Información

En teoría, ¿podría vivir una mujer que tiene padres y madres con cromosomas idénticos?


A lo que me refiero es a algo totalmente imposible, pero estoy teniendo algunas experiencias mentales.

  1. Suponiendo que tengo una máquina que puede producir un ser vivo solo a partir de un código de ADN (como en la película The Fly). Si hago una secuencia de ADN, que tiene cromosomas de madre y padre idénticos, ¿sería un ser así una monstruosidad o un ser humano cuando saliera de la máquina?

  2. Para una persona así, cuando se realiza la recombinación de ADN entre 2 cromosomas iguales, solo creará clones.

  3. Ahora presentamos una nueva monstruosidad, una versión masculina gemela masculina de la mujer con cromosoma idéntico, que solo ha alterado el cromosoma Y. Sus espermatozoides también serán todos iguales.

  4. cuando estas 2 personas se aparean, producirá un clon.

EDITAR: Para aclarar mi pregunta número uno ... El par de cromosomas 1 tiene 2 cromosomas, uno del padre y otro de la madre. Si estos dos fueran idénticos.


No es necesario inventar una máquina fantástica para crear animales genéticamente idénticos. Esto se hace todo el tiempo en la cría de plantas y animales, pero no con las personas. Se logra mediante la endogamia durante muchas generaciones. Los animales suelen ser aproximadamente un 98,6% idénticos después de 20 generaciones de endogamia.

El peligro de la endogamia es la presencia oculta de rasgos recesivos en los padres que serán fatales (o al menos perjudiciales) en la descendencia, ya que la descendencia obtendrá dos copias en lugar de una. Los criadores encuentran reproductores que pueden soportar una endogamia tan intensa mediante prueba y error. Por supuesto, las mutaciones continúan ocurriendo después de que se ha creado una cepa genéticamente idéntica, por lo que la deriva genética es un problema para los laboratorios que utilizan cepas idénticas de plantas o animales.


Son posibles organismos genéticamente idénticos. Los animales de laboratorio se crían para que sean genéticamente idénticos. Los animales son consanguíneos, con sacrificio de animales que muestran rasgos recesivos. Con el tiempo, no hay rasgos recesivos, excepto los que puedan surgir por mutación fortuita. Esto también se hace de manera rutinaria con el ganado: un toro con rasgos deseables podría aparearse (a través de esperma congelado) con sus hijas, nietas, bisnietas, etc., cada vez que la descendencia tenga una mayor proporción del ADN del toro.

Si emparejas 2 organismos genéticamente idénticos, no tendrás un clon. Los gametos se mezclan a través de la meiosis.

https://en.wikipedia.org/wiki/Meiosis

No se introduce material genético nuevo, pero los cromosomas se recurren de forma aleatoria, lo que da como resultado ligeras variaciones de gameto a gameto y en la progenie resultante.


En teoría, ¿podría vivir una mujer que tiene padres y madres con cromosomas idénticos? - biología

En esta sección, veremos algunas de las formas en que la herencia ayuda a moldear nuestra forma de ser. La herencia implica más que información genética de nuestros padres. Según la psicología evolutiva, nuestra herencia genética proviene de los genes más adaptativos de nuestros antepasados. Veremos qué sucede genéticamente durante la concepción y veremos brevemente algunas anomalías genéticas. Sin embargo, antes de entrar en estos temas, es importante enfatizar la interacción entre la herencia y el medio ambiente. ¿Por qué eres como eres? Al considerar algunas de sus características (altura, peso, personalidad, salud, etc.), pregúntese si estas características son el resultado de la herencia, factores ambientales o ambos. Lo más probable es que pueda ver las formas en que tanto la herencia como los factores ambientales (como el estilo de vida, la dieta, etc.) han contribuido a estas características.

Los resultados del aprendizaje

  • Explicar la perspectiva de la psicología evolutiva del desarrollo a lo largo de la vida.
  • Describir los componentes genéticos de la concepción.
  • Describir genes y su importancia en la herencia genética.
  • Describir anomalías cromosómicas.
  • Explicar el valor de las pruebas prenatales.
  • Describir la interacción entre la genética y el medio ambiente.
  • Comparar gemelos monocigóticos y dicigóticos

Los científicos descubren las células de los niños que viven en el cerebro de las madres

El vínculo entre madre e hijo es profundo, y una nueva investigación sugiere una conexión física aún más profunda de lo que nadie pensaba. Los profundos lazos psicológicos y físicos que comparten la madre y su hijo comienzan durante la gestación, cuando la madre es todo para el feto en desarrollo, proporcionando calidez y sustento, mientras que los latidos de su corazón proporcionan un ritmo constante y relajante.

La conexión física entre la madre y el feto es proporcionada por la placenta, un órgano formado por células tanto de la madre como del feto, que sirve como conducto para el intercambio de nutrientes, gases y desechos. Las células pueden migrar a través de la placenta entre la madre y el feto, estableciendo su residencia en muchos órganos del cuerpo, incluidos los pulmones, la tiroides, los músculos, el hígado, el corazón, los riñones y la piel. Estos pueden tener una amplia gama de impactos, desde la reparación de tejidos y la prevención del cáncer hasta el desencadenamiento de trastornos inmunitarios.

Es notable que sea tan común que las células de un individuo se integren en los tejidos de otra persona distinta. Estamos acostumbrados a pensar en nosotros mismos como individuos autónomos singulares, y estas células extrañas parecen desmentir esa noción y sugieren que la mayoría de las personas portan restos de otros individuos. Por más notable que esto pueda ser, los asombrosos resultados de un nuevo estudio muestran que las células de otros individuos también se encuentran en el cerebro. En este estudio, se encontraron células masculinas en el cerebro de las mujeres y habían estado viviendo allí, en algunos casos, durante varias décadas. El impacto que pudieron haber tenido ahora es solo una suposición, pero este estudio reveló que estas células eran menos comunes en los cerebros de las mujeres que tenían la enfermedad de Alzheimer y rsquos, lo que sugiere que pueden estar relacionadas con la salud del cerebro.

Todos consideramos que nuestros cuerpos son nuestro ser único, por lo que la idea de que podamos albergar células de otras personas en nuestros cuerpos parece extraña. Aún más extraño es el pensamiento de que, aunque ciertamente consideramos que nuestras acciones y decisiones se originan en la actividad de nuestros propios cerebros individuales, las células de otros individuos viven y funcionan en esa estructura compleja. Sin embargo, la mezcla de células de individuos genéticamente distintos no es nada infrecuente. Esta condición se llama quimerismo por la Quimera que escupe fuego de la mitología griega, una criatura que era en parte serpiente, en parte león y en parte, en parte cabra. Sin embargo, las quimeras que ocurren naturalmente son mucho menos siniestras e incluyen criaturas como el moho y los corales.

El microquimerismo es la presencia persistente de unas pocas células genéticamente distintas en un organismo. Esto se notó por primera vez en humanos hace muchos años cuando se encontraron células que contenían el cromosoma masculino y ldquoY & rdquo circulando en la sangre de las mujeres después del embarazo. Dado que estas células son genéticamente masculinas, no podrían haber sido propiedad de las mujeres, pero lo más probable es que provengan de sus bebés durante la gestación.

En este nuevo estudio, los científicos observaron que las células microquiméricas no solo se encuentran circulando en la sangre, sino que también están incrustadas en el cerebro. Examinaron los cerebros de mujeres fallecidas para detectar la presencia de células que contienen el cromosoma masculino y ldquoY & rdquo. Encontraron tales células en más del 60 por ciento de los cerebros y en múltiples regiones del cerebro. Dado que la enfermedad de Alzheimer es más común en mujeres que han tenido embarazos múltiples, sospecharon que la cantidad de células fetales sería mayor en mujeres con EA en comparación con aquellas que no tenían evidencia de enfermedad neurológica. Los resultados fueron precisamente lo contrario: había menos células derivadas del feto en mujeres con Alzheimer & rsquos. Las razones no están claras.

El microquimerismo resulta más comúnmente del intercambio de células a través de la placenta durante el embarazo, sin embargo, también hay evidencia de que las células pueden transferirse de la madre al bebé a través de la lactancia. Además del intercambio entre la madre y el feto, puede haber intercambio de células entre gemelos. en el útero, y también existe la posibilidad de que las células de un hermano mayor que reside en la madre encuentren su camino de regreso a través de la placenta hacia un hermano menor durante la última gestación. Las mujeres pueden tener células microquiméricas tanto de su madre como de sus propios embarazos, e incluso existe evidencia de competencia entre las células de la abuela y el bebé dentro de la madre.

No está claro qué hacen las células microquiméricas fetales en el cuerpo de la madre y el rsquos, aunque existen algunas posibilidades intrigantes. Por ejemplo, las células microquiméricas fetales son similares a las células madre en el sentido de que pueden convertirse en una variedad de tejidos diferentes y pueden ayudar en la reparación de los tejidos. Un grupo de investigación que investigaba esta posibilidad siguió la actividad de las células microquiméricas fetales en una rata madre después de que el corazón materno se lesionara: descubrieron que las células fetales migraban al corazón materno y se diferenciaban en células cardíacas que ayudaban a reparar el daño. En estudios con animales, se encontraron células microquiméricas en cerebros maternos donde se convirtieron en células nerviosas, lo que sugiere que podrían estar integradas funcionalmente en el cerebro. Es posible que ocurra lo mismo con estas células en el cerebro humano.

Estas células microquiméricas también pueden influir en el sistema inmunológico. Una célula microquimérica fetal de un embarazo es reconocida por el sistema inmunológico de la madre en parte como perteneciente a la madre, ya que el feto es genéticamente mitad idéntico a la madre, pero en parte extraña, debido a la contribución genética del padre. Esto puede "estimular" al sistema inmunológico a estar alerta a las células que son similares al yo, pero con algunas diferencias genéticas. Las células cancerosas que surgen debido a mutaciones genéticas son precisamente esas células, y hay estudios que sugieren que las células microquiméricas pueden estimular el sistema inmunológico para detener el crecimiento de tumores. Se encuentran muchas más células microquiméricas en la sangre de mujeres sanas en comparación con aquellas con cáncer de mama, por ejemplo, lo que sugiere que las células microquiméricas pueden prevenir de alguna manera la formación de tumores. En otras circunstancias, el sistema inmunológico se vuelve contra uno mismo, causando un daño significativo. El microquimerismo es más común en pacientes que padecen esclerosis múltiple que en sus hermanos sanos, lo que sugiere que las células quiméricas pueden tener un papel perjudicial en esta enfermedad, quizás al desencadenar un ataque autoinmune.

Este es un nuevo campo de investigación floreciente con un enorme potencial para nuevos hallazgos, así como para aplicaciones prácticas. Pero también es un recordatorio de nuestra interconexión.


La ciencia de cómo las mujeres pueden tener gemelos con dos padres diferentes

Las pruebas de paternidad suelen dar una respuesta sencilla: el hombre es o no es el padre. Pero, para una mujer de Nueva Jersey que demanda manutención infantil, las cosas son un poco más complicadas. Resulta que el hombre que ella pensó que era el padre de sus gemelos era solo el padre de uno de los dos.

Ese resultado es raro y tan raro que la afección tiene el nombre improbable de & # 8220superfecundación & # 8221. Pero resulta que pueden suceder muchas cosas cuando se trata de dar a luz a varios hijos al mismo tiempo. Estos son los diferentes tipos de nacimientos múltiples:

Gemelos superfecundantes: Cuando una mujer tiene relaciones sexuales con dos hombres diferentes en un corto período de tiempo mientras ovula, es posible que ambos hombres la embaracen por separado. En este caso, dos espermatozoides diferentes impregnan dos óvulos diferentes. Esto es lo que le pasó a la mujer en Nueva Jersey. Un niño fue producto de su relación con el hombre que llevó a la corte, y el otro niño fue concebido durante un encuentro separado con otro hombre. Si bien este fenómeno es poco común, las investigaciones sugieren que ocurre de vez en cuando. Un estudio de 1992 encontró que los gemelos superfecundantes estaban en la raíz de más del 2% de las demandas de paternidad en los Estados Unidos que involucran gemelos.

Gemelos fraternos (50% de genética compartida): Los gemelos fraternos resultan cuando dos espermatozoides separados fertilizan dos óvulos separados. Ambos bebés son una mezcla de la madre y el padre, pero no comparten exactamente la misma genética.

Gemelos de cuerpo polar (75% de genética compartida): Podría pensar en los gemelos de cuerpo polar como gemelos medio idénticos. Ocurren cuando un óvulo se divide en dos durante la ovulación, creando un cuerpo primario y un cuerpo polar, los cuales tienen la misma genética. En la mayoría de los casos, el cuerpo polar, que tiene menos citoplasma, morirá, pero en algunos casos tanto el cuerpo primario como el cuerpo polar serán fertilizados por espermatozoides separados creando gemelos con genética idéntica de la madre y genética diferente de la del padre. Si bien la teoría del hermanamiento polar tiene sentido desde una perspectiva científica, existe un cierto desacuerdo entre los científicos sobre si el hermanamiento polar realmente ocurre en el mundo real.

Gemelos idénticos (genética 100% compartida): Los gemelos idénticos se producen cuando un solo espermatozoide fertiliza un solo óvulo y la célula resultante se divide en dos. Los dos cuerpos, que pronto serán bebés, comparten la misma genética y tienen el mismo aspecto.

