characterized by excess copper stored in various body tissues, particularly the liver, brain, and corneas of the eyes. The disease is progressive and, if left untreated, it may cause liver (hepatic) disease, central nervous system dysfunction, and death. Early diagnosis and treatment may prevent serious long-term disability and life threatening complications. Treatment is aimed at reducing the amount of copper that has accumulated in the body and maintaining normal copper levels thereafter. (For more information on this disorder, choose “Wilson” as your search term in the Rare Disease Database.)

Tourette syndrome is a neurological movement disorder that usually first appears between the ages of two and 16 years. Initial symptoms are often rapid eye blinking or facial grimaces, but many parts of the body may be affected. Symptoms wax and wane, with new symptoms replacing old ones that have disappeared. Tourette syndrome is not progressive nor degenerative, and patients live a normal life span. Muscle and vocal tics characterize this disorder. (For more information on this disorder, choose “Tourette” as your search term in the Rare Disease Database.)

Dentatorubral-Pallidoluysian atrophy (DRPLA) is another spino-cerebellar degenerative disease the cause of which is linked to an abnormally high number of nucleotide repeats in the patient’s DNA. The characteristics of DRPLA include shock-like epileptic contractions (myoclonic epilepsy) usually limited to the upper extremities of one side of the body (pallidoluysian) slow, continuous, sinuous motion of the arms and/or hands (choreoathetosis) uncontrollable, irregular, uncoordinated, muscle actions (ataxia) and dementia. Age of onset is usually in the patient’s twenties, and inheritance is autosomal dominant. The disorder has been traced to a gene located at 16q24.3.

Huntington’s disease-like 2 (HDL-2) is an autosomal dominant disorder remarkably like Huntington’s disease but characterized by a different trinucleotide repeat. Onset typically occurs in the fourth decade, with involuntary movements and abnormalities of voluntary movements, as well as dementia. This disorder was described based on the experiences of one family and, except for lower frequency of eye-movement and the absence of seizures, it is similar to juvenile-onset Huntington’s disease. The gene has been traced to a site at 16q24.3 that is known as the JPH3 gene or junctophilin gene.

Diagnóstico

The diagnosis of Huntington&aposs disease may be confirmed by a thorough clinical evaluation, detailed patient history, and a variety of specialized tests. Specialized x-ray studies such as computerized tomography (CT) scanning, magnetic resonance imaging (MRI), or electroencephalography (EEG) may help confirm the diagnosis of Huntington&aposs Disease. During CT scanning, a computer and x-rays are used to create a file showing cross-sectional images of the brain. During MRI, a magnetic field and radio waves are used to create cross-sectional images of the brain. During an EEG, an instrument records electrical activity of the brain. Neuropsychological and/or genetic tests are also used to aid the diagnosis of Huntington&aposs disease.

Terapias estándar

In August 2008, the Food and Drug Administration (FDA) approved tetrabenazine (Xenazine) for the treatment of the repetitive, involuntary movements (chorea. associated with Huntington&aposs disease. This is the first and only FDA-approved treatment specifically for any symptom of HD. Prestwick Pharmaceuticals, Inc., of Washington, DC, is the U.S. manufacturer of tetrabenezine. The drug has been available in Europe for several years.

Other treatment for Huntington&aposs disease is symptomatic and supportive. There are some treatments that may alleviate various symptoms temporarily. Neuroleptic medication such as haloperidon can partially suppress the involuntary movement, especially in the early stages. Other medication can often help depression and other emotional symptoms. Special high calorie food preparations may help an affected individual maintain weight and avoid choking during the later stages of Huntington&aposs disease.

Genetic counseling will be of benefit for affected individuals and their families. Family members of affected individuals should also receive clinical evaluations to detect any symptoms and physical characteristics that may be potentially associated with Huntington&aposs disease.

Terapias de investigación

Medivation is conducting the Huntington’s disease trial in collaboration with the Huntington Study Group (HSG), a network of more than 250 experienced clinical trial investigators, coordinators and consultants from more than 60 academic and research institutions throughout the United States, Canada, Europe and Australia.

The Phase 2 portion will be conducted at approximately 17 HSG sites in the United States and Europe and is being led by principal investigator Karl Kieburtz, M.D., M.P.H., professor of neurology at the University of Rochester and director of the HSG Clinical Trials Coordination Center.

For more information please contact

Patrick Machado, Chief Financial of Officer Medivation, Inc.,

Jani Bergan of WeissComm Partners, +1-415-946-1064,

La información sobre los ensayos clínicos actuales se publica en Internet en www.clinicaltrials.gov. Todos los estudios que reciben fondos del gobierno de los EE. UU., Y algunos respaldados por la industria privada, se publican en este sitio web del gobierno.

Para obtener información sobre los ensayos clínicos que se llevan a cabo en el Centro Clínico de los NIH en Bethesda, MD, comuníquese con la Oficina de Reclutamiento de Pacientes de los NIH:

Para obtener información sobre ensayos clínicos patrocinados por fuentes privadas, comuníquese con:

In 2006, the U.S. Food and Drug Administration (FDA) granted orphan drug status for the drug candidate, HD-02. This designation followed successful phase I and phase II trials in which HD-02 seemed to reduce the serum 8OH2’dG, a chemical that is found in high levels in patients with Huntington’s disease. It also appeared to elevate brain levels of creatine. HD-02 is produced by Avicena. For information, contact the company at:

228 Hamilton Ave., 3rd Floor

The drug ethyl-EPA (Miraxion) is currently (2006) in a phase III trial co-sponsored by its manufacturer, Amarin Neuroscience. Miraxion has FDA “fast-track” status as a potential treatment for the signs and symptoms of Huntington’s disease. Amarin is currently conducting two phase III clinical trials, one in the United States and one in Europe, involving Miraxion. The one in the U.S. is being run by the Huntington’s Study Group (HSG), based at the University of Rochester. For information, call the Huntington Study Group at (800) 487-7671 or go to www.amarincorp.com.

A study of the effects of music therapy on the psychological, somatic, and social symptoms of patients with Huntington’s disease is currently (2006) in a phase I trial at the University of Rochester. This study was launched in 2005.

A May 2004 report from the Department of Medical Genetics at Cambridge University maintains that rapamycin, a drug used to prevent organ rejection after transplants, appears to slow the progress of Huntington’s disease. The report details studies with animals, but studies involving rapamycin and humans now are planned.

Researchers are studying mice with the HD gene and the use of a type of bile acid called TUDCA in possibly preventing the death of brain neurons. However, more research is needed before this approach can be tested in humans.

The National Society of Genetic Counselors has suggested the following classification of genetic test results may be predictive of Huntington’s Disease: tests showing fewer than 26 repeats of the gene suggests that a person will not get Huntington’s Disease testing showing between 27 and 35 repeats of the gene suggests that a person is unlikely to develop Huntington Disease, but his/her offspring may be at risk those who test between 36 and 39 repeats of the gene appear to be positive for Huntington’s Disease but with reduced penetrance and over 40 repeats of the gene are considered positive for Huntington’s Disease.

The FDA Office of Orphan Products Development is sponsoring a randomized, double-blind and placebo-controlled Phase I and Phase II clinical trial of the antibiotic minocycline to determine whether it is safe and tolerable in patients with Huntington’s disease and whether it reduces symptoms of the disease. This trial is being conducted at the Massachusetts General Hospital in Boston. The principal investigator is Merit E. Cudkowicz, MD. More information may be obtained by contacting:

Study ID Number: FD-R-1968-01

NLM Identifier: NCT00029874

In 2001, the anti-oxidant Coenzyme Q10 received an orphan drug designation by the FDA. Additional study is needed to determine the safety and effectiveness of this treatment for Huntington disease.

In 2000, the FDA granted ethyl eicosapentaenoate orphan drug status for the treatment of Huntington disease.

Information about current clinical trials related to Huntington disease may be accessed through the Huntington Study Group, a non-profit organization of physicians and other healthcare providers in the United States, Europe, Canada, and Australian. The organization’s web site is at: www.Huntington-Study-Group.org.