Las cosas pueden complicarse cuando empiezas a lidiar con trillizos, quintillizos e incluso mayores crías de un solo embarazo. Por ejemplo, una madre que tiene trillizos podría tener gemelos idénticos del mismo óvulo y un tercer hijo de un óvulo y un espermatozoide completamente diferentes. Una vez que comienzas a mezclar y combinar de esa manera, las posibles combinaciones pueden volverse muy complejas.


¿Por qué heredamos el ADN mitocondrial solo de nuestras madres?

Durante mucho tiempo, los biólogos pensaron que nuestro ADN residía solo en el centro de control de nuestras células, el núcleo.

Luego, en 1963, una pareja de la Universidad de Estocolmo descubrió ADN fuera del núcleo. Mirando a través de un microscopio electrónico, Margit y Sylvan Nass notaron fibras de ADN en estructuras llamadas mitocondrias, los centros de energía de nuestras células.

Nuestro ADN mitocondrial representa una pequeña parte de nuestro ADN total. Contiene solo 37 de los 20.000 a 25.000 genes que codifican proteínas en nuestro cuerpo. Pero es notablemente distinto del ADN en el núcleo. A diferencia del ADN nuclear, que proviene de ambos padres, el ADN mitocondrial proviene solo de la madre.

Nadie comprende completamente por qué o cómo el ADN mitocondrial de los padres se borra de las células. Un equipo internacional de científicos estudió recientemente las mitocondrias en el esperma de una lombriz intestinal llamada C. elegans para encontrar respuestas.

Sus resultados, publicados esta semana en la revista Science, muestran que las mitocondrias paternas en este tipo de lombrices intestinales tienen un mecanismo de autodestrucción interno que se activa cuando un espermatozoide se fusiona con un óvulo. Retrasar este mecanismo, descubrieron los científicos, condujo a tasas más bajas de supervivencia embrionaria. En el futuro, esta información podría ayudar a los científicos a comprender mejor ciertas enfermedades y posiblemente mejorar las técnicas de fertilización in vitro.

Este trabajo "se acerca más a dilucidar un proceso de desarrollo clave que nos ha dejado perplejos durante mucho tiempo", dijo Justin St. John, profesor del Instituto Hudson de Investigación Médica en Australia, que no participó en la investigación.

Es bien sabido que la transferencia de ADN mitocondrial de la madre a la descendencia, a menudo llamada herencia materna, ocurre en los seres humanos y en la mayoría de los organismos multicelulares. La herencia materna es lo que permite a los servicios de pruebas genéticas como 23andMe rastrear nuestros ancestros maternos. Heredaste tu ADN mitocondrial de tu madre, quien heredó el de ella de su madre y así sucesivamente.

La herencia materna también dio lugar a la idea de que existe una "Eva mitocondrial", una mujer de la que todos los seres humanos heredaron su ADN mitocondrial.

Antes de esta investigación, se pensaba que la herencia materna estaba orquestada por procesos en los óvulos de la madre, dijo Ding Xue, profesor de la Universidad de Colorado Boulder y uno de los autores del artículo. Se sabe que las grandes estructuras llamadas autofagosomas, por ejemplo, engullen las mitocondrias paternas poco después de que un espermatozoide penetra en un óvulo.

El Dr. Xue y sus colegas encontraron, sin embargo, que las mitocondrias paternas en los gusanos redondos en realidad comenzaron a descomponerse antes de que los autofagosomas los alcanzaran. "Es como un mecanismo de suicidio", dijo Byung-Ho Kang, profesor de la Universidad China de Hong Kong y otro autor del artículo.

Los investigadores identificaron un gen, llamado cps-6, que parecía iniciar el proceso de degradación dentro de las mitocondrias paternas. Descubrieron que la eliminación de cps-6 provocaba que las mitocondrias paternas permanecieran más tiempo en el embrión. También condujo a tasas más altas de muerte embrionaria.

"Este artículo proporciona los primeros datos experimentales que sugieren que no es bueno mantener el ADN mitocondrial de los espermatozoides", dijo Vincent Galy, investigador de la Universidad Pierre y Marie Curie en París, que no participó en el estudio.

No está claro si tener algo de ADN mitocondrial paterno en nuestras células conduce a problemas de salud. Hasta la fecha, se ha informado de un posible caso, detallado en 2002 por investigadores de Dinamarca. En un hombre con miopatía mitocondrial, una enfermedad neuromuscular, los científicos descubrieron una mutación en el ADN mitocondrial que provenía de su padre. Sin embargo, es posible que la mutación se haya producido espontáneamente después de la concepción, en lugar de heredarse directamente de su padre.

La investigación adicional podría arrojar luz sobre las enfermedades causadas por el ADN mitocondrial, que puede provocar ceguera, daño a los nervios y demencia, dijo el Dr. Xue. Debido a que es un proceso de detección algo largo, los médicos generalmente no controlan a los pacientes para determinar la herencia de mitocondrias paternas. Pero "a medida que hacemos más estudios, es posible que descubramos que está estrechamente relacionado con algunas enfermedades humanas", dijo el Dr. Xue.

Más estudios también podrían ampliar la comprensión de una técnica de fertilización in vitro que implica inyectar un solo espermatozoide directamente en un óvulo. Algunos investigadores han estudiado si esta técnica conduce a la presencia de ADN mitocondrial de los espermatozoides en el embrión, pero "hay resultados contradictorios", dijo el Dr. Galy.

El gran misterio que permanece es por qué la herencia materna ocurre de manera tan constante en todos los organismos, dijo el Dr. Xue. Una teoría tiene que ver con el hecho de que los espermatozoides deben generar mucha energía cuando compiten para fertilizar un óvulo. Durante este tiempo, las mitocondrias de los espermatozoides están sobrecargadas de trabajo, lo que posiblemente podría dañar su ADN y provocar mutaciones.

Pero esta teoría, y todas las demás, siguen siendo especulativas, dijo el Dr. Xue. "Esta es una cuestión biológica de larga data", dijo. "Debe haber una razón fundamental e importante por la que la mayoría de las especies adoptan el mismo estilo de herencia mitocondrial".


¿Determinando la paternidad sin una prueba de ADN?

¿Puede determinar la paternidad sin una prueba de ADN para la paternidad? No positivamente. La prueba de ADN de paternidad es la única forma de saberlo con certeza, sin embargo, existen herramientas que pueden ayudar a proporcionar información sobre un posibilidad de paternidad. 1. Fecha de concepción

Hay formas de estimar fecha de concepción, que se puede encontrar en toda la web. Tenga en cuenta que estas son herramientas para ayudar a determinar si el supuesto padre podría ser el padre biológico. No pueden dar respuestas definitivas sobre la paternidad.

2. Prueba de color de ojos

Una prueba de paternidad del color de los ojos muestra cómo el color de los ojos y la teoría de los rasgos heredados pueden usarse para ayudar a estimar la paternidad. Esta prueba se basa en teorías sobre los genes y cómo se heredan de los padres biológicos. Con esta prueba, ingresa los colores de ojos de la madre, el presunto padre y el niño para determinar si la paternidad es posible.

3. Prueba de tipo de sangre

Una prueba de paternidad por tipo de sangre también puede ayudar a eliminar a un padre potencial o determinar si la paternidad es probable. los IDENTIFICACIÓN La prueba de paternidad del tipo de sangre GENE muestra cómo se puede utilizar la teoría del tipo de sangre y de los rasgos heredados ABO para ayudar a responder las preguntas de paternidad. Con esta prueba, ingresa los tipos de sangre de la madre, el niño y el presunto padre para determinar si la paternidad es posible.

Prueba de ADN: la única forma segura

Estas pruebas son útiles para determinar si el presunto padre podría posiblemente ser el padre biológico. Pero recuerde, la prueba de paternidad de ADN es la solamente forma de obtener resultados claros de paternidad.

Siga con nosotros Facebook y Gorjeo! Si tiene preguntas sobre pruebas de paternidad u otros servicios de pruebas de ADN, comuníquese con nuestro Centro de atención al cliente al 888-404-4363, de lunes a viernes de 9 a. m. a 6 p. m., hora del este. Nuestros amables y expertos representantes están listos y felices de ayudar. Obtenga respuestas en cualquier momento visitando nuestro Centro de ayuda.

Comentarios

Me preguntaba si podría darme algún consejo sobre la paternidad y si cree que es necesario que le hagan la prueba al hijo. La pareja solo se conoció en abril y el bebé nació a las 31 semanas de gestación en octubre. estuvo en el hospital apenas un día y el bebé pesaba 2,7 kg y la longitud era de 57 cm. el padre y el hijo tienen la misma marca de nacimiento en la misma pierna y el mismo lugar, pero busqué en Google y afirman que las marcas de nacimiento no son hereditarias. ¿Podría por favor darme algún consejo sobre esto ya que ella rechaza el ADN?

Hola Jessica,
Solo podemos recomendar realizar una prueba de paternidad de ADN si alguien cuestiona la paternidad. Puede comprar una prueba de paternidad de ADN en las farmacias locales de EE. UU. No necesitamos que la madre realice la prueba, solo el supuesto padre e hijo. Háganos saber de qué otra manera podemos ayudar. Siempre puede llamarnos al 888-404-GENE si tiene más preguntas.

Si utilizo una prueba de paternidad con mi hijo y el hermano de su padre, eso mostrará si están relacionados. Padre no está por aquí.


Descubiertos 'Adán' y 'Eva' genéticos

Casi todos los hombres vivos pueden rastrear sus orígenes hasta un hombre que vivió hace unos 135.000 años, sugiere una nueva investigación. Y ese anciano probablemente compartió el planeta con la madre de todas las mujeres.

Los hallazgos, detallados hoy (1 de agosto) en la revista Science, provienen del análisis más completo del cromosoma sexual masculino, o cromosoma Y, hasta la fecha. Los resultados anulan investigaciones anteriores, que sugerían que el antepasado común más reciente de los hombres vivió hace entre 50.000 y 60.000 años.

A pesar de su superposición en el tiempo, el antiguo "Adán" y la antigua "Eva" probablemente ni siquiera vivían cerca el uno del otro, y mucho menos se aparean. [Los 10 mayores misterios de los primeros humanos]

"Esas dos personas no se conocían", dijo Melissa Wilson Sayres, genetista de la Universidad de California en Berkeley, que no participó en el estudio.

Seguimiento de la historia

Los investigadores creen que los humanos modernos abandonaron África hace entre 60.000 y 200.000 años, y que la madre de todas las mujeres probablemente surgió del este de África. Pero más allá de eso, los detalles se vuelven confusos.

El cromosoma Y se transmite de manera idéntica de padre a hijo, por lo que las mutaciones o cambios puntuales en el cromosoma sexual masculino pueden rastrear la línea masculina hasta el padre de todos los humanos. Por el contrario, el ADN de las mitocondrias, la fuente de energía de la célula, se transporta dentro del óvulo, por lo que solo las mujeres se lo transmiten a sus hijos. El ADN escondido dentro de las mitocondrias, por lo tanto, puede revelar el linaje materno a una Eva antigua.

Pero con el tiempo, el cromosoma masculino se hincha con tramos de ADN duplicados y desordenados, dijo el coautor del estudio Carlos Bustamante, genetista de la Universidad de Stanford en California. Como resultado, juntar fragmentos de ADN a partir de la secuenciación de genes fue como intentar armar un rompecabezas sin la imagen en la parte superior de la caja, lo que dificulta el análisis completo.

Cromosoma Y

Bustamante y sus colegas armaron una pieza mucho más grande del rompecabezas al secuenciar todo el genoma del cromosoma Y para 69 hombres de siete poblaciones globales, desde los bosquimanos africanos San hasta el Yakut de Siberia.

Al asumir una tasa de mutación anclada a eventos arqueológicos (como la migración de personas a través del Estrecho de Bering), el equipo concluyó que todos los machos de su muestra global compartían un solo antepasado masculino en África hace aproximadamente 125.000 a 156.000 años.

Además, el ADN mitocondrial de los hombres, así como muestras similares de 24 mujeres, revelaron que todas las mujeres del planeta se remontan a una Eva mitocondrial, que vivió en África hace entre 99.000 y 148.000 años y casi el mismo período de tiempo durante el cual el cromosoma Y vivió Adam.

Adán más antiguo

Pero los resultados, aunque fascinantes, son solo parte de la historia, dijo Michael Hammer, un genetista evolutivo de la Universidad de Arizona que no participó en el estudio.

Un estudio separado en el mismo número de la revista Science encontró que los hombres compartían un ancestro común entre hace 180.000 y 200.000 años.

Y en un estudio detallado en marzo en el American Journal of Human Genetics, el grupo de Hammer mostró que varios hombres en África tienen cromosomas Y únicos y divergentes que se remontan a un hombre aún más antiguo que vivió entre 237.000 y 581.000 años atrás. [Desentrañar el genoma humano: 6 hitos moleculares]

"Ni siquiera encaja en el árbol genealógico que ha construido el laboratorio de Bustamante y es más antiguo", dijo Hammer a WordsSideKick.com.

Los estudios genéticos siempre se basan en una muestra de ADN y, por lo tanto, proporcionan una imagen incompleta de la historia humana. Por ejemplo, el grupo de Hammer tomó muestras de un grupo de hombres diferente al que hizo el laboratorio de Bustamante, lo que llevó a estimaciones diferentes de la edad real de los antepasados ​​comunes.

¿Adán y Eva?

Estas personas primitivas no son paralelas a los bíblicos Adán y Eva. No fueron los primeros humanos modernos en el planeta, sino solo dos de miles de personas vivas en ese momento con linajes masculinos o femeninos ininterrumpidos que continúan en la actualidad.

El resto del genoma humano contiene pequeños fragmentos de ADN de muchos otros ancestros y mdash, simplemente no aparecen en el ADN mitocondrial o del cromosoma Y, dijo Hammer. (Por ejemplo, si una mujer antigua solo tuviera hijos, entonces su ADN mitocondrial desaparecería, aunque el hijo pasaría una cuarta parte de su ADN a través del resto de su genoma).

Como seguimiento, el laboratorio de Bustamante está secuenciando los cromosomas Y de casi 2000 hombres más. Esos datos podrían ayudar a determinar con precisión dónde vivían estos humanos antiguos en África.

"Es muy emocionante ", dijo Wilson Sayres a WordsSideKick.com." A medida que tengamos más poblaciones en todo el mundo, podremos comenzar a comprender exactamente de dónde venimos físicamente ".


En teoría, ¿podría vivir una mujer que tiene padres y madres con cromosomas idénticos? - biología

UN EXAMEN DE LA QUÍMICA DE LA SANGRE

En 1943 M. R. De Haan, M.D., un conocido predicador de radio y fundador de Radio Bible Class, publicó un libro titulado La química de la sangre. En este libro, De Haan adopta la posición de que el pecado está en la sangre y se transmite a través de la sangre. Continúa argumentando que el padre solo es el contribuyente de la sangre de un embrión y la madre solo es el contribuyente del cuerpo de un embrión. Es, sostiene, la única forma en que Cristo pudo nacer sin pecado, ya que obtuvo su cuerpo de su madre y su sangre de Dios el Padre. De lo contrario, Cristo habría tenido la sangre de Adán y, por lo tanto, habría sido un pecador.

La posición de De Haan se convirtió en una marca de ortodoxia entre un número considerable de bautistas, incluso entre los bautistas emblemáticos de la gracia soberana. Existe un amplio espectro de bautistas en la actualidad que se aferran a la teoría de De Haan. Cuando un predicador hace la declaración de que la sangre proviene solo del padre o que el pecado está en la sangre, seguramente obtendrá muchos "amén" cordiales. Esta teoría fue aceptada sin lugar a dudas entre las iglesias bautistas arminianas (la Asociación Bautista Estadounidense). con el que se asociaron mis padres cuando yo era un niño. Nadie en esas iglesias, hasta donde yo sé, ¡jamás cuestionó la idea de que el pecado estaba en la sangre! Escuché por primera vez esta teoría en las rodillas de mi padre, quien escuchó a M. R. De Haan en la radio y leyó su libro sobre este tema. Cuando leí por primera vez La química de la sangreNo sabía nada de biología y muy poco sobre las Escrituras. Por supuesto, el libro es muy convincente si se consideran las citas que De Haan hace de los libros de texto médicos y que él mismo era cirujano.

Permítanme enfatizar desde el principio que no tengo nada en contra de M. R. De Haan. Mi padre y otras personas con las que estuve asociado en mis primeros años sostuvieron su nombre bastante alto. Creo que aprendí de él mientras lo escuchaba en la radio y leía varios de sus libros. Se aferró a la veracidad de las Escrituras, la deidad de Cristo y otros grandes fundamentos. No lo cuestiono ni a él ni a sus motivos. Mi única preocupación con su enseñanza en La química de la sangre es, & quot¿Qué dicen las Escrituras? & Quot

Pensé que era inapropiado escribir sobre este tema sin contactar a Radio Bible Class Ministries (RBCM) para preguntarles su posición actual sobre este tema. Recibí una bonita carta de Kurt E. De Haan, el editor en jefe de RBCM y nieto de M. R. De Haan. Me informó que RBCM ahora no "daría un apoyo incondicional al libro tal como se publicó originalmente". De hecho, han revisado el libro en cuanto a esta idea de que el pecado está en la sangre, y que la sangre proviene solo del padre.

Esta es la teoría de De Haan. ¿Es verdad? ¿Enseñan las Escrituras esta doctrina? Creo que se puede demostrar claramente que no se enseña tal doctrina en la Biblia. Ésta es pura y simple doctrina falsa. Si esta teoría es falsa, entonces todo se derrumba.

Mi argumento es que esta teoría, que el pecado está en la sangre, no se enseña ni se implica en las Escrituras. Debido a este único error, se introducen muchos otros y, en consecuencia, este error original se agrava. A continuación, enumeraré algunos de los errores más evidentes que cometió De Haan, con las páginas donde el lector puede encontrar las referencias. Solo las citas son en realidad palabras de De Haan.

La sangre de un niño proviene solo de su padre, y "el esperma masculino es la fuente de la sangre". Cada gota de sangre en el cuerpo de un bebé es la contribución del padre varón '', p. 32, 35,42.

El cuerpo de un embrión proviene solo de su madre, p. 36. Ella no aporta nada de sangre al embrión, p. 33, 42.

La sangre de Adán vino directamente de Dios, pág. 36 la sangre fue puesta en su cuerpo cuando Dios sopló en él el aliento de vida. De Haan lo llama & quota regalo separado de Dios, p. 14 p. 41.

La única causa de corrupción [de un cadáver] es la sangre pecadora, pág. 27.

La sangre de Adán cambió de alguna manera cuando pecó y, por lo tanto, se convirtió en sangre pecadora, pág. 14. "El pecado es una enfermedad de la sangre", p. 25. "Sangre pecadora y contaminada", pág. 14, & quot. . . La sangre de Adán, que estaba completamente impregnada de pecado ''.

El pecado se transmite solo a través de la sangre, pág. 13, 24 la herencia pecaminosa se transmite a través de la sangre, pág. 31 cf. pag. 36.

El pecado está en la sangre y no en la carne. La carne sólo puede llamarse carne de pecado porque se nutre, alimenta y sostiene con sangre pecadora, pág. 14, 24. En la p. 15 el autor dice "Él [Cristo] no tenía ni una gota del pecado de Adán en Sus venas".

La muerte física es el resultado de la muerte en la sangre, p.13.

El Espíritu Santo contribuyó con la sangre de Jesús, María, Su cuerpo. Esta sangre era sangre divina, pág. 36 en la pág. 42 dice: "El Hijo de Dios nacido de una virgen, con cuerpo humano, pero sangre sobrenatural sin pecado, inseminado por el Espíritu Santo". "Su sangre era del Espíritu Santo".

Cristo no participó de la misma carne y sangre que su pueblo. "SÓLO Jesús es llamado la Simiente de la mujer, porque nació de una mujer y no tenía una gota de sangre humana en Sus venas" p. 25. En la p. 36 el escritor dice: "Los niños [refiriéndose a Heb. 2] toma tanto la carne como la sangre de Adán, pero Cristo solo tomó parte, es decir, la carne parte, mientras que la sangre fue el resultado de una concepción sobrenatural. '' P. 42.

Mi posición es que cada una de estas diez proposiciones es falsa o contiene elementos falsos.

LA TEORÍA DE DE HAAN DESMONTABLE

Si no supiera nada de biología, diría que la teoría de De Haan de que el padre aporta la sangre y la madre el cuerpo de un niño es rotundamente falsa. He visto a muchos niños que se parecen tanto a sus padres que podrían pasar por mellizos. Yo soy uno de esos niños. Soy del mismo tamaño que mi padre. Peso aproximadamente lo mismo que él. Mi ojo izquierdo cae exactamente como lo hizo el suyo. Cuanto mayor me hago, más me parezco a mi papá. Por otro lado, mi madre era una mujer muy pequeña y nunca pesó más de cincuenta kilos y hay muy poco parecido entre mi madre y yo en lo que a apariencia se refiere. Todo lector sabe que esto es cierto en innumerables casos. Estos hechos por sí solos refutan la posición de De Haan, si no tuviéramos más evidencia que la observación.

LA TEORÍA DE DE HAAN DESMONTABLE POR LA BIOLOGÍA

Pero, en segundo lugar, la teoría de De Haan, de que la sangre de un niño proviene solo del padre y el cuerpo proviene solo de la madre, es contraria a los hechos biológicos comúnmente conocidos y fácilmente comprobados sobre la genética de la reproducción. ¡Creo que su idea es un error científico que supera cualquier cosa que haya leído en los tiempos modernos! ¡La teoría de De Haan nos obligaría a descartar el fundamento fáctico establecido por Mendel sobre la genética de la reproducción!

La idea de que el padre solo es la fuente de la sangre de un niño es completamente falsa. Mi esposa tiene sangre O + y la mía es A +. Mi hijo tiene sangre O +. Esto es genéticamente predecible cuando se considera que la sangre se deriva de ambos padres, pero es imposible con la teoría de De Haan.

Es un hecho que se demuestra clara y fácilmente que las cosas que comparten los niños y niñas son aportadas por ambos padres. Los padres juntos contribuyen con la sangre, la capacidad mental, la resistencia o susceptibilidad a las enfermedades, la apariencia, el color del cabello, los ojos, la piel y cualquier otro rasgo hereditario común a hombres y mujeres. Los rasgos que no son comunes a hombres y mujeres son los sexuales. "Los 46 cromosomas de las células somáticas humanas en realidad consisten en dos conjuntos de 23 cromosomas (22 autosomas y 1 cromosoma sexual por conjunto), con un conjunto derivado del padre del individuo y otro de la madre del individuo". El cromosoma masculino (XY) no contribuir con la sangre al niño, ya que solo los niños varones reciben este cromosoma. Por lo tanto, cada órgano no sexual, cada músculo, cada hueso, cada glándula, cada nervio y todas las demás partes y materiales extracelulares, incluida la sangre, se derivan de ambos padres.

Si la sangre proviene solo del padre, ¿de dónde obtienen la sangre los clones femeninos? "La clonación es la producción de un grupo de células u organismos genéticamente idénticos, pero todos descendientes de un solo individuo." Escocia y si el Señor no interviene, creo que clonarán humanos. Como estas ovejas clonadas eran tejos, uno solo puede preguntarse de dónde vino su sangre, según la teoría de De Haan.

LAS CITAS DE DE HAAN ESTÁN MAL APLICADAS

Pero alguien objetará: "De Haan cita libros de texto de medicina para respaldar su teoría". Y esto me desconcertó. Si bien sabía que había habido grandes avances en la genética en los últimos cincuenta años (mi copia del libro de De Haan tiene fecha de 1943 y es la quinta edición), estaba bastante seguro de que los conceptos básicos de la genética no habían cambiado tanto. mucho. Por lo tanto, traté de obtener cada uno de los tres libros de texto médicos que citaba De Haan. A través del préstamo interbibliotecario pude obtener dos de los libros citados, sin embargo no pude obtener las ediciones exactas citadas. Los dos libros de texto obtenidos no contenían indicios de la teoría de De Haan de que la sangre proviene solo del padre y el cuerpo solo de la madre.

Las citas que da en su libro son irrelevantes para el propósito para el que las cita. Él cita de Práctica de obstetricia de William, tercera ed., pág. 133, como sigue: `` La sangre fetal en los vasos de la villae coriónica EN NINGÚN MOMENTO GANA ACCESO A LA SANGRE MATERNA en los espacios intervellosos, ESTÁN SEPARADOS unos de otros por la doble capa de epitelio coriónico. ''

Y nuevamente cita del Manual de obstetricia para enfermeras por Zabriskie, R.N., quinta edición, p 75:

`` Cuando la circulación de la sangre comienza en el embrión, permanece separada y distinta de la de la madre. Todos los alimentos y materiales de desecho que se intercambian entre el embrión y la madre deben atravesar las paredes de los vasos sanguíneos de una circulación a la otra. ''

Y del mismo libro cita p. 82: El feto recibe su alimento y oxígeno de la sangre de la madre a la suya a través de la placenta. El corazón fetal bombea sangre a través de las arterias del cordón umbilical hacia los vasos placentarios, que al entrar y salir del tejido uterino y al estar en estrecho contacto con los vasos uterinos, permiten la difusión, a través de sus paredes, de productos de desecho del niño a madre y de nutrición y oxígeno de madre a hijo. Como se ha dicho, este intercambio se efectúa mediante el proceso de ósmosis y no hay mezcla directa de las dos corrientes sanguíneas. En otras palabras, en realidad no fluye sangre materna hacia el feto, ni hay ningún flujo sanguíneo fetal directo hacia la madre ''. Ibídem., pag. 34.

¡El problema con estas citas es que no dicen ni una palabra sobre el punto a probar! El punto que intenta demostrar es que la fuente de la sangre de un embrión proviene únicamente de su padre. Lo que cita sólo enseña lo que nadie niega: que la sangre de un embrión no se mezcla normalmente con la de su madre. De hecho, la sangre de la madre y la del embrión pueden ser dos tipos completamente diferentes e incompatibles. Pero esto no tiene nada que ver con la fuente de la sangre de ese bebé.

De Haan no produce una sola cita, ya sea de las Escrituras o de la Biología, que respalde su proposición de que la sangre de un bebé proviene solo del padre y su cuerpo proviene solo de su madre y si hubiera sabido de tal autoridad seguramente habría producido eso.