Organizaciones de apoyo

    • 39 Coleherne Court
    • The Little Boltons
    • London, SW5 ODN United Kingdom
    • Phone: 4402079372938
    • Correo electrónico: [email & # 160protected]
    • Website: http://www.naadvocacy.org
    • 322 8th Ave, 7th Floor
    • New York, NY 10001 USA
    • Phone: (866) 232-8484
    • Toll-free: (866) 232-8484
    • Correo electrónico: [email & # 160protected]
    • Website: http://www.alzfdn.org
    • Apartado de correos 8126
    • Gaithersburg, MD 20898-8126
    • Teléfono: (301) 251-4925
    • Número gratuito: (888) 205-2311
    • Sitio web: http://rarediseases.info.nih.gov/GARD/
    • 3960 Broadway, 6th Floor
    • New York, NY 10032
    • Phone: (212) 928-2121
    • Correo electrónico: [email & # 160protected]
    • Website: http://www.hdfoundation.org
    • 151 Frederick St, Suite 400
    • Kitchner
    • Ontario, N2H 2M2 Canada
    • Phone: (519) 749-7063
    • Toll-free: (800) 998-7398
    • Correo electrónico: [email & # 160protected]
    • Website: http://www.huntingtonsociety.ca/english/index.asp
    • 505 Eighth Avenue
    • Suite 902
    • New York, NY 10018 USA
    • Phone: (212) 242-1968
    • Toll-free: (800) 345-4372
    • Correo electrónico: [email & # 160protected]
    • Website: http://www.hdsa.org
    • 116 Yewdale Crescent
    • Coventry
    • CV2 2FT
    • Phone: (782) 179-9554
    • Correo electrónico: [email & # 160protected]
    • Website: http://www.HDYO.org
    • 1550 Crystal Dr, Suite 1300
    • Arlington, VA 22202 Estados Unidos
    • Teléfono: (888) 663-4637
    • Sitio web: http://www.marchofdimes.org
    • 555 E. Wells Street
    • Suite 1100
    • Milwaukee, WI 53202-3823
    • Phone: (414) 276-2145
    • Correo electrónico: [email & # 160protected]
    • Website: http://www.movementdisorders.org
    • 811 East Wisconsin Ave
    • CORREOS. Box 510034
    • Milwaukee, WI 53203 USA
    • Phone: (414) 299-0124
    • Correo electrónico: [email & # 160protected]
    • Website: http://www.new-horizons.org
    • CORREOS. Box 5801
    • Bethesda, MD 20824
    • Phone: (301) 496-5751
    • Toll-free: (800) 352-9424
    • Website: http://www.ninds.nih.gov/
    • 350 Parnassus Avenue
    • Suite 905
    • San Francisco, CA 94117
    • Phone: (415) 353-2057
    • Correo electrónico: [email & # 160protected]
    • Website: http://www.memory.ucsf.edu

    Referencias

    Rosenblatt A. Huntington Disease. In: NORD Guide to Rare Disorders. Lippincott Williams & Wilkins. Philadelphia, PA. 2003:537-38.

    Beers MH, Berkow R, eds. The Merck Manual, 17th ed. Whitehouse Station, NJ: Merck Research Laboratories 1999:1464-65.

    Berkow R, ed. The Merck Manual-Home Edition, 2.a ed. Whitehouse Station, NJ: Merck Research Laboratories 2003:552, 553-54.

    Larson DE, ed. Mayo Clinic Family Health Book. New York, NY: William Morrow and Company, Inc 1996:477-78.

    Jankovic J. Choreas, Athetosis, and Ballism. In: Bennett JC, Plum F. Eds. Libro de texto de Medicina Cecil. 20ª ed. W.B. Saunders Co., Philadelphia, PA 1996:2048-49.

    Fahn S. Huntington Disease. In: Rowland LP. Ed. Merritt’s Neurology. 10ª ed. Lippincott Williams & Wilkins. Philadelphia, PA. 2000:659-62.

    Rosenblatt A, et al, eds. A Physician’s Guide to the Management of Huntington’s Disease, 2nd ed. Huntington’s Disease Society of America, 1999.

    Alberch J, Perez-Navarro E, Canals JM. Neurotrophic factors in Huntington’s disease. Prog Brain Res. 2004146:195-229.