De Haan quiere hacernos creer que el pecado acecha en la sangre de María, separada de Cristo solo por la villa de la placenta. Y si una gota de su sangre pasara a través de la placenta al cuerpo del Señor Jesús, ¡habría sido un pecador! "Jesús podría tener un cuerpo humano, pero una gota de la sangre de Adán lo habría convertido en un pecador como tú y yo". Aunque no es normal que una madre envíe su sangre a su feto, sucede. ¿Alguien puede creer que nuestro Señor estuvo tan cerca de ser un pecador depravado? Esta es una teoría totalmente ajena a la enseñanza de las Escrituras.

Un pensamiento defectuoso similar desarrolló la inmaculada concepción de María y una multitud de otras enseñanzas fantasiosas, de bazar y falsas. Tenemos un terreno más elevado para el fundamento de la impecabilidad de Cristo.

DE HAAN RECLAMA QUE LA SANGRE DE ADÁN VINO DIRECTAMENTE DE DIOS

Al releer este mensaje en el libro de De Haan, me sorprendió no ver ninguna apelación a las Escrituras para probar sus proposiciones. De hecho, aludió a algunos pasajes, pero ni una sola vez dice: "Este es el texto que prueba mi proposición". ¡Puede estar seguro de que no tiene ninguno!

De Haan escribe: “El aliento de Dios puso algo en el hombre que lo hizo VIVO. Ese algo era sangre. Debe haber sido. No podría ser otra cosa. . . & quot

¡Así es como comienzan los errores! Podría haber sido mil cosas más, hasta donde sabemos, porque con Dios todas las cosas son posibles. Pero no nos queda ninguna duda al respecto. La Escritura dice: "Y el SEÑOR Dios formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz aliento de vida y el hombre se convirtió en alma viviente" (Gé 2: 7). Note que el texto no dice que Dios puso alguna cosa en el hombre, pero Dios & quotrespiro en sus fosas nasales el aliento de vida y el hombre se convirtió en un alma viviente ''. Adán fue perfectamente creado. Estaba todo allí. Tenía cerebro, tenía corazón, tenía pulmones y tenía sangre. Tenía todo lo esencial excepto la vida. ¡Y que De Haan diga que a Adam le faltaba sangre no es exégesis sino imaginación! Si hubiera habido una Escritura que enseñara esta doctrina, se habría dado en lugar de una mera afirmación.

DE HAAN DICE QUE LA ÚNICA CAUSA DE CORRUPCIÓN ES LA SANGRE PECADORA

Esto se indica en la p. 27. ¡Seguramente nadie haría tal declaración sin alguna evidencia bíblica! Sin embargo, el lector buscará en vano alguno. De hecho, el autor cita el Salmo 16:10: "[Porque] no dejarás mi alma en el infierno, ni permitirás que tu Santo vea corrupción". Pero no hay una palabra en este texto que declare los porque de la corrupción. Continúa diciendo: "La muerte de Lázaro sólo un día más fue dicho por su hermana que HASTA a corrupción, pero Este no vio corrupción porque la única causa de la corrupción, la SANGRE PECADORA, estaba ausente de Su carne".

¿Qué hay de malo en esta posición?

Lo primero que está mal con la declaración de De Haan es que no da Escritura al respecto. ¡Es simplemente una afirmación! Si la sangre pecadora es la única causa de la corrupción de un cadáver, entonces uno se pregunta por qué los animales muertos apestan. ¿Tienen sangre pecadora?

¡Esto me recuerda que Agustín afirmó que la carne de pavo real no se pudriría! Dijo que lo intentó él mismo y descubrió que era cierto. Y algunas personas creerán tales afirmaciones simplemente porque desean creerlas. No tiene nada que ver con pruebas porque no las hay y ruego que me disculpen.

De Haan también afirma que algo le sucedió a la sangre de Adán cuando pecó. “Como la vida está en la sangre, cuando el hombre murió [espiritualmente], algo le sucedió a la sangre. El pecado afectó la sangre del hombre, no su cuerpo, excepto indirectamente, porque es suministrada por la sangre. Por esta misma razón el pecado no está en la carne sino en la sangre. ''

Ahora, ¿dónde se encuentra esto en las Escrituras? No da ninguna Escritura para probarlo. Espera que el lector acepte su palabra al respecto. Sostengo que la sangre de Adán (y la de Eva también) era exactamente la misma el día antes de que pecaran que el día siguiente, en lo que respecta al pecado. Cualquiera que haya sido la diferencia, fue el efecto, no la causa. Su sangre era del mismo tipo, del mismo color, del mismo color que el del pecado y no había corrupción en el fluido rojo que no fuera el resultado de los efectos de sus corazones depravados. Así como decimos: `` Tiene manos malvadas '', `` dice que tiene una boca vil '' o `` sus cerebros están pervertidos ''. Sin embargo, supongo que nadie cree realmente que las manos, la lengua o el cerebro de tales personas sean realmente pecadores. Estos son solo los instrumentos del pecado. Y cuando alguien recibe un trasplante de corazón de un hombre malvado, seguramente nadie pensaría que el órgano podría impartir carácter al receptor. Y tampoco la sangre impartirá carácter a un individuo, ya sea bueno o malo.

EL PECADO ES UNA CUESTIÓN DEL CORAZÓN

El pecado siempre ha sido asunto del corazón: `` Porque del corazón salen malos pensamientos, asesinatos, adulterios, fornicaciones, robos, falso testimonio, blasfemias: estas son las cosas que contaminan al hombre; pero comer con las manos sucias no contamina a un hombre. hombre. '' Note que nuestro Señor no ve la sangre como el lugar donde reside el pecado, ¡sino el corazón! La sangre no es más corrupta que el cuerpo, pero el corazón, la parte espiritual del hombre, es otro asunto. "Engañoso es el corazón más que todas las cosas y perverso: ¿quién lo sabrá?" Pero, ¿dónde está el texto que dice que la sangre es desesperadamente perversa? Cuando Dios miró a los antediluvianos, ¿vio que la maldad del hombre era grande en la tierra, y que su sangre era completamente malvada? Seguramente Dios conocía la fuente del pecado en el hombre, seguramente Dios vio el verdadero problema en el hombre, ¡y seguramente Dios no lo pensó en una parte del hombre mientras que en realidad estaba en otra parte! Por lo tanto, si Dios dijo que el pecado estaba en el corazón, entonces no estaba en la sangre sino en la naturaleza espiritual del hombre.

Puede haber un desorden moral y espiritual en el alma sin una perversión de la sustancia o esencia del alma o del cuerpo. Ésta es la verdadera naturaleza de un alma depravada. Es una cuestión del corazón y no tiene nada que ver con el cuerpo y no tiene nada que ver con la sangre. B. H. Carroll dijo: "Los miembros del cuerpo son meramente instrumentales, y Paul dice que todo pecado está fuera del cuerpo.El cuerpo no puede pecar. El cuerpo se usa como un instrumento del pecado, pero el pecado proviene del hombre interior, sale del corazón del hombre. "La depravación total es un defecto espiritual y moral, no una cosa física.

SI UN HOMBRE PIERDE SU SANGRE, ¿SERÍA PECADO?

¿Se vuelve un hombre menos pecador cuando sangra? Quizás la vieja sangría tenía ventajas espirituales de las que carecía con fines medicinales. Si el pecado estuviera en la sangre como enseña De Haan, entonces la pérdida de sangre sería algo positivo. ¡Y si el hombre pudiera sustituir toda su sangre por otra cosa, la consecuencia sería un hombre sin pecado! Ese sustituto se ha ideado y utilizado con éxito. El Dr. Leland C. Clark desarrolló el fluosol, una emulsión de fluorocarbono, en 1966. “Por último, considere el caso de un paciente que había caído en un coma profundo causado por una hepatitis infecciosa. El hígado enfermo vertió toxinas en la sangre y las toxinas envenenaron las células del hígado, creando así un círculo vicioso de destrucción del hígado. El Dr. Gerald Klebanhoff del Centro Médico de la Base de la Fuerza Aérea Lackland usó sangre artificial para romper este ciclo. Drenó la sangre del paciente por completo y la reemplazó con sangre artificial. Esto eliminó las toxinas y permitió que el hígado atribulado comenzara a recuperarse, mientras que el sustituto de la sangre mantenía la vida. Después de poco tiempo, la sangre artificial se drenó y se reemplazó con sangre completa. El paciente en coma se despertó en la sala de recuperación unas horas después del procedimiento, dando fe del éxito del reemplazo total de sangre. '' Según la teoría de De Haan, este hombre no habría cometido pecado durante este procedimiento, ya que no tenía sangre pecaminosa en su cuerpo.

LA ESCRITURA NO ENSEÑA QUE EL PECADO ESTÁ EN LA SANGRE

La única gran objeción a estas ideas es que & quotsin está en la sangre & quot o que & quot; la sangre de Adam. . . estaba completamente impregnado de pecado, & quot; es decir, ¡no se pueden encontrar en la Biblia! Mira donde quieras. Lea al profeta, lea al apóstol, lea al historiador inspirado o escuche las palabras del Señor mismo, ¡pero no puede encontrar estas teorías en la Biblia!

El pecado es un asunto del corazón y se encuentra en el llamado núcleo psicológico del hombre. Es la personalidad interior de un ser humano la que está corrompida por el pecado. El pecado está en los recovecos espirituales del hombre y no en sus capilares. No hay ninguna parte física del hombre que lo obligue a pecar. El hombre peca porque su naturaleza es pecaminosa. Cuando el hombre peca no es porque haya algún veneno en su sangre, en su carne o en su cerebro. No hay nada en la sustancia de un hombre que lo haga pecador. Es su naturaleza espiritual la que está corrompida. La Escritura llama a esta naturaleza depravada con términos tales como corazón malvado, mente carnal, la ley del pecado, el anciano, la carne y la inmundicia de la carne y el espíritu.

Esta posición está respaldada además por los términos que las Escrituras usan para hablar de los regenerados: se dice que tienen una mente espiritual, que son el hombre nuevo, que son una nueva criatura y que tienen un corazón nuevo. Pero, ¿dónde está la Escritura que habla de sangre mala, sangre buena o sangre nueva? El mismo De Haan no da ninguna Escritura para probar su propuesta y no creo que se pueda dar ninguna.

T. P. Simmons dice: “La base de la depravación y la incapacidad espiritual está en el corazón. Es engañoso e irremediablemente malvado (Jer. 17: 9). Del corazón brota la vida (Prov. 4:23). Nadie puede sacar cosa limpia de inmunda (Job 14: 4). Por tanto, ni la santidad ni la fe pueden proceder del corazón natural. Las cosas buenas proceden de un corazón bueno y las cosas malas proceden de un corazón malo (Mt 7, 17,18 Lc 6, 45). Observe aquí que Simmons no enseña que las cosas malas proceden de la mala sangre.

EL PECADO NO ES TRANSMITIDO POR LA SANGRE

De Haan dice: "Tan potente era este veneno [del árbol del conocimiento del bien y del mal] que seis mil años después, todos los que están relacionados con Adán por nacimiento humano todavía sucumben al veneno del pecado que se transmite a través de la sangre". El autor cita Hechos 17:26 que simplemente dice que todos los hombres tienen un origen común. Todos estamos relacionados. Este texto enseña que todos venimos de la misma fuente. Ya seamos judíos, griegos, escitas, bárbaros, esclavos, libres o lo que sea, todos tenemos la misma ascendencia. “La idea principal, fuera de toda duda, es que Dios había creado a toda la raza humana a partir de un linaje común. . . & quot No hay una palabra en este texto acerca de la transmisión del pecado por ningún medio, mucho menos por medio de la sangre.

Tampoco, debido a que el linaje del hombre, en las Escrituras, se rastrea a través del hombre en general, debemos pensar que esto significa que el pecado se transmite a través de la sangre del hombre. Porque, como ya hemos visto, la sangre proviene de ambos padres. Se necesita un salto ilógico (sin mencionar que no es bíblico) para que De Haan llegue a esta posición falaz. La sangre de la raza vino igualmente de Adán y Eva, no solo de Adán. Eva es la madre de todos los vivientes (Génesis 3:20). Tanto Adán como Eva tienen el nombre común de Adán, "varón y hembra los creó y los bendijo, y los llamó Adán el día en que fueron creados" (Gé 5: 2). ¿Dónde está la Escritura que enseña que el pecado se transmite a través de la sangre?

Ahora bien, es un secreto que Dios no ha considerado oportuno revelar cómo la depravación se transmite de padres a hijos. Sabemos que cuando un niño es concebido de la manera normal, es depravado. Sabemos que Cristo tuvo la misma carne y sangre que nosotros, pero no fue depravado. Esto significa que ni el pecado ni la depravación se transmiten a través de la sangre.

La Palabra de Dios dice que así como los hijos de la promesa tomaron parte de la carne y la sangre, el Señor Jesucristo tomó parte de la misma. `` Pues en tanto que los hijos son partícipes de carne y sangre, él también participó de la misma para destruir mediante la muerte al que tenía el poder de la muerte, es decir, al diablo '' (Heb. 2:14).

De Haan lo niega. Él dice & quot. . . Pero Cristo tomó solo una parte, es decir, la parte de la carne, mientras que la sangre fue el resultado de una concepción sobrenatural ''. Trata de fundamentar su posición refiriéndose al margen de su Biblia y del griego de Hebreos 2:14.