    DeKosky ST, Marek K. Looking backward to move forward: early detection of neurodegenerative disorders. Ciencias. 2003302:830-34.

    MacDonald ME, Gines S, Gusella JF, et al. Huntington’s disease. Neuromolecular Med. 20034:7-20.

    Margolis RL, Ross CA. Diagnosis of Huntington disease. Clin Chem. 200349:1726-32.

    Rosser AE, Dunnett SB. Neural transplantation in patients with Huntington’s disease. CNS Drugs. 200317:853-67.

    Hogarth P. Huntington’s disease: a decade beyond gene discovery. Curr Neurol Neurosci Rep. 20033:279-84.

    Hersch SM. Huntington’s disease: prospects for neuroprotective therapy 10 years after the discovery of the causative genetic mutation. Cur Opin Neurol. 200316:501-06.

    Bilney B, Morris ME, Perry A. Effectiveness of physiotherapy, occupational therapy, and speech pathology for people with Huntington’s disease: a systematic review. Neurorehabil Neural Repair. 200317:12-24.

    Ostenfeld T, Svendsen CN. Recent advances in stem neurobiology. Adv Tech Stand Neurosurg. 200328:3-89.

    Grimbrgen YA, Roos RA. Therapeutic options for Huntington’s disease. Curr Opin Investig Drugs. 20034:51-54.

    Gasser T, Bressman S, Durr A, et al. State of the art review: molecular diagnosis of inherited movement disorders. Movement Disorders Society task for on molecular diagnosis. Mov Disord. 200318:3-18.

    Emerich DF. Neuroprotective possibilities for Huntington’s disease. Expert Opin Biol Ther. 20011:467-79.

    Burson CM, Markey KR. Genetic counseling issues in predictive genetic testing for familial adult-onset neurologic diseases. Semin Pediatr Neurol. 20018:177-86.

    Sieradzan KA, Mann DM. The selective vulnerability of nerve cells in Huntington’s disease. Neuropathol Appl Neurobiol. 200127:1-21.

    Hughes RE, Olson JM. Therapeutic opportunities in polyglutamine disease. Nat Med. 20017:419-23.

    Freeman TB, Hauser RA, Willing AE, et al. transplantation of human fetal striatal tissue in Huntington’s disease: rationale for clinical studies. Novartis Found Symp. 2000231:129-38 discussion 139-47.

    Meiser B, Dunn S. Psychological impact of genetic testing for Huntington’s disease: an update of the literature. J Neurol Neurosurg Psychiatry. 200069:574-78.

    Gutekunst CA, Norflus F, Hersch SM. Recent advances in Huntington’s disease. Curr Opin Neurol. 200013:445-50.

    McKusick VA, ed. Online Mendelian Inheritance in Man (OMIM). Baltimore. MD: The Johns Hopkins University Huntington Disease HD. Entry No:143100 Last Update:2/17/2004

    NINDS Huntington’s Disease Information Page. Reviewed 07-01-2001. 2pp.

    NINDS Huntington’s Disease – Hope Through Research. Reviewed July 1, 2001. 19pp.

    MedlinePlus. Huntington’s Disease. Last Updated: 26 February 2004. 3pp.

    Huntington’s Disease: A guide for families. Huntington’s Disease Society of America. 1996. 21pp.

    What is Huntington’s Disease? Huntington’s Disease Association. nd. 4pp.

    Años publicados

    La información contenida en la base de datos de enfermedades raras de NORD & rsquos es solo para fines educativos y no pretende reemplazar el consejo de un médico u otro profesional médico calificado.

    El contenido del sitio web y las bases de datos de la Organización Nacional de Enfermedades Raras (NORD) está protegido por derechos de autor y no puede reproducirse, copiarse, descargarse o difundirse, de ninguna manera, para ningún propósito comercial o público, sin la autorización previa por escrito y la aprobación de NORD. . Las personas pueden imprimir una copia impresa de una enfermedad individual para uso personal, siempre que el contenido no esté modificado e incluya los derechos de autor de NORD & rsquos.