Cita el margen de su Biblia de la siguiente manera: `` En el margen de mi Biblia, leí que la palabra traducida 'participó' implica 'participar en algo fuera de uno mismo' ''. Supongo que De Haan estaba usando una Biblia Scofield que tiene esta nota en Él. 2:14: & quotLa palabra trans. participó no es lo mismo que esa trans. participantes, pero implica participar en algo fuera de uno mismo. & quot;

De Haan luego da el significado de koinoneo como & quot para compartir plenamente & quot y por el significado de metecho & quot para participar, pero no todos. Los hijos toman tanto la carne como la sangre de Adán, pero Cristo solo tomó parte. . . & quot Trata de hacer una distinción entre koinoneo y metecho sin embargo, son claramente sinónimos como dice Spicq: `` El matiz del compartir íntimo, de la asimilación, ya sugerido por el uso del verbo metecho para comer o instruir, se revela por su intercambiabilidad con koinoneo: 'así que, dado que los niños tienen carne y sangre en común (kekoinoneken), también comparte (meteschen) en estas mismas cosas. ' & quot

Dejemos que el lector marque bien De Haan no da ninguna fuente para esta definición de metecho.

Esta palabra significa: & quot; ser o convertirse en participante para participar. . . & quot & # 151 de Thayer. & quotCompartir, compartir, participar w. gen. de la cosa en o de algo. . . & quot: & # 151A & amp G. & quot; Para participar, disfrutar, compartir, participar. . . & quot & # 151Liddell & amp Scott's. "Ser partícipe, compartir". # 151Berry's Lexicon. & quot. Para compartir o participar. . . & quot & # 151DNTT. & quotMetechein siempre significa 'tener una participación en' & quot: & # 151TDNT, Vol. II, pág. 830. Podría dar otras referencias, pero estas serán suficientes para probar que su definición no está respaldada por los léxicos.

En heb. 2:14, De Haan se encuentra con un pasaje que se opone rotundamente a su doctrina. Este texto enseña que Cristo igualmente formó parte de la misma carne y sangre que nosotros. T. P. Simmons, en referencia a este pasaje, dijo: “El cuerpo de Cristo y la naturaleza humana eran en todos los aspectos como los nuestros, excepto que no había mancha de pecado en Él. Él era la carne de nuestra carne y la sangre de nuestra sangre ''. Su participación en nuestra carne y sangre era absolutamente esencial porque solo un pariente cercano podía redimir. Por tanto, Cristo estaba relacionado con su pueblo. Se convirtió en su Pariente Redentor. Esta Escritura declara esta verdad en términos expresos: Cristo participó, participó, participó de la misma carne y sangre que nosotros hicimos y no hay razón exegética para excluir la sangre como tampoco la hay para excluir la carne. Si excluye la carne o la sangre, no puede haber relación ni Redentor. ¡La teoría de De Haan dice que Cristo no tomó parte de nuestra sangre! Y si bien esto es sin duda involuntario, es un ataque a la humanidad de nuestro Redentor. El texto dice que tomó parte tanto de nuestra carne como de nuestra sangre.

Uno de los textos que se produce a menudo para probar que Cristo no recibió Su sangre de María sino directamente de Dios es Hechos 20:28. `` Por tanto, mirad por vosotros mismos y por todo el rebaño sobre el cual el Espíritu Santo os ha puesto por superintendentes, para alimentar a la iglesia de Dios, que él compró con su propia sangre. '' Curiosamente, De Haan no cita este verso que, en la superficie, parece enseñar su teoría.

No hay duda de que esta cláusula, Él compró con su propia sangre significa que la iglesia fue comprada con la sangre de Dios. El antecedente del pronombre no es Dios el padre en el vs.27 pero Dios en la cláusula Iglesia de Dios.

Este texto no apoya la idea de que la sangre de Cristo vino directamente de Dios el Padre, ¡pero enseña la deidad de la persona de Cristo! Es la sangre de Cristo de la que Pablo habla aquí porque Dios el Padre no tiene sangre, no tiene partes del cuerpo ni semejanza de ningún tipo, siendo un Espíritu puro. Todas las referencias a que Dios tiene partes del cuerpo son antropomórficas. La diestra de Dios es Su gran poder. Sus pies es un término que significa que Él se mueve y Su ojo que Él ve. Sin embargo, no hay cuerpo, hueso ni sangre en Dios.

Cuando los ancianos de Israel vio a dios vieron una Cristofanía porque Dios es invisible. Cuando se preparó el cuerpo de Cristo, debemos entender que su cuerpo y todos sus órganos, su apariencia física, su sangre y todas las demás partes de su naturaleza física provienen de su madre, pero sin pecado. De Haan dice: `` Los hijos toman tanto la carne como la sangre de Adán, pero Cristo solo tomó parte, es decir, la carne parte, mientras que la sangre fue el resultado de una concepción sobrenatural ''.

Él era la simiente de la mujer. ¡Su concepción fue sobrenatural tanto para su cuerpo como para su sangre! Su naturaleza divina vino del cielo. Con gran humildad se desnudó de Su Deidad y fue hecho en el vientre de su madre y por este medio el Uno preexistente entró en unión con la naturaleza humana real, tanto de carne como de sangre. Esta unión de lo divino con la naturaleza humana sin pecado es lo que le dio a Su sangre esa poderosa eficacia para que Él pudiera redimirnos. No fue al revés, como creen De Haan y tantos otros. Si tanto Su cuerpo como Su sangre no fueran humanos, entonces ¿cómo podría Su sacrificio ser efectivo para redimir a los hombres caídos que eran humanos?

Pero, ¿por qué entonces el texto dice "la sangre de Dios"?

Porque todo lo que sea verdadero de Su naturaleza Divina es cierto, y se puede decir, de toda la persona. Tal como decimos de un hombre fuerte y saludable, pero de mente deprimida, John es muy bajo. Ahora hablamos solo de su mente, pero es cierto de su persona. Por otro lado decimos de alguien que está a punto de morir, está muy bien, porque está lleno de fe y anticipando la gloria, mientras su cuerpo se va consumiendo. Así, decimos de la persona de Cristo, que su sangre, su cabeza, sus manos son divinas. No porque los órganos de Su cuerpo sean Divinos, sino porque Él es una persona divina. Así es como la Escritura habla de las dos naturalezas, refiriendo lo que es verdad solo de lo humano o lo Divino a Su persona.

Por tanto, todo lo que es verdad de Cristo como hombre puede decirse de Cristo como persona. Leemos que él estaba cansado. ¿Estaba la deidad cansada? Leemos de él teniendo hambre.¿Tenía hambre la deidad? Leemos sobre él conociendo el dolor, derramando lágrimas, enojado, cansado e ignorante de ciertas cosas. ¿Quién diría que estas cosas pertenecen a Dios? Pero eran verdaderas de la persona de Cristo porque eran verdaderas de Su naturaleza humana. Mientras estuvo en la tierra, dijo que estaba en el cielo, que estaba antes de Abraham, cosas que no se referían a su naturaleza humana que tuvo su comienzo cuando fue concebido en la virgen María. Pero estas cosas eran verdad de Su persona. Esta es, creo, la interpretación correcta de Hechos 20:28.

Esta es la enseñanza de la Escritura en otros pasajes relacionados con la Encarnación. En Romanos 1: 2-5, el Apóstol dice que el evangelio se refiere al Hijo de Dios, que es nuestro Señor Jesucristo, quien, en cuanto a su naturaleza humana, kata sarka, es el Hijo de David, pero en cuanto a su naturaleza divina, kata pneuma, es el Hijo de Dios. Aquí también se afirman claramente las dos naturalezas y una persona del Redentor.

La sangre de Cristo era divina de la misma manera que sus manos y pies eran divinos porque Él era una persona divina. Su cuerpo y su sangre provienen de la misma fuente. Él era tan humano como nosotros, por un lado, y tanto Dios como Su Padre, por el otro. Sin embargo, estas dos naturalezas no se mezclaron. Su sangre era la sangre de Dios porque Su persona era divina, no porque Su sangre viniera del Cielo.

Hemos examinado detenidamente La química de la sangre. Hemos examinado sus afirmaciones y las hemos encontrado falaces y absolutamente opuestas a la verdad de Dios. Hemos presentado buena evidencia sólida, de muchos sectores, que prueba de manera concluyente que estas teorías no tienen fundamento, no son científicas y, lo más importante, no son bíblicas.

Debido a que no hay apoyo bíblico para la idea de que el pecado está en la sangre, ni para los errores que orbitan a su alrededor, debería haber un rechazo público de todos estos errores en las iglesias. No es suficiente simplemente dejar de enseñar estas doctrinas, donde se han enseñado. No solo debemos proclamar la Palabra de Dios, sino que también debemos negar estos errores al proclamar la verdad. Donde estas espinas están incrustadas en la oveja, primero debemos extraerlas. Entonces, y solo entonces, puede comenzar la curación.

Debemos aprender a rechazar esas teorías, como las expuestas por De Haan, porque no tienen un "Así dice el Señor". Dan definiciones de palabras, pero no son definiciones correctas. Citan a las autoridades pero aplican mal las citas. Se refieren a doctrinas pero no según la analogía de la fe. Citan las Escrituras, pero las Escrituras citadas no apoyan las proposiciones. Por lo tanto, tal enseñanza falsa, aunque tenga las marcas de los siglos en la manga, y en el hombro los laureados de mil campañas, y en el pecho las medallas de muchas batallas, esa enseñanza, repito, debe ser rechazada por completo. el impostor que es. Debemos probar todas las cosas por la Palabra de Dios. Las fábulas astutamente inventadas pueden sonar convincentes, pueden usar términos bíblicos, pueden venir con atuendos ortodoxos y pueden ser exhibidas como la verdad de Dios, pero son falsas, no obstante, porque no se basan en la exégesis adecuada de los Santos. Sagrada Escritura.

Recuerde, este tipo de errores, y este relacionado con la sangre en particular, corren por la mente de mil hombres que nunca leyeron el libro de De Haan, que nunca dedicaron cinco minutos a ver si las Escrituras realmente enseñan sus proposiciones, ¿quién lo hará? nunca compruebe los nuevos significados asignados a las palabras sin el apoyo o el uso de las autoridades. Escucharon a alguien declarar estas teorías y las tomaron por fe humana. Se excluyeron la investigación y la investigación.

Una vez que tal error se introduce en la mente de los predicadores y las congregaciones, casi nunca se erradica por completo. Por lo tanto, debemos aprender a desafiar, desde la puerta misma, toda doctrina que no pueda dar un "Así dice el Señor". Que comience la lucha en ese mismo momento. ¡Es mejor luchar en la puerta que en el púlpito y en los bancos!


EL TAMAÑO IMPORTA: LA INPENDIENTE MUERTE DEL CROMOSOMA Y

“Y el SEÑOR Dios hizo caer sobre Adán un sueño profundo, y él durmió; y tomó una de sus costillas y cerró la carne en su lugar
Y de la costilla que Jehová Dios tomó del hombre, hizo una mujer y la trajo al hombre.
Y dijo Adán: Esto es ahora hueso de mis huesos y carne de mi carne; se llamará Mujer, porque del Hombre fue sacada ”.
(Génesis 2: 21-23)

La tradición bíblica cuenta la historia de la creación con el hombre como primer sexo y la mujer como segundo, formado a partir de la costilla de Adán. La biología transmite una historia diferente para la evolución de los sexos, sin embargo, revela que el hombre, no la mujer, es el segundo sexo. Investigaciones recientes en genómica y genética molecular han arrojado mucha luz sobre el escurridizo cromosoma Y humano, lo que sugiere que el hombre puede no solo ser el segundo en surgir, sino el primero en desaparecer.

La creación de los sexos comienza con la evolución de los cromosomas sexuales de los mamíferos. Se cree que X e Y eran originalmente un par de autosomas idénticos: cromosomas ordinarios no sexuales, del mismo tamaño, con el mismo material genético. Luego, hace 300 millones de años, se produjo repentinamente una mutación casual en el Y ancestral, mutando el gen SOX3 al gen SRY. Es en este punto que el cromosoma Y asumió el papel determinante del sexo para la masculinidad (SRY significa Región determinante del sexo de la Y). El X ancestral retuvo el SOX3 sin mutar. Y así surgieron los cromosomas sexuales. Hace entre 80 y 300 millones de años, cuatro reordenamientos diferentes (inversiones) tuvieron lugar secuencialmente en la Y, diferenciándola aún más de la X. El resultado final: solo los dos extremos distales de la X y la Y permanecen idénticos entre sí, conocidos como las regiones pseudoautosomales (PAR) [12].

El gen SRY en el cromosoma Y es el interruptor principal para la determinación del sexo. Cuando está presente, desvía al embrión hacia el camino del desarrollo masculino activando la diferenciación de los testículos, que desencadena poderosas hormonas masculinizantes. Los embriones portan 22 pares de autosomas más dos cromosomas sexuales: un embrión XX se convertirá en hembra, mientras que un embrión XY será macho. Se sabe desde hace 45 años que las personas con una Y son hombres, sin importar cuántas X también puedan tener. Esto explica por qué los embriones XXY se convierten en machos (síndrome de Klinefelter), mientras que los embriones XO producen hembras (síndrome de Turner). Es evidente que la mujer puede considerarse como el sexo "predeterminado": la vía de desarrollo de respaldo para cualquier feto si la Y está ausente. Es por esta razón que Steve Jones, profesor de genética en el University College de Londres y autor de El Descenso de los Hombres, considera a las mujeres como el primer sexo ya los hombres como el segundo [4].

Por supuesto, SRY no es el único gen transportado por la Y, también se diseminan en el cromosoma, hay un puñado de otros genes involucrados en la espermatogénesis, expresados ​​exclusivamente en los testículos y necesarios para la producción de espermatozoides en pleno funcionamiento [5]. Además, también hay algunos genes que no tienen absolutamente ninguna participación en la masculinidad, incluido uno que codifica el esmalte dental.

La aparición del gen SRY en la Y fue un movimiento audaz y definitivo (aunque por casualidad) que permitió y permitió la manifestación de la especie masculina. Irónicamente, esta mutación también pudo haber sellado el destino del cromosoma Y y muy posiblemente lo condenó a la extinción. Desde ese fatídico evento hace 300 millones de años, la Y se ha reducido drásticamente. Recuerde que los cromosomas X e Y comenzaron hoy con el mismo tamaño, el X es de 165 megabases (Mb), mientras que el Y es menos de la mitad (67 Mb) [6]. Algo ha estado llevando a la Y a la degeneración. Por tanto, siguen siendo las cuestiones controvertidas que se han debatido durante décadas: ¿Cuál es el futuro del cromosoma Y? ¿Continuará deteriorándose hasta la extinción? ¿Y qué significará esto para la especie masculina?

Para decirlo claramente, el cromosoma Y es un solitario. A diferencia de todos los demás cromosomas, el Y está genéticamente aislado, esta es la razón principal por la que se ha reducido de forma tan espectacular. Los 22 pares de autosomas pueden emparejarse, lo que permite que se produzca un proceso conocido como recombinación homóloga en la meiosis. Durante la recombinación, los dos miembros de un par autosómico pueden cruzarse, intercambiar material genético entre sí y, en particular, intercambiar genes defectuosos por genes buenos utilizándose mutuamente como plantillas. Este proceso permite la reparación de cromosomas dañados que pueden haber resultado de mutaciones. Al igual que los autosomas, el cromosoma X también puede participar en la recombinación, pero solo la mitad de las veces, es decir, cuando se empareja con otro X. Sin embargo, el Y es una entidad aislada, porque nunca está cerca de otro Y el El único socio con el que potencialmente puede emparejarse es un cromosoma X. Sin embargo, durante los últimos 300 millones de años, debido a que la Y se ha vuelto gradualmente menos homóloga a la X, el cruce entre los cromosomas sexuales se ha reducido drásticamente. El resultado es que solo los diminutos PAR de X e Y pueden recombinarse [2]. El 95% de la longitud del cromosoma Y que se encuentra fuera de los PAR, denominada región específica masculina de la Y (RMS), no puede recombinarse con la X. Por lo tanto, la gran mayoría de la Y sufre los efectos perjudiciales de supresión de la recombinación. En el RMS no recombinante, las mutaciones se acumulan, desinhibidas e irreparables. Como consecuencia, los genes activos en la Y se pierden rápidamente y la Y está sujeta a una degradación y desintegración considerables.

Jennifer Graves de la Escuela de Investigación de Ciencias Biológicas de la Universidad Nacional de Australia es una de las principales expertas convencidas de que la Y está en camino de la extinción. Ella estima que desde que la Y asumió su papel determinante del sexo, 1393 de 1438 genes se han perdido, dejando unos miserables 45 genes retenidos en la Y. (Compare esto con el gran X que lleva 1438 genes). De estos 45 genes, 27 están en el RMS no recombinante. La escasez de genes de la Y también es evidente en su densidad de genes activos: 0,5 genes por Mb, en comparación con 10 genes por Mb en la X [6]. Graves sostiene que la tasa significativa de pérdida de genes del cromosoma Y (4,6 genes cada millón de años) garantiza su desaparición futura. En 2002, predijo que los últimos 45 genes, y por lo tanto el cromosoma Y, desaparecerán dentro de otros 10 millones de años [7].

No hace falta decir que la predicción de Graves se ha opuesto enérgicamente. En el otro lado de la discusión está David Page, del Instituto Whitehead del Instituto Tecnológico de Massachusetts. En 2003, él y un equipo de 40 investigadores completaron la secuenciación de un cromosoma Y humano de un donante anónimo. Afirman que el cromosoma Y no solo tiene 27 genes en el RMS, sino 78. Además, argumentan que los poderes de autoconservación de la Y se han subestimado en gran medida [8]. La secuenciación completa reveló que la Y contiene ocho grandes palíndromos, regiones que se leen igual tanto hacia adelante como hacia atrás (piense en “RADAR”). La Y es una “sala de espejos”, como Page la describe [9]. Estos palíndromos pueden formar bucles de horquilla internos dentro de un solo cromosoma Y, dentro de los cuales pueden tener lugar el emparejamiento interno y la recombinación. Este proceso, denominado conversión de genes, implica una copia del gen en un brazo palíndromo que reemplaza de forma no recíproca la copia del gen homólogo en el otro brazo [10]. De esta manera, al convertir copias de genes mutados en copias activas a través de la conversión de genes, el cromosoma Y puede ser capaz de autorepararse.

El papel de la conversión de genes en el mantenimiento de la Y ha sido discutido a la vanguardia por investigadores involucrados en la secuenciación del genoma en el Instituto Whitehead, incluidos Page y Helen Skaletsky. Creen que la conversión de genes ocurre en el RMS con tanta frecuencia como la recombinación en los autosomas. Los ocho palíndromos de la Y se encuentran en una región eucromática (genéticamente activa) del RMS, de la que constituyen el 25%. Los 27 genes del RMS también se encuentran dentro de esta eucromatina y están muy concentrados dentro de los palíndromos. Los brazos de cada palíndromo son más del 99,9% idénticos, lo que facilita enormemente el emparejamiento. Además, para todos los genes conocidos en palíndromos, existen copias de genes idénticas o casi idénticas en el brazo opuesto. Por lo tanto, no es de extrañar que haya pruebas de que la conversión de genes se produce de forma rutinaria en el 30% de los cálculos de eucromatina del RMS que sugieren que se producen múltiples eventos de conversión en cada generación [10].

Curiosamente, noté que la mayor parte de la literatura que argumenta el olvido destinado del cromosoma Y cita el número de genes en el RMS como 27 (más 14 en los PAR, totalizando 45 genes). En contraste, casi toda la literatura que sostiene que Y llegó para quedarse cita 78 genes en el RMS. Esta aparente discrepancia se debe a la definición ambigua y flexible de un gen. Hay 78 genes que codifican proteínas dentro del RMS, pero en conjunto, solo codifican 27 proteínas distintas. Graves elige definir el número de genes como el número de proteínas distintas codificadas, sin duda para enfatizar lo insignificante que es la Y. Por el contrario, Page y Skaletsky tienen en cuenta genes duplicados y amplificados, presumiblemente para demostrar que la Y no se está deteriorando tan rápido como se podría pensar al escuchar a Graves. Esto solo demuestra que incluso los "hechos" científicos aparentes pueden manipularse para cualquier sesgo, después de todo, los números pueden contar cualquier historia que uno quiera que cuenten.

Graves, por su parte, se mantiene firme en que el cromosoma Y se está quedando sin tiempo, a pesar del descubrimiento de Page en 2003 de sus ocho palíndromos. En 2004, reafirmó sus predicciones sin cambios para el futuro de la Y, sin estar convencida de que la conversión genética lo salvará. Ella está de acuerdo en que si las copias mutadas de un gen se convierten continuamente de nuevo en copias activas, entonces claramente, la Y no decaerá [6]. Pero, desafortunadamente, la conversión de genes no es direccional, existe la misma oportunidad para que las copias de genes mutados sobreescriban las activas. Este "intercambio incestuoso podría ser un arma de doble filo", advierte Rick Wilson, director del Centro de Secuenciación del Genoma de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington. De hecho, el estado actual de la Y sugiere que incluso puede haber más víctimas del proceso que éxitos, a juzgar por los numerosos pseudogenes inactivos (genes que no se pueden transcribir) dentro de los palíndromos. Graves cree que “la conversión genética dentro de los palíndromos se parece más a la masturbación genética que al sexo real [recombinación homóloga entre dos cromosomas]. No ofrece interacción entre diferentes cromosomas Y, que es esencial para […] la salud genética ”[6].

Estoy de acuerdo con Graves en que debe haber una falla crítica en el proceso de conversión de genes si ya ha permitido que la Y pierda casi el 97% de sus genes. Supongo que el otro lado del campo puede argumentar que la Y se ha permitido perder esos 1393 genes porque eran innecesarios, pero los 45 genes restantes se retendrán activamente porque son esenciales. En otras palabras, la Y se ha reducido a un tamaño óptimo y permanecerá estabilizada en este estado, tal vez similar al apéndice humano. No encuentro evidencia de esto, sin embargo, después de todo, a menudo se dice que el mejor predictor del futuro es el pasado. Si la Y tiene la capacidad de retener genes, evidentemente ha estado fuera de práctica y probablemente no podrá realizar la tarea con éxito cuando sea necesario. Ziny Yen, un estudiante graduado en genética médica aquí en la Universidad de Columbia Británica (UBC), cree que la conversión genética no ha demostrado ser un mecanismo compensatorio lo suficientemente poderoso: “La conversión genética puede ayudar a ralentizar la degeneración, pero no creo que puede prevenir la descomposición por completo ”[12].

Se puede argumentar que la selección natural podría ayudar a la conversión de genes al proporcionar el sesgo direccional que seleccionará copias más activas de genes. La selección natural, sin embargo, funciona muy mal en el cromosoma Y, porque requiere una gran población para ser eficaz. La Y es esencialmente una población pequeña, 4 veces más baja en frecuencia que los autosomas, ya que solo la mitad de la población porta una Y, y solo una copia de ella. Por lo tanto, la selección es una fuerza muy débil sobre la Y. Además, la selección se ve confundida por las fuerzas de la deriva genética y el autostop genético, que se aprovechan de las poblaciones pequeñas, especialmente en ausencia de recombinación, ejercen poderosas influencias sobre la Y y la llevan a degradarse [ 6]. La deriva genética actúa sobre la Y en forma de trinquete (un mecanismo denominado trinquete de Muller). Cuando no hay recombinación, la clase de cromosomas Y sin mutaciones podría perderse accidentalmente simplemente porque sus portadores no tienen hijos una vez que esta clase se pierde, nunca se puede salvar. Posteriormente, la clase de cromosomas Y con una mutación puede perderse de forma aleatoria y permanente. El "trinquete" puede continuar girando, y la clase de dos mutaciones desaparece a continuación [2]. De manera similar, los cromosomas Y dañados pueden propagarse fácil y aleatoriamente simplemente si el portador tiene muchos hijos. El autostop genético es otra fuerza poderosa que impulsa la desintegración de la Y. Esto ocurre cuando una mutación que confiere un beneficio importante a la aptitud masculina aparece en un cromosoma Y en particular. Este Y se propagará a través de la población, independientemente de si también hay genes perjudiciales en él [13]. Juntas, las fuerzas de la deriva y el autostop pueden contrarrestar la selección de un cromosoma Y "perfecto" que lleve todos los genes funcionales.

Entonces, en conjunto, el descubrimiento del palíndromo puede haber revelado que la Y puede mantenerse a flote por un tiempo más, pero inevitablemente, aún se hundirá. Como dice Bryan Sykes, director de Genética Humana de la Universidad de Oxford: “… lamentablemente, el cromosoma Y está tan solo como siempre, aunque ahora sabemos que habla consigo mismo mientras avanza hacia el olvido” [14].

La falta de recombinación, la deriva y el autostop hacen que Y sea extremadamente susceptible a la propagación de mutaciones. Esto puede haber sido manejable si el cromosoma Y rara vez sufrió tales heridas mutacionales, pero este no es el caso. Por el contrario, de todos los cromosomas, el Y es el que sufre el bombardeo más constante [6]. Entonces, no solo está indefenso, sino que debe lidiar con un nivel elevado de mutaciones que lo golpean en primer lugar. Los estudios han comparado genes que son compartidos por X e Y, y en cada caso, la copia transmitida por Y muta mucho más rápidamente que su pareja transmitida por X [15]. Esto no es sorprendente dado que el cromosoma Y está inmerso en una capa tras otra de peligro y oportunidad de error. En primer lugar, la Y sola está permanentemente encerrada en las células germinales de los hombres, transmitida de generación en generación a través de los testículos. Este es un lugar peligroso para un cromosoma en el que los testículos se encuentran en el escroto, que encuentra muchos más mutágenos ambientales dañinos que los ovarios [16]. En segundo lugar, las espermatogonias experimentan muchos más ciclos de división en los testículos (300 a 700) que las ovogonias en el ovario (

20) [16].Más de 150 millones de espermatozoides se crean diariamente, provocados por un tumulto de división celular y una replicación del ADN extremadamente propensa a errores. Las posibilidades de que se produzcan errores y, por tanto, mutaciones, en estas condiciones son astronómicas [17]. En tercer lugar, los espermatozoides en sí mismos son un entorno hostil para un gen, ya que son un caldo de cultivo para la oxidación y carecen de enzimas para su reparación [18]. Es cierto que todos los demás cromosomas también deben pasar a través de los testículos y los espermatozoides, pero el Y es el único que se encuentra únicamente en estos lugares, lo que lo hace mucho más frágil.