    Organización Nacional de Enfermedades Raras (NORD)
    55 Kenosia Ave., Danbury CT 06810 y bull (203)744-0100


    About Huntington's Disease and Related Disorders

    Huntington's disease (HD) is named after George Huntington, who described it among residents of East Hampton, Long Island in 1872. It is a hereditary neurodegenerative disease. In 1993, a collaborative group of investigators discovered the gene that causes HD. As a result of this discovery it is now possible to diagnose HD with blood or tissue samples.

    The Genetic Cause of HD

    HD is caused by mutation in a gene located on chromosome 4. This gene is found in every human being, and contains a CAG repeat sequence. We have not yet discovered the gene's normal function. In a case of HD, the gene contains an abnormally large number of CAG repeats. The larger the number of triplet repeats, generally speaking, the earlier in life one will develop HD. Furthermore, when the gene is passed from father to child (but not when passed from mother to child) the gene may lengthen even more, resulting in an earlier age of onset for the disease. This phenomenon is known as anticipation.

    Genes for diseases can be either dominant or recessive. The gene for HD is dominant. Each child of an affected parent has a 50/50 chance of getting the mutant gene, and therefore has a 50% chance of inheriting the disease. On the other hand, if people with a parent suffering from HD do not inherit the mutant gene, they cannot pass it on to anyone else.

    Important Information About HD Testing

    It is important to understand that while people are born with the mutated gene for HD, in most cases they will not develop the symptoms until later in life. Therefore someone can be without symptoms or presymptomatic for a number of years. In the past, there was no way to test for the abnormal gene, but now a blood test can determine whether or not an individual carries the gene for HD. This test can be used in cases of suspected HD, to confirm the diagnosis, or it can be used as a predictive test in individuals who are at risk for HD. People who are at risk may want to undergo predictive testing in order to put their minds at ease, to plan for their medical needs, or prior to having children. The decision to have such a test is a momentous one and should not be taken lightly. Most centers that do predictive testing, including ours, require a period of counseling before and after the test.

    What Are the Characteristics of HD?

    Onset is usually in mid-life, but can occur any time from childhood to old age. The initial signs of this disorder may be subtle. HD is characterized by a movement disorder, dementia, and psychiatric disturbances. Additional characteristics of HD include personality changes, weight loss (probably from a combination of difficulty eating, and calories burned by the involuntary movements), difficulty swallowing, and hard-to-understand speech.

    The Course of HD

    Once an individual develops signs of HD the course of the disease can last anywhere from ten to thirty years. Typically, the course of HD can be roughly divided into three stages.

    Early Stage:
    In this stage patients can still perform most of their usual activities. They may still be working and may still be able to drive. Involuntary movements are mild and infrequent, speech is still clear, and dementia, if present at all, is mild.

    Middle Stage:
    At this stage patients are more disabled and may need assistance with some of their activities of daily living. Falls, weight loss, and swallowing difficulties may become a problem. Dementia is more obvious to the casual observer. Involuntary movements are more pronounced.

    Late Stage:
    Patients entering this stage of the disease require almost total care and may reside in hospitals or nursing homes, although some remain at home. They may no longer be able to walk or speak. They may be more rigid now and show fewer involuntary movements. Individuals in this stage may or may not be able to swallow food. At this stage most patients do not seem to suffer much as they are apparently unaware of their surroundings. When the patient passes away, the cause of death is usually related to malnutrition, pneumonia, or heart failure.

    What Treatments Are Available?

    At this time, there is no cure for HD. Researchers are working on a number of treatments that may slow down the progression of the disease. There are a number of interventions available today that improve the quality of life for HD sufferers. In the early and middle stages of the disease, medications can be given in small doses to HD patients to help suppress the involuntary movements. Depression and other psychiatric conditions in people with HD can be quite effectively treated. Proper nutrition, exercise and precautions in the home can help minimize many of the potential consequences of HD such as weight loss, falls, and choking on food. Finally contact with other HD sufferers, family members, and care-providers can be a vital source of support for HD patients and their families.


    Ver el vídeo: Hirn u0026 Heinrich - Tödlicher Veitstanz: Die Chorea-Huntington-Erkrankung (Agosto 2022).