El efecto de la vulnerabilidad del cromosoma Y a las mutaciones tiene manifestaciones claras. Casi todas las mutaciones de novo (nuevas) se derivan del padre, no de la madre [19]. Las más destacadas son las implicaciones sobre la fertilidad masculina. Se han reportado recuentos de espermatozoides severamente disminuidos en los Estados Unidos y Europa durante el último medio siglo, en los que la Y puede desempeñar un papel. Un artículo histórico fue publicado por Elisabeth Carlsen et al. en 1992, un análisis histórico de 62 estudios separados de recuento de espermatozoides de todo el mundo concluyó que el recuento de espermatozoides entre los hombres en el mundo industrializado disminuyó en aproximadamente un 50% en los últimos 50 años [20]. Estos resultados fueron cuestionados, sin embargo, criticados por supuestos métodos estadísticos erróneos. Además, una serie de estudios en los años siguientes arrojó conclusiones contradictorias [21]. En 1997, la epidemióloga de la Universidad de Missouri, Shanna Swan, revisó los datos de los 62 estudios y confirmó las conclusiones de Carlsen; además, descubrió que la dramática disminución era incluso mayor de lo que se había estimado anteriormente. Se descubrió que el recuento de espermatozoides entre los hombres estadounidenses sanos se redujo en un 1,5% por año desde 1938 (120 millones de espermatozoides por ml de semen) hasta 1988 (50 millones de espermatozoides por ml de semen). En Europa, Swan descubrió que habían estado cayendo al doble de esa tasa (3,1% cada año) entre 1971 y 1990 [22].

La Organización Mundial de la Salud designa actualmente un mínimo de 20 millones de espermatozoides por ml de semen como normal [23]. Muchos grupos clínicos han tenido que adaptar este criterio para adaptarse a la disminución generalizada del recuento de espermatozoides. Según Fouad Kandeel, experto en fertilidad y director del departamento de Diabetes, Endocrinología y Metabolismo del Centro Médico City of Hope, antes se consideraba subfértil 20 millones de espermatozoides por ml [24]. En diciembre de 2004, BC Biomedical Laboratories de Surrey, que lleva a cabo servicios de diagnóstico médico que incluyen análisis de semen, ha utilizado 14 millones por ml como estándar para la subfertilidad [25].

Estas disminuciones en el recuento de espermatozoides se han atribuido a una variedad de factores, que incluyen la edad, los niveles de ozono, los pesticidas, el tabaquismo, la ropa interior ajustada, los jacuzzis, la conducción y, más recientemente, las computadoras portátiles. No es sorprendente que también se incriminen defectos genéticos, es decir, en la Y. Entre el 10 y el 25% de los casos de infertilidad masculina se han rastreado hasta una región del brazo largo de la Y denominada AZF (factor de azoospermia), que participa en la producción de esperma [24]. Los estudios han revelado que las microdeleciones en las regiones AZFa, AZFb y AZFc conducen de hecho a azoospermia (ausencia de espermatozoides) y, más comúnmente, oligozoospermia (disminución del recuento de espermatozoides) [26]. Un estudio realizado por investigadores del Whitehead Institute y el Howard Hughes Medical Institute examinó el cromosoma Y de 35 hombres con recuentos de espermatozoides extremadamente bajos y encontró que dos tenían una deleción en AZF. Esta mutación no se encontró en sus padres, lo que demuestra que la deleción fue la causa de la afección. Un estudio de seguimiento encontró deleciones similares en 12 de 89 hombres que producían pocos espermatozoides y sus padres también tenían Ys intactos [27]. Page en 1999 [28] identificó la primera mutación genética específica en el Y que confiere infertilidad (USPY9).

Sykes, el cínico profesor de Oxford mencionado anteriormente, es el autor de la controvertida La maldición de Adán. En este texto, argumenta que, basándose en la observación de que el 1% de los hombres son infértiles debido a una deleción en la Y, la fertilidad humana disminuirá al 1% de su nivel actual en 125 000 años [14]. Su predicción es evidentemente mucho más amenazante que la de Graves. Recuerde que, basándose en una pérdida de 4,6 genes por millón de años, Graves estima que la Y desaparecerá en otros 10 millones de años. Sin embargo, agrega que es probable que se trate de una estimación conservadora, ya que la tasa de pérdida de genes puede muy bien no ser lineal. Existe evidencia de que a medida que la Y se degrada aún más, su estabilidad disminuye aún más. Los estudios han analizado a los bebés varones nacidos de la inyección intracitoplasmática de espermatozoides (ICSI), la tecnología ahora popular de inyectar un solo espermatozoide en un óvulo para evitar los recuentos bajos de espermatozoides, y han descubierto que tienen más deleciones de Y que sus padres subfértiles [29]. Por lo tanto, la Y podría desaparecer mucho más rápido y antes de lo que Graves predijo originalmente.

La idea de heredar la infertilidad parece ser un oxímoron. Este es un argumento utilizado por los "Y sobrevivirán", quienes afirman que cualquier mutación que afecte gravemente a la Y no se puede transmitir ya que el portador será infértil. La predisposición a la subfertilidad, por otro lado, puede heredarse, como se mencionó anteriormente, en bebés varones nacidos de ICSI. No obstante, parece haber una tasa excesivamente alta de deleción recurrente de una región de 1,6 Mb que contiene genes necesarios para la espermatogénesis; esta mutación confiere infertilidad, pero ocurre a una tasa tan alta que se mantiene como polimorfismo en la población humana [ 30]. Por lo tanto, aunque los portadores de esta deleción son infértiles, la mutación surge en tantos machos que parece ser heredada, en lugar de de novo.

En este punto, debo cuestionar toda la información, estadísticas y “hechos” presentados hasta ahora. Es muy posible que todos estén sesgados. La mayoría de las investigaciones realizadas sobre la infertilidad masculina se han realizado en hombres encontrados en clínicas de fertilidad: hombres que no son típicos ni representativos de la población general. Es a partir de ellos que se descubren y analizan todas las mutaciones en el cromosoma Y, revelando así un sesgo de muestreo. Puede haber hombres con mutaciones en sus Y, pero que no experimentan ningún problema de fertilidad o se dan cuenta de que son subfértiles, estos hombres nunca ingresarían a las clínicas de fertilidad y, por lo tanto, sus Y nunca se considerarían. Los estudios sobre el recuento de espermatozoides son tan limitados que se basan en datos de los bancos de espermatozoides, que, de nuevo, pueden no reflejar la población masculina en su conjunto. Se ha sugerido que la disminución observada en estudios como los de Carlsen y Swan puede no haber tenido en cuenta las fluctuaciones normales de esperma que pueden ocurrir de un año a otro, de una temporada a otra y entre diferentes regiones. Por ejemplo, un estudio encontró que el recuento de espermatozoides en la ciudad de Nueva York era mucho más alto que en Los Ángeles. Otro estudio realizado en Los Ángeles en 2000 no encontró cambios significativos en el recuento de espermatozoides de un estudio realizado en la década de 1950 [31]. (Swan toma en cuenta estas aparentes contradicciones y defiende sus resultados, afirmando que aunque la temperatura y el clima pueden causar variaciones regionales, la disminución general en el recuento de espermatozoides no es una ilusión que los Institutos Nacionales de Salud de los Estados Unidos estén de acuerdo). [22] cuestionando un paso más, empiezo a sospechar la validez de la supuesta secuencia del cromosoma Y en sí. Page y sus colegas del Whitehead Institute obtuvieron esta Y única de un donante anónimo. Qué impacto sería darse cuenta, 10 años después, de que su muestra era una anomalía. Ridible, tal vez. Pero no tan ridículo y descabellado como uno podría pensar durante 37 años, se aceptó como un hecho científico que los humanos tenían 48 cromosomas. Esto fue lo que Herbert Evans encontró en 1918 en las células de un hombre que, como se descubrió más tarde, tenía una anomalía genética. No fue hasta 1956 que J. H. Tijo y Albert Levan demostraron este error [32].

Otra fuente potencial de información para el futuro de la Y humana son los cromosomas Y pertenecientes a otros mamíferos. “Los roedores, que tienen tiempos de generación mucho más cortos que los primates, son indicativos de lo que podría suceder después de muchas más generaciones en humanos”, dice el estudiante de posgrado Yen [12]. En otras palabras, debido a que los ratones han atravesado muchos más "ciclos de evolución", la condición actual de su Y podría dar una idea de la del futuro humano. En 1990, se informó que la Y del ratón era de 60 Mb dado que la Y humana es de 67 Mb, esto proporcionaría apoyo para la degeneración de la Y. Sin embargo, un estudio de 1999 revisó este número, afirmando que la Y del ratón en realidad es casi 95 Mb, más grande que el humano [33]. Se ha descubierto que el marsupial Y tiene unos 10 Mb, un tamaño significativamente reducido en comparación con el de los humanos. No contiene PAR y, por lo tanto, no sufre emparejamiento o recombinación homóloga con X, lo que puede explicar por qué es tan pequeño [34]. Por el contrario, el ratón Y incluye PAR de aproximadamente 0,7 Mb [35]. Pero esto solo representa el 0,7% de su Y, en comparación con los PAR humanos que abarcan el 5%. Por lo tanto, la recombinación con X evidentemente no explica cómo el ratón Y ha logrado retener un tamaño tan grande. Quizás ha desarrollado algún mecanismo compensatorio extremadamente exitoso, más eficiente que la conversión de genes para los humanos.

De manera intuitiva, se deduce que si un gen es claramente esencial para el desarrollo, la función y la reproducción masculinos, no es posible que desaparezca. La pérdida gradual de genes en el Y conduciría inevitablemente a la pérdida del SRY, lo que seguramente significaría el cese de la especie masculina y, por lo tanto, de la humanidad. No necesariamente. La pérdida de Y puede no equivaler a la pérdida de la especie si los genes de otros cromosomas pudieran hacerse cargo del trabajo del desarrollo masculino. La pregunta es si todos los genes cruciales de la Y podrían translocarse o recrearse en otro lugar antes de que la Y desaparezca por completo. La existencia de machos XX humanos revela que el interruptor maestro SRY es capaz de pasar de contrabando a otro cromosoma [6]. Sin embargo, estos machos XX son estériles, ya que carecen de todos los genes de espermatogénesis que también se encuentran en el Y. Por lo tanto, esta estrategia solo funcionaría si uno por uno, cada gen Y crucial se reubica o reemplaza por un gen autosómico, lo que facilita la pérdida de el primero. Paso a paso, la Y se volvería cada vez menos necesaria para la función masculina [6]. En 1995, se descubrió que los ratones topo macho no tenían Y ni SRY. Estos roedores excavadores que viven en las estribaciones de las montañas del Cáucaso tienen proporciones aproximadamente iguales de machos y hembras, lo que significa que han logrado inventar una nueva forma de determinación del sexo [36]. El descubrimiento de la identidad y la ubicación de un supuesto nuevo gen determinante del sexo está actualmente en curso. Podría ser un gen ya conocido que se ha alterado o un gen recién creado. Las ratas japonesas de campo espinoso también carecen de Y y SRY [37]. Estos roedores pueden muy bien ser una visión del futuro de los sexos humanos.

Entonces, ¿por qué alguien, además de los investigadores obsesionados con el tema, debería preocuparse por la degeneración del cromosoma Y? Incluso si Graves va por buen camino y la Y deja de existir en 10 millones de años, todavía falta mucho tiempo para eso. Después de todo, los humanos han evolucionado de los simios en menos de ese tiempo. Dixie Mager, del Departamento de Genética Médica de la UBC, está de acuerdo en que, aunque la Y "continuará degenerando, [...] los humanos probablemente habrán agotado la capacidad de la Tierra para mantener la vida mucho antes de que la Y tenga la oportunidad de cambiar mucho" [38]. Entonces, ¿por qué debería importar? Las implicaciones de la Y decrépita afectan, de hecho, al mundo de hoy. La inyección intracitoplasmática de espermatozoides (ICSI) se está convirtiendo en un procedimiento cada vez más popular para ayudar a los hombres con recuentos de espermatozoides bajos o nulos a tener hijos. Se extraen algunos espermatozoides de los testículos y se inyectan en los óvulos, que cuando se fertilizan, se vuelven a colocar en el útero de la mujer [39]. Dado que los padres tienen problemas de fertilidad, existe la posibilidad de que sus espermatozoides tengan Y defectuosos. Por lo tanto, una tecnología de reproducción asistida tan sofisticada puede estar contribuyendo al problema general de la infertilidad al permitir que hombres que de otro modo serían infértiles y subfértiles produzcan descendientes masculinos que tendrán los mismos problemas que sus padres. Los estudios realizados por Page han demostrado que esto sucede. Los genes que controlan la producción de espermatozoides pueden transmitirse a los niños a través de ICSI [27]. Ahí radica el dilema. Existe una razón evolutiva por la que ciertos hombres tienen problemas de fertilidad. La espermatogénesis implica numerosos puntos de control para garantizar la calidad del esperma durante las diversas etapas de producción [16]. Si hay una falla en la región AZF de la Y, por ejemplo, pocos o ningún espermatozoide pasaría los puntos de control, y sería difícil transmitir el defecto. Ingrese a ICSI, y los espermatozoides portadores de Y imperfectos ya no tendrán que pelear batallas cuesta arriba. La naturaleza no ha permitido que los hombres con anomalías en el cromosoma Y se reproduzcan, y evidentemente hay un precio por eludir esto.

Aproximadamente uno de cada 1000 hombres tiene azoospermia, mientras que uno de cada 30 tiene oligozoospermia [27]. Como se mencionó anteriormente, del 10 al 25% de estos casos involucran una mutación del cromosoma Y que no está presente en sus padres. Dado que la Y continúa degradándose, se espera que estos números aumenten con la explosión del uso de ICSI, es posible que se inflen aún más. Por lo tanto, intentar eludir la infertilidad masculina puede, al mismo tiempo, aumentar su incidencia y acelerar la descomposición de la Y. ¿Los científicos deberían tener esto en cuenta? ¿Por médicos? ¿Por parejas infértiles? En los Estados Unidos, hasta 20 000 parejas al año buscan tecnología de reproducción asistida que les ayude a concebir la deficiencia en la producción de esperma es la causa de una quinta parte de estas parejas [27]. Page aboga por que, en estos casos, se recomiende encarecidamente el asesoramiento genético [27]. Por lo tanto, surge la pregunta de si una pareja infértil continuaría buscando la concepción a través de ICSI sabiendo que su hijo tendría la posibilidad de estar sujeto a las mismas dificultades. Por supuesto, no todas las formas de infertilidad o subfertilidad son hereditarias, sino solo cuando la afección está ligada al Y. En consecuencia, ¿todos los hombres que contemplan ICSI deben someterse a pruebas para detectar anomalías en el cromosoma Y? ¿Se debe ofrecer, recomendar o hacer cumplir la detección de Y? ¿Los hombres que albergan Y mutados deben abstenerse voluntariamente de usar ICSI? ¿Los asesores genéticos deberían recomendarles encarecidamente que no utilicen ICSI? ¿Debería el gobierno intervenir y evitar legalmente que utilicen ICSI?

Estas preguntas no se alejan mucho del debate actual sobre la ética del diagnóstico genético preimplantacional (DGP). Este es un procedimiento disponible para futuros padres preocupados por transmitir enfermedades genéticamente heredadas (de las cuales son portadores) a sus hijos. Los óvulos de la mujer se someten a fertilización in vitro y los embriones crecen hasta la etapa de 8 células. En este punto, se extrae una célula y se analiza para detectar una serie de enfermedades, si está afectada, el embrión del que se origina se descarta [16]. El PGD está destinado a eliminar los embriones genéticamente defectuosos antes de que tengan la oportunidad de desarrollarse. Teniendo esto en cuenta, los cromosomas Y defectuosos también podrían eliminarse antes de que se transmitan a la descendencia masculina, lo que evitaría la propagación de la infertilidad y se seleccionaría artificialmente para Y perfectos, lo que, a su vez, podría ralentizar la descomposición de la enfermedad. Y. Los peligros de tales métodos, sin embargo, son que comienzan a parecer mucho a la eugenesia moderna. Si el PGD puede usarse para seleccionar contra enfermedades, también puede manipularse para seleccionar ciertos rasgos "deseables": metabolismo rápido, altura, visión perfecta. Por otra parte, hay casos en los que una madre y un padre sordos encuentran la manera de seleccionar intencionalmente a un niño sordo, simplemente porque consideran la sordera "algo hermoso", como explica el profesor de genética médica de la UBC, Robert Kay [40]. De manera similar, las parejas infértiles podrían querer que sus hijos también lo fueran, por cualquier motivo. Graves propone que la manipulación del cromosoma Y podría usarse para controlar la situación de la plaga de zarigüeyas en los bosques de Nueva Zelanda mediante la ingeniería de zarigüeyas masculinas estériles, las que se multiplican fértiles serían expulsadas por la competencia [41]. Sin duda, los países que imponen controles estrictos de población también pueden contemplar tales medios genéticos en humanos. Page ha sugerido que un mayor conocimiento sobre cómo las mutaciones en la Y causan infertilidad puede usarse para crear esterilidad a voluntad encontrando una manera de antagonizar el gen USPY9, por ejemplo, podría usarse como anticonceptivo masculino [28].

Al final, me quedo con más preguntas de las que tenía al principio. Todo lo que puedo hacer es escudriñar toda la información disponible, por sesgada que sea, e intentar sacar mis propias conclusiones. Predigo que el cromosoma Y seguirá decayendo y perderá genes. A medida que esto suceda, la infertilidad masculina se volverá más severa y generalizada, sea asistida por ICSI o no. Sin embargo, antes de que la Y tenga la oportunidad de desaparecer por completo, los humanos, tal como los conocemos, ya habrán abandonado la tierra. Quizás habrán evolucionado hacia una existencia sin Y. Quizás se hayan extinguido. O tal vez hayan sido llevados al Día del Juicio por el mismo Dios que creó a Adán en primer lugar.

1. Notas del tutorial de Yen Z. MEDG 419. UBC, 2004.

2. Charlesworth B. La evolución de los cromosomas sexuales. Science 251: 1030-1033, 1991.

3. Sinclair AH, Berta P, Palmer MS, Hawkins JR, Griffiths BL, Smith MJ, Foster JW, Frischauf AM., Lovell-Badge R, Goodfellow PN. Un gen de la región determinante del sexo humano codifica una proteína con homología con un motivo de unión al ADN conservado. Nature 346: 240–244, 1990.

4. Jones S. El origen de los hombres. Boston: Houghton Mifflin, 2003.

5. Reijo R, Lee T-Y, Salo P, Alagappan R, Brown LG, et al. Diversos defectos espermatogénicos en humanos causados ​​por deleciones del cromosoma Y que abarcan un nuevo gen de proteína de unión a ARN. Nat Genet 10: 383–393, 1995.

6. Graves J. El cromosoma Y degenerado: ¿puede la conversión salvarlo? Repr, Fert y Dev 16: 527-34, 2004.

7. Graves J. El ascenso y la caída de SRY. Trends Genet. 18, 259-264, 2002.

8. Skaletsky H., Kuroda-Kawaguchi T., Minx P J, Cordum HS, Hillier L, et al. La región masculina específica del cromosoma Y humano es un mosaico de clases de secuencias discretas. Nature 423: 825–837, 2003.

9. El cromosoma Y masculino llegó para quedarse. News in Science, ABC. http://www.abc.net.au/science/news/stories/s884493.htm, publicado el 20 de junio de 2003, consultado el 25 de marzo de 2005.

10. Rozen, S. et al. Conversión abundante de genes entre brazos de palíndromos en cromosomas Y humanos y simios. Nature 423: 873-876, 2003.

11. Philipkoski K. Cromosoma masculino seriamente extraño. Wired News, publicado el 18 de junio de 2003, consultado el 25 de marzo de 2005.

12. Zen Y. Comunicación personal, 24 de marzo de 2005.

13. Rice, W. R. La acumulación de genes sexualmente antagonistas como agente selectivo que promueve la evolución de la recombinación reducida entre los cromosomas sexuales primitivos. Evolution 41: 911–914, 1987.

14. La maldición de Sykes B. Adam. Londres: Bantam, 2003.

15. Wyckoff, G.J., Li, J. y Wu, C.-I. Evolución molecular de genes funcionales en el cromosoma Y de mamíferos. Mol. Biol. Evol. 19: 1633–1636, 2002.

16. Apuntes de clase de Robinson W. MEDG 419. UBC, 2004.

17. Miyata, T., Hayashida, H., Kuma, K., Mitsuyasu, K. y Yasunaga, T. Evolución molecular impulsada por el hombre: un modelo y análisis de secuencia de nucleótidos. Arb de resorte frío. Symp. Quant. Biol. 52, 863–867, 1987.

18. Aitken, R. J. y Graves, J. A. M. El futuro del sexo. Nature 415: 963, 2002.

19. Makova, K. D., y Li, W. H. Fuerte evolución de secuencias de ADN impulsada por los machos en humanos y simios. Nature 416: 624–626, 2002.

20. Carlsen E, et al. Evidencia de la disminución de la calidad del semen durante los últimos 50 años. Brit Med J 305: 609-613, 1992.

21. Se confirmó la disminución del recuento de espermatozoides de Fox M., publicado el 24 de noviembre de 1997, consultado el 27 de marzo de 2005.

22. Swan, S. H., Elkin, E. P., & # 038 Fenster, L. ¿Han disminuido las densidades de esperma? Un nuevo análisis de los datos de tendencias globales. Perspectivas de salud ambiental 105: 1228-1232, 1997.

23. Organización Mundial de la Salud. Manual de laboratorio de la OMS para el examen del semen humano y la interacción semen-moco cervical, 4ª ed. Cambridge University Press, Cambridge, 1999.

24. Matthews N. El cromosoma Y ha atravesado momentos difíciles. Union Tribune, publicado el 12 de marzo de 2003, consultado el 21 de marzo de 2005.

25. BC Biomedical Laboratories. Physician's Newsletter, Vol 7, Número 3, diciembre de 2004.

26. Affara NA. El papel del cromosoma Y en la infertilidad masculina. Exp. Rev. Mol. Med, 2001.

27. Kumar S. El bajo recuento de espermatozoides puede ser un defecto genético, hallan los científicos. Massachusetts Institute Of Technology., Publicado el 12 de junio de 1996, consultado el 31 de marzo de 2005.

28. Instituto Médico Howard Hughes. La mutación en el cromosoma Y detiene la producción de esperma. HHMI News., Publicado el 1 de diciembre de 1999, consultado el 1 de abril de 2005.

29. Kent-First, MG, Kol, S., Muallem, A., Ofir, R., Manor, D., Blazer, S. y First, N. La incidencia y posible relevancia de las microdeleciones ligadas al Y en bebés nacidos después de la inyección intracitoplasmática de espermatozoides y sus padres infértiles. Mol. Tararear. Reprod. 2, 943–950, 1996.

30. Tyler-Smith, C. y McVean, G. Las idas y venidas de un polimorfismo Y. Nat. Gineta. 35: 201–202, 2003.

31. Escuela de Medicina de Harvard y Hospital General de Massachusetts. Informe bien conectado. What is Male Infertility ?, publicado en septiembre de 2001, consultado el 28 de marzo de 2005.

32. Universidad Saint Xavier. Historia de la Biología y la Medicina. La Facultad de Artes y Ciencias. Science Department., Última actualización el 31 de octubre de 2001, consultado el 30 de marzo de 2005.

33. Bergstrom DE, Grieco DA, Sonti MM, Fawcett JF, Bell-Prince C, Cram LC, Narayanswami S, Simpson E. El cromosoma Y del ratón: enriquecimiento, dimensionamiento y clonación por citometría de flujo bivariante. Genomics 48, 304-13, 1998.

34. Toder R, Wakefield M, Graves J. El cromosoma Y mínimo de mamífero y # 8211 el Y marsupial como sistema modelo. Cytogenetics and Cell Genetics 91: 285-292, 2000.

35. Perry J, Palmer S, Gabriel A, Ashworth A. Una región pseudoautosomal corta en ratones de laboratorio. Genome Res 11: 1826-32, 2001.

36. Just, W., Rau, W., Vogel, W., Akhverdian, M., Fredga, K., Graves, J. A. M. y Lyapunova, E. Ausencia de SRY en especies de campañol Ellobius. Nat. Gineta. 11: 117-118, 1995.

37. Arakawa, Y., Nishida-Umehara, C., Matsuda, Y., Sutou, S. y Suzuki, H. Localización cromosómica X de genes ligados a Y de mamíferos en dos especies XO de la rata espinosa Ryukyu. Cytogenet. Genome Res. 99: 303–309, 2002.

38. Mager D. Personal communication, 1 de abril de 2005.

39. Shilber SJ. The Infertility Center of St. Louis., Consultado el 30 de marzo de 2005.

40. Kay R. Personal communication, 4 de abril de 2005.

41. Herrington J. Entrevista con la profesora Jenny Graves. Biochemistry, LaTrobe University., Última actualización el 25 de septiembre de 1997, consultado el 31 de marzo de 2005.


Limpiar la mezcla

Recientemente se propuso una explicación mucho más simple: ¿qué pasa si la simple mezcla de linajes mitocondriales dentro de la misma célula es por alguna razón costosa en sí misma?

Esta suposición tan simple en realidad explica muy bien la herencia peculiar de las mitocondrias en los modelos teóricos.

Pero hay más. Los ratones que se construyeron experimentalmente de modo que los individuos portaban dos linajes mitocondriales eran menos activos, comían menos, estaban más estresados ​​y tenían un deterioro cognitivo. Parece que tener mitocondrias de ambos padres es malo para usted.

Entonces, ¿por qué es tan difícil de responder la pregunta de si eres más como tu mamá o tu papá? Porque su estructura genética es solo una parte de la ecuación. Qué genes se expresan es la otra parte. Y aparentemente tu padre tiene la ventaja cuando se trata de qué genes se expresan.

Por lo tanto, es posible que te parezcas más a tu padre, pero, después de todo, estás más relacionado con tu madre. ¿Cómo es eso para una respuesta simple?


Ver el vídeo: Ponencia de Begoña Ibarrola: Ser padre o madre es siempre EMOCIONANTE. (Enero 2022